Citation
Variaciones de motivos en los cuentos de Josefina Plá

Material Information

Title:
Variaciones de motivos en los cuentos de Josefina Plá personajes femeninos, objetos de denuncia e historia Paraguaya
Creator:
Weiss, Andrea
Place of Publication:
Denver, CO
Publisher:
University of Colorado Denver
Publication Date:
Language:
Spanish
English
Physical Description:
x, 85 leaves : ; 28 cm.

Subjects

Subjects / Keywords:
Women in literature ( lcsh )
Literature ( fast )
Women in literature ( fast )
In literature -- Paraguay ( lcsh )
Paraguay ( fast )
Genre:
Criticism, interpretation, etc. ( fast )
bibliography ( marcgt )
theses ( marcgt )
non-fiction ( marcgt )
Criticism, interpretation, etc ( fast )

Notes

Thesis:
Thesis (M.A.)--University of Colorado Denver, 2011. Spanish
Bibliography:
Includes bibliographical references (leaves 81-85).
General Note:
Department of Modern Languages
Statement of Responsibility:
by Andrea Weiss.

Record Information

Source Institution:
|University of Colorado Denver
Holding Location:
|Auraria Library
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
747548131 ( OCLC )
ocn747548131

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
VARIACIONES DE MOTIVOS EN LOS CUENTOS DE JOSEFINA PLA:
PERSONAJES FEMENINOS, OBJETOS DE DENUNCIA E
HISTORIA PARAGUAYA
by
Andrea Weiss
B.A., Universidad Nacional de Asuncion, 1995
A thesis submitted to the
University of Colorado Denver
in partial fulfillment
of the requirements for the degree of
Master of Arts in Spanish
Department of Modem Languages
2011


2011 by Andrea Weiss
All rights reserved.


This thesis for the Master of Arts
degree by
Andrea Weiss
has been approved
by
Andres Lema Hincapie
Maria Luisa Fernandez Martinez
Michael Abeyta

2AI
Date


Weiss, Andrea (M.A., Spanish, Department of Modem Languages)
Variaciones de motivos en los cuentos de Josefina Pla: personajes jemeninos,
objetos de denuncia e historia paraguaya.
Thesis directed by Assistant Professor Andres Lema-Hincapie
ABSTRACT
This research project studies a selection of Paraguayan short stories by Josefina
Pla (Fuerteventura 1903 Asuncion 1999). Through the exploration of certain
motifs she associated to Paraguayan history; her characterization of female
protagonists; and the insertion of animate and inanimate objects she uses to mask
a denunciation of social, cultural, ethical, and gender issues of the Paraguayan
microcosm, this thesis seeks to contribute a fresh critical perspective to the limited
body of academic literature devoted to her work and to modem Paraguayan
literature.
This abstract accurately represents the content of the candidates thesis.
I recommend its publication.
Signed
Andres Lema-Hincapie


DEDICACION
A Javier, Alexia y Lucas


RECONOCIMIENTOS
Agradezco a mi director de tesis, Andres Lema-Hincapie, por su entusiasmo, por
su generosidad y por sus sabios aportes a este trabajo de investigacion. Muchas
gracias a Marisa Fernandez Martinez y a Miguel Abeyta por sus comentarios y
por su apoyo.


INDICE
PROLOGO..............................................................ix
CAPITULO
1. INTRODUCCION.................................................. 1
Josefina Pla.................................................. 2
Pla segun los criticos........................................ 5
Marco analitico............................................... 9
2. VARIACION DE TEMAS EN RELACION CON LA HISTORIA............... 13
Paraguay entre 1927 y 1985 ................................... 13
Enfoques de la temporalidad historica y ficticia.............. 15
Estudio de los cuentos....................................... 17
Los cuentos de temporalidad coincidente................ 17
Los cuentos de atemporalidad intermedia.................22
Los cuentos de temporalidad desfasada en
cronologia historica desde la ficcion ............25
3. LOS PERSONAJES FEMENINOS......................................40
Consideraciones preliminares..................................40
Estructuras opresivas profundas.........................40
Posturas ideologicas femeninas ante el
medio ambiente culturaly social...................45
El estudio de los cuentos.....................................47
Mujeres conformadas.....................................47
Mujeres "conscientes.................................. 53
vii


Mujeres significativas...............................54
4. OBJETOS SIGNIFICATIVOS EN LOS CUENTOS DE PLA...............61
El estudio de los objetos...................................63
Objetos de caracter general..........................63
Objetos de caracter particular.......................71
CONCLUSION........................................................76
OBRAS CITADAS ....................................................81
viii


PROLOGO
La indiferencia a la que se ha visto condenada la literatura paraguaya se
atribuye a menudo a un pretendido desfasaje de la misma en relacion al desarrollo
de las letras de vanguardia en el ambito de la literature hispanoamericana. Esta
exclusion ha mantenido en estado latente, esperando a ser descubiertas, las obras
de varios escritores de renombre local. A pesar de sufrir de un supuesto
raquitismo literario,1 los escritores paraguayos generan una literature que
emerge de su particular culture, de su dificil historia y de su situacion personal.
Las circunstancias historicas particulares del Paraguay marcan un rumbo y un
ritmo distinto al observado en la evolucion literaria de otros paises
latinoamericanos. Como ya lo dijera Edwin Williamson en su libro de 1992, The
Penguin History of Latin America, el desarrollo de los paises latinoamericanos
sigue un patron determinado por caracteristicas intemas particulares y su grado de
interaccion con la economia mundial (315). El bienestar economico, el dinamismo
cosmopolita de las grandes ciudades y el contacto con las vanguardias culturales
del mundo literario (521) son recursos con los que el Paraguay cuenta en su
propio momento y sin ajustarse temporalmente a sus vecinos rioplatenses. Si se
tienen en cuenta la autenticidad creativa y la fidelidad de la expresion del artista
en relacion a si mismo y a su medio, el momento de publicacion y el 1
1 Expresion utilizada por el profesor Marcos A. Morinigo y citada en pag. 9 del prologo dc
Literatura paraguaya (1971) por Hugo Rodriguez Alcala.
IX


desconocimiento generalizado de su obra se reducen a una simple cuestion
temporal independiente de la calidad artlstica. Las siguientes palabras del escritor
paraguayo Augusto Roa Bastos, sirven de inspiracion para estas paginas mlas que
buscan rescatar y profundizar el efecto de la voz de Josefina Pla:
... alguna vez el libro, las sucesivas ediciones de sus libros han de
movilizar de mano en mano, de alma en alma, en un reencuentro
largamente demorado pero nunca tardio y siempre actual con los lectores
de todos los tiempos, restituyendo a esa poesia y a esa ingente labor de
redescubrimiento de una culture, su ilia y su hora que nunca luvieron.
(Roa Bastos, La poesia 60)


CAPITULO 1
INTRODUCTION
En Paraguay, la isla rodeada de tierra,1 yace sumergida, latente y en
espera de ser rescatada del pozo cultural, la obra de quien Hugo Rodriguez
Alcala llamara una espanola de America: Josefina Pla (Josefina 73).
En su articulo La poesia de Josefina Pla, Augusto Roa Bastos sostiene que
Esta escritora de primer orden, que pudo destacarse ampliamente entre sus
iguales y ser una figura representativa en cualquier patria donde la
inteligencia y el talento al servicio de una conciencia incorruptible
constituyen un honor, prefirio quedarse a trabajar en su humilde retiro
paraguayo, porque su vocacion y su fe, su amor por esta tierra de su
destino, son mas fuertes que toda efimera ambicion. (60)
Josefina Pla dedica su obra a Paraguay, su pais de adopcion. Estudia la cultura
paraguaya y realiza una prolifica obra artistica, critica y literaria. Sus poesias,
obras de teatro y su narrativa revelan un dialogo creativo con su entomo
1 Termino utilizado por Augusto Roa Bastos en referencia al Paraguay en un articulo escrito para
El correo de la UNESCO en 1977. En su tesis doctoral, Literatura y sociedad, Peiro Barco
adjudica la expresion a Josefina Pla.
"Expresion utilizada por el poeta paraguayo Carlos Villagra Marsal cn referencia a la cultura
paraguaya en el articulo de Renee Ferrer titulado "La libcracion de la mujer a traves de lu
escritura.
1


inmediato: el particular microcosmos paraguayo. El presente trabajo de
investigacion tiene por objeto estudiar la variacion de algunos motivos recurrentes
as! como el sentido de los personajes femeninos en una seleccion significativa de
sus cuentos. Para ello se consideran influencias historicas locales, y esto en
contrapunto con dos conceptos presentes importantes para las teorias del
feminismo: sumision y resistencia. Se observan, ademas, objetos significativos
que aparecen en los cuentos y que representan una denuncia tacita con su
insercion en la narrativa de la autora.
Josefma Pla
En 1928, Paraguay escucha por primera vez una voz femenina que esta
siendo transmitida por la radio. Es la de Josefma Pla, quien vendria a influir
permanentemente sobre el rumbo de la literatura de ese pais. Pla nace en la Isla de
Lobos en Fuerteventura' en 1903.3 4 En el articulo Como me veo, publicado en la
revista literaria Alba de America en 1995, Pla recuerda una infancia feliz junto a
cuatro hermanos. Describe a su padre como culto [...] lector frenetico en la
diseccion critica de textos e inconsciente de haber dado al mundo una nina fuera
de lo comun (40). Pla recuerda ver sus poemas y sus cuentos perseguidos por los
operativos destructores de su padre, quien preocupado por salvaguardar la
formacion academica de su hija aniquilaba los escritos que a el le parecian
3 Segun Peiro Barco existe una posibilidad de que haya nacido en San Sebastian.
4 El ano de nacimiento de Pla es objeto de discusion debido a que la fecha que figura en su
curriculum oficial (9 dc noviembre de 1909) es distinta a la comunmente manejada como corrccta
(1903).
2


contraproducentes en su aprendizaje de la gramatica (41). Con el afan de
complacer los deseos patemos, Josefina se pliega al austero ceno monitor del
deber y se inicia en la carrera de Derecho. Debido a un traslado obligatorio de la
familia, que los lleva a alejarse de la capital de la provincia, Pla aplaza sus
estudios universitarios hasta nuevo aviso de la suerte [...] que nunca mas aviso
(42). En el ano 1924 conoce a su fiituro esposo, el artista paraguayo Andres
Campos Cervera, con quien contrae matrimonio en 1926. Pla abandona su madre
patria en 1927 y emprende el viaje rumbo a su nuevo hogar en Paraguay. En Si
puede llamarse prologo, un comentario escrito por Pla como introduccion a la
antologia Latidoy tortura: Selection poetica de Josefina Pla, editado y publicado
por Angeles Mateo del Pino en 1995, la autora escribe:
Y cruce el Oceano, como Colon, con ese sueno a cuestas. Sueno grande
como puede serlo una tierra nueva para una mujer; sueno identificado
con el de un mundo de amor inagotable. Ahora bien, aunque este pais
nuevo figurase en los mapas y tuviese nombre e historia, para mi era
ambito desconocido: existia, pero yo debia descubrirlo. (25)
Segun informa Hugo Rodriguez Alcala en su articulo Josefina Pla,
espanola de America, y la poesia publicado en la revista Cuadernos Americanos
en 1968, la escritora se dedica al periodismo y a colaborar con su entusiasmo, su
estimulo a difundir la obra de su esposo quien artisticamente se hacia llamar
Julian de la Herreria (79). El matrimonio viaja a Europa en 1930, expone sus
obras en el Ateneo de Madrid en 1931 y regresa a Paraguay en 1932. Pla funda el
Teatro Nacional en 1932 junto a Roque Centurion Miranda, reanudando asi su
3


actividad literaria suspendida (79). Tras una intensa labor cultural, Josefina y
Julian regresan a Europa, donde el ceramista continua sus experimentos
artisticos en Valencia. La pareja decide regresar a Paraguay a mediados de 1936,
cuando una huelga general les impide llegar a tiempo para tomar el barco. Tras
una breve enfermedad, Andres Campos Cervera muere en 1937 (80). A1 ano
siguiente, Pla decide volver a Paraguay donde se dedica a una investigacion
exhaustiva de la cultura y de la historia paraguayas. Produce, a su vez, una vasta
obra literaria que abarca todos los pecados que un escritor puedje] cometer con
la palabra escrita: periodismo, poesia, teatro, ensayo, narrativa y dedica su vida
con pasion, con fervor al Paraguay (Pla, Latidoy tortura 51, 54).
En cuanto a los poemas escritos por Pla despues de 1937, Linda Britt
observa que reflejan el dolor ante la muerte de Campos Cervera, asi como su
incapacidad de olvidar a su amado [y su] resistencia a aceptar la finalidad de su
ausencia (mi traduccion, 456). Esto lo confirma la misma Josefina al mismo
tiempo que revela la motivacion de su gran obra dedicada al Paraguay en las
siguientes palabras: Un proverbio antiguo dice que quien ama la flor ama las
hojas de alrededor. El hombre que yo amaba era paraguayo, y yo ame el pais cuya
identidad parecia trasvasarme a sorbos su voz y su mirada (Pla, Si puede
llamarse 27).
Como asegura Francisco Corral Sanchez Cabezudo en su presentacion A
proposito de suenos de una antologia de cuentos de Pla publicada en Cyber
Humanitatis, la autora trabaja incansablemente y en la mayor austeridad
imaginable, entregada a su labor intelectual en cuerpo y alma. Su vasta obra
4


creativa y de investigacion es un eje de referenda fundamental para la culture
paraguaya (n. pag.). En su articulo Inagotable tejedora de suenos, Corral
menciona la casa numero 1146 de la calle Estados Unidos en la que, tras un muro
que trata de contener un reducto de selva exuberante [que] emergia ... casi en
pleno centro de la ciudad de Asuncion, muere Josefina el once de enero de 1999
(n. pag.)- Su voz se ha silenciado en esta esquina de la ciudad y sin embargo
permanece audible en su prolifica obra. Tal como dijera ella misma en Vision
de la poesia, un articulo citado por Hugo Rodriguez Alcala en Josefina Pla,
espanola de America, y la poesia,
Poesia es huir de si mismo restituyendose al propio tiempo a la mas
profunda dimension, enajenarse y por ello reintegrarse a plenitud del ser;
desangrarse hasta la ultima gota para poder resucitar. Quiza sea esta ultima
aproximacion la que mas me seduce. Resucitar. Resurreccion lleva consigo
una victoria. Y una fuga. Una victoria irreversible para este perenne
derrotado. Una evasion para este perenne prisionero que es el hombre. (88)
Pla segun los criticos
Tanto historiadores como criticos, paraguayos y extranjeros, afirman que
la obra de Pla influye fundamentalmente en el resurgimiento y en el desarrollo de
las letras paraguayas en las decadas subsecuentes a la Guerra del Chaco (1932-
1935). Jose Vicente Peiro Barco menciona la practica unanimidad de la
valoracion positiva de su obra y de su papel impulsor de la culture en un articulo
5


publicado en la revista Exegesis en 1999 con motivo de la muerte de la autora.
Este critico espanol afirma que la biografia de la autora es un ejemplo y un
rnodelo de trabajo realizado con generosidad. El autor sostiene que Josefina Pla
rompia los esquemas narrativos tradicionales del cuento paraguayo por medio
de nuevas tecnicas narrativas: sus personajes tienen una interioridad mas
profunda y se expresan con una mayor oralidad (En memoria 51). Segun Peiro
Barco, Pla tambien reivindica la originalidad del creador al transgredir reglas
ortograficas de puntuacion en sus obras (El cuento 60).
En cuanto a otros aportes de Josefina Pla a la literatura paraguaya. la
critica italiana Giovanna Minardi toma nota de las palabras del critico y escritor
paraguayo Francisco Perez Maricevich en un articulo titulado Josefina Pla: una
voz a recuperar publicado en Letras Femeninas en 1998. Este adjudica la
introduccion de dos rasgos importantes a la literatura paraguaya a Josefina Pla: la
anecdota, en cuanto testimonio de fases tipologicas [...] de la mujer, por una
parte, y, por otra, la union de lexico y sintaxis entre espanol y guarani, creando
asi una nueva lengua narrativa (Minardi 162).
En su tesis doctoral, Literatura y sociedad: la narrativa paraguaya actual
(1980-1995), Peiro Barco sostiene que gracias a la labor social y a la
inconformidad existencial de Pla con una sociedad patriarcal, la autora inicia una
busqueda de nuevas formulas que permitieran a la mujer dedicarse a otros
menesteres distintos a los habituales. Pla encabeza el avance de la libertad
artistica de la mujer paraguaya (323). La escritora paraguaya Renee Ferrer se
hace eco de esta afirmacion mencionando que Pla forma parte de un grupo de
6


escritoras del Paraguay que encamina el quehacer literario femenino hacia la
liberacion de la mujer a traves de la escritura (La liberacion 28). En El cuento
femenino paraguayo despues de Josefina Pla. Peiro Barco asegura que
Gracias a la obra de Josefina Pla, las escritoras paraguayas descubrieron
que podian expresar su pensamiento con sinceridad y libertad, aunque ello
les repercutiera en cierto desprecio de algun sector social pacato. Una mas
profunda reivindicacion de los derechos y de la libertad de la mujer
acompano al auge de la narrativa... (61)
La critica y docente espanola Maria de los Angeles Mateo del Pino afirma
que Pla desafio prejuicios [y] arrojo la carga de la tradicion (Manifestacion
247). Mateo del Pino define los cuentos cortos de Pla como obras que revelan la
cosmovision y cosmogonia del pueblo paraguayo debido a sus aspectos
realistas. Su cuentistica da vida a un ente femenino retratado clara y
sencillamente y visto en intima relacion con su medio (282).
En un articulo publicado en la revista Cyber Humanitatis, el poeta chileno,
Javier Bello, afirma que considera a Pla un niicleo fundamental de pensamiento y
creacion, y una formadora indeleble de la conciencia de nacion (331). La
investigadora estadounidense Linda Britt, publica un apartado dedicado a Josefina
Pla como parte del capitulo sobre Paraguay en el libro Spanish American
Women Writers: A Bio-Bibliographical Sourcebook de 1990. Britt apunta hacia la
importancia de Pla en el ambito cultural paraguayo mencionando que al formar
parte de un grupo de escritores llamado la Generacion del 40, Pla es precursora
del resurgimiento de actividades literarias en Paraguay despues de la Guerra del
7


Chaco. En el articulo publicado por Hugo Rodriguez Alcala titulado Josefina Pla,
espanola de America y la poesia, el autor afirma que Pla incita a la renovacion de
las expresiones artisticas y al alejamiento de la exaltacion de valores esteticos
caducos. Segun Rodriguez Alcala, este llamado a la renovacion incita "un
sentimiento de amor propio que no ha de admitir el bochomo de que el pais vaya a
la zaga de lo que impera en el mundo de la cultura. Pla urge a los artistas
paraguayos a evitar un contraproducente antagonismo hacia la nueva estetica.
La escritora relega la etapa poetica anterior al pasado y afirma que en su momento
satisfizo las demandas de la sensibilidad [entonces] contemporanea pero que era
hora de responder a un tiempo nuevo ... por inexorable ley historica, [con] un
arte nuevo (Rodriguez Alcala, Josefina 84).
El poeta, periodista y diplomatico cubano, Manuel Diaz Martinez,
considera que la obra de Pla es un aporte enriquecedor a la tendencia mas critica
y realista dentro de la gran corriente del criollismo hispanoamericano: la narrativa
de la tierra ("Suenos y cuentos n. pag.). El critico y catedratico paraguayo
Miguel Angel Fernandez advierte que el realismo critico de Pla, mas que
tratarse de una manifestacion ideologica se origina en la distancia que separa a la
autora del universo semantico del entomo al cual se integra y al cual influye con
su fecunda obra (Introduccion 9). Uno de los escritores paraguayos mas
conocidos intemacionalmente es Augusto Roa Bastos, quien reconoce la
influencia de Pla en su propia obra como lo cita Rodriguez Alcala en Josefina
Pla, espanola de America y la poesia:
8


Debole a Josefma Pla ... el acceso a una espiritual conviccion de lo que el
arte nuevo encierra como actitud o estilo fundamentalmente innovados ...
Mi gratitud proviene ... de haberme sabido ensenar ella con el ejemplo de
su obra literaria ese genero de humildad que va engendrando, en lenta y
progresiva iniciacion, una acuciosa apetencia de sinceridad ... (87)
Marco analitico
Sin elaborar explicitamente un deseo de reivindicacion de la mujer
paraguaya, en la narrativa de Josefma Pla hay una mirada intima y sensible hacia
su realidad. Sus relatos son retratos de una serie de situaciones que se convierten
en testimonio de una realidad individual. Estos retratos narrativos tienen, como lo
dice la misma Pla, su punto de arranque directo en la realidad de un dia u otro
(Acotaciones temporales 163). Segun Jose Vicente Peiro Barco, Pla presenta
una serie de protagonistas desvalidos del Paraguay profundo, [que reflejan]
consecuencias, sobre todo las psicologicas, que [en Paraguay] produce el
ambiente en los personajes (Literatura y sociedad 86). Con sus cuentos, la
autora denuncia la pobreza, y ... la explotacion de la mujer, lo que es en
definitiva una critica abierta a la sociedad autoritaria, patriarcal y tradicionalista
(335).
Debido a que gran parte de la obra narrativa de Pla se basa en la
observacion de su entomo, es necesario analizar esa obra teniendo en cuenta el
desarrollo social e historico que la condiciona. Tambien debe considerarse la
9


perspectiva intelectual de la escritora, en cierto modo externapor ser extranjera
en el Paraguayy feministaen el contexto patriarcal de ese pais, ya que dota
a sus observaciones de una distancia reflexiva y de una objetividad critica. Otro
aspecto para tener en cuenta es que esa perspectiva intelectual queda en balance
con la cercania afectiva de Pla, gestada desde su condicion femenina y desde la
universalidad de los temas que le son cercanos y que la conmueven. Como afirma
Pla: Me identifique por tanto con el desheredamiento y la resignacion de la mujer
paraguaya, con la orfandad y desnudez de sus ninas, madres jovenes, florecillas
del camino. Todos los casos de mis cuentos son reales ... han existido (Pla,
Interpretation n. pag.)
El orden cronologico de las colecciones de cuentos cortos publicados en la
antologia Josefma Pla: Cuentos completos editada por Miguel Angel Fernandez y
aparecida en 19965, se presta muy bien al enfoque de este trabajo: la identificacion
de variaciones de motivos a lo largo de la obra de la autora. La primera coleccion
incluida en la obra es La mano en la tierra de 1963, seguida por El espejo y el
canasta en 1981, La pierna de Severina publicada en 1983 y finalmente, en 1989,
La muralla robada.
Las variaciones en los personajes femeninos creados por Pla se analizan
utilizando el marco teorico desarrollado por Amy Allen en su libro The Power of
Feminist Theory: Domination, Resistance, Solidarity de 1999. Debido a la
complejidad de la interaccion entre dominacion y resistencia, Allen propone una
metodologia que permite analizar esta estructura de poder teniendo en cuenta la
5 Todas las referencias a los cuentos de Pla surgen de esta edicion.
10


posicion particular del individuo y su relacion con los demas integrates del
medio ambiente en el que se desenvuelve, los usos y costumbres que se manejan y
son aceptados por la sociedad en la que vive y el trasfondo cultural que
condiciona y define las dinamicas de poder caracteristicas del entomo particular
(129, 131-33). Angeles Mateo del Pino describe el ambiente tradicional del
Paraguay como una sociedad caracterizada, esencialmente, por su tendencia al
patriarcado y al aislamiento (282). En su estudio sobre la narrativa de Pla titulado
En la piel de la mujer: un recorrido por la cuentistica de Josefma Pla, publicado
en la revista de filologia de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria,
Philologica Canariensia, Mateo del Pino afirma que
La mujer [paraguaya] forma parte de un sistema social, cultural y
economico organizado por el hombre [...] la mujer adopta el papel de
sumision como el camino menos dificil para la supervivencia [...] Si
expresa una opinion distinta se cieme sobre ella el temor al desamparo
social, a la censura, y a la marginacion. (283)
En su articulo A proposito de suenos y de cuentos: Josefma Pla, Javier
Bello sostiene que los cuentos de Josefma Pla pueden leerse como una historia
negray a veces rojade las humillaciones e injusticias que padecen aquellos
que han faltado a reglas e imposiciones sociales implacables (334).
Los sucesos historicos nacionales afectan el entomo inmediato de Josefma
Pla, quien admite escribir sobre asuntos tornados todo a lo circundante (Cuentos
52). Entre estos hechos historicos cabe mencionar los sucedidos durante la vida
misma de Pla, y comprendidos entre 1927aho en que llega a Paraguayy su
11


muerte, en 1999: La Guerra del Chaco (1932-1935) como resultado de conflictos
limitrofes entre Paraguay y Bolivia, la Guerra Civil Espanola (1936-1939), la
muerte de Julian de la Herreria (1937)su esposo, la dictadura de Higinio
Morinigo (1940-1948), la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la Revolucion
del 47tambien llamada Guerra Civil, la dictadura de Alfredo Stroessner
(1954-1989) y el proceso de democratizacionen Paraguaya partir de 1989.
Otros sucesos historicos reflejados en la obra de Pla y estudiados por ella no
pueden dejar de asociarse con la particular formacion del pueblo paraguayo; estos
son: Ios anos de la Conquista y la Colonizacion espanola (1537-1811), la
Independencia paraguaya (1811), la dictadura de Jose Gaspar Rodriguez de
Francia (1814-1840), La dictadura de Carlos Antonio Lopez (1844-1862) y la de
su hijo, Francisco Solano Lopez (1862-1870), asi como la Guerra contra la Triple
Alianza (1865-1870) en la que Paraguay lucho contra Argentina, Brasil y Uruguay
en defensa de su soberania.
12


CAPITULO 2
VARIACION DE TEMAS EN RELACION
CON LA HISTORIA
Paraguay entre 1927 y 1985
Josefina Pla se inserta de lleno al entomo que la rodea y escribe sin
permitir que el silencio circundante, la imposibilidad de comunicacion aplaquen
su anhelo de expresion (Cuentos 54). A su llegada al pais en 1927, el ambiente se
caracteriza por un malestar politico debido al descontento generalizado con la
debil actuacion del gobiemo paraguayo ante los problemas limitrofes con Bolivia
(Vasconsellos 211). En estos primeros anos, Pla se dedica activamente al
periodismo, ademas colabora con la difusion de las obras de arte de Andres
Campos Cervera, su esposo, y lleva una vida artistica fecunda (Rodriguez Alcala,
Josefina 79).
Mientras se agudiza el conflicto limitrofe entre Paraguay y Bolivia, la
pareja se ausenta del pais de 1930 a 1932. A su vuelta, la escritora reinicia su
actividad literaria y es nombrada Secretaria de Redaccion en El Liberaldiario
y casa editorial fundados en Asuncion en 1905segun afirma Harrys Gaylord
Warren (4). Esta editorial publica su primer libro de poemas titulado Elprecio de
los suefios en 1934, el cual pasa inadvertido debido a que la Guerra del Chaco
13


absorbe la atencion del pais (Rodriguez Alcala, Josefma 80). La pareja vuelve
a ausentarse del pais durante gran parte de la dictadura de Rafael Franco (1936-
1937). Pla regresa al Paraguay en 1938, tras la muerte de Campos Cervera en
Espana y tras el restablecimiento de un gobiemo liberal bajo la presidencia de
Felix Paiva (1937-1939). Dictaduras militares siguen sucediendose en los anos
siguientes: la de Higinio Morinigo de 1940 a 1948, y la de Alfredo Stroessner de
1954 a 1989. Victor E. Baruja Romero, autor de los capitulos XV al XX de La
historia del Paraguay de publicacion en Internet, describe con gran certeza el
ambiente del pais tras el ascenso de los militares en el capitulo titulado Larga es
la noche:
El coloradismo se transformo en un insaciable, sanguinario y despiadado
inquisidor; persiguiendo a todos los ciudadanos que no se sometian a las
directivas e imposiciones del poder. La persecucion fue implacable,
salvaje, brutal. Los puestos de trabajo de las entidades publicas fueron
copados, en ellos se introdujeron netamente personal afiliado a este
partido. Convirtio toda la administration del pais en un instrumento al
servicio del mismo partido, se apodero de las finanzas nacionales; que las
usufructuaba en un desmedido e incontrolable antojo.
Hugo Rodriguez Alcala afirma que, a pesar de encontrarse inmersa en este
ambiente, Pla empieza una inmensa obra de renovation literaria y artistica en su
patria de adoption, en un apostolado artistico de vital importancia para las
artes del pais (Josefma 81). En medio del caos y de la incertidumbre reinantes, y
en medio de la constante anarquia en la que el fin o la continuidad de los
14


gobiemos dependia del capricho de los militares, Pla se resiste a caer en el
desden por las cosas del espiritu. Es asi que en estos tiempos de odios
politicos, de intrigas y traiciones, alzo la voz para hablar de poesia ... y de arte
(83).
Uno de los efectos de este ambiente tan poco propicio para el libre
albedrio artistico es el ineditismo, segun un concepto acunado por Ramon
Bordoli Dolci (6). En su antologia Canto y cuento, publicada en 1993, el autor
afirma que Pla carece del amparo de los organismos que hacen posible el
ensamble sincronico entre composicion y publicacion (27). Gabriel Casaccia y
Augusto Roa Bastos son dos escritores contemporaneos de Pla cuyas posturas
politicas y obras de contenido critico hacia el regimen imperante los llevan a
abandonar el pais. Ambos tienen un destino muy distinto al de la autora:
surgimiento y consagracion (Bordoli Dolci 28).
Enfoques de la temporalidad historica y ficticia
Pla se integra a su medio de una manera muy personal: la autora afirma
que Tratar de comprender lo que nos rodea, amandolo: eso es integrarse
(Cuentos 31). Tanto esta afirmacion como su voluminoso trabajo de investigacion
sobre la historia y la cultura paraguayas, se suman a la influencia que tiene sobre
su creacion el ambiente que la rodea. La profundidad con la que estudia a su
pueblo adoptivo se refleja en su obra narrativa en la que menciona numerosos
15


hechos historicos, en particular aquellos que ayudan a explicar la particular
cultura del pueblo paraguayo.
Se presentan aqui dos realidades que determinan la manera de analizar su
obra en busca de una variacion de temas en relacion a hechos historicos: por un
lado, se encuentran las circunstancias historicas en el momento de la creacion y,
por otro lado, los acontecimientos historicos que forman parte de la ficcion.
Despues de una lectura inicial de su narrativa, el peso de la segunda se define con
mayor claridad. Debido a esta percepcion, el siguiente estudio de su obra en
relacion a hechos historicos, sera hecha cronologicamente desde la estructura
ficticia y no desde la cronologia de creacion. Sin embargo, ambas realidades no
dejaran de considerarse en conjunto, debido a que su analisis paralelo aportara
mayor profundidad al estudio.
En los cuentos de Pla se observa una variacion en el desfasaje temporal
entre el momento de creacion y los acontecimientos historicos mencionados en la
narracion. Este desfasaje presenta grados de variacion comprendidos entre los
extremos de coincidencia temporal y de divergencia temporal en distintos grados.
Debido a que el enfoque del estudio considerado en este capitulo tiene una
variable historica y otra tematica, no se dejan de lado los temas que se presentan
en estructuras atemporales intermedias, las cuales se refieren a hechos recurrentes
anualmente para la temporalidad historica de Paraguay, sin especificar un tiempo
historico especifico. En conclusion, se analizaran temas en relacion a la historia
paraguaya desde puntos de vista de coincidencia temporal, de desfasaje temporal
16


en cronologia historica desde la ficciono diegesis y desde el punto de vista de
la atemporalidad intermedia.
El estudio de los cuentos
Los cuentos de temporalidad coincidente
En el caso de un cuento de 1946, El ladrillo, los acontecimientos
historicos del ano anterior a su creacion, el fin de la Segunda Guerra Mundial
(1939-1945) y la inminente Guerra Civil del 47 que buscaba derrocar la dictadura
de Morinigo (1940-1948) en Paraguay, dan la impresion de coincidir con el
contenido de esta obraatemporal a primera vista. El narrador, empleado de un
diario, forma parte de un grupo de hombres al que se aproxima un hombre gris, un
jueves en la tarde. El hombre pide un ladrillo a cada uno y con este pedido inicia
una serie de solicitaciones subsecuentes, a las que los hombres asienten prestando
su ayuda y preguntandose calladamente sobre el objetivo del proyecto. Tras anos
de muda colaboracion, los hombres reconocen haber contribuido a la construccion
de un muro bianco que con el pasar del tiempo se convierte en un edificio que
invade la ciudad: Era como un estrato terriblemente regular de nubes prendidjo]
a tierra [...] al crecer mas en su base, avanza [...] inexorable (Cuentos 299, 301).
El edificio bianco se traga a la gente, las casas humildes y se expande hacia la
ciudad llevandose a su paso la ultima esperanza (304). Ademas de esta amenaza
blanca, otro mal se avecina: Han comenzado a desaparecer de sus oficinas, de
17


sus casas, personas (304). Es una epoca de temor irrazonable en el que una
inmensa, solapada y organica labor de enmascaramiento de todo el sistema de la
empresa ... se habia ido deslizando como una serpiente, en los entresijos de su
estructura (306). Bibliotecas y archivos quedan vaclos y el aire mefitico del
miedo acalla las denuncias en las bocas de los testigos. Ahora las vlctimas son
llamadas al edificio y unas pocas se resisten a obedecer (309). El peso
insoportable de los desaparecidos obliga a los opositores a arrastrarse como el
perseguido por una horda salvaje a diferencia de los que marchan verticales de
dia ... vaciados por dentro (308). Aterrorizado y en lucha constante con su
entomo, el narrador queda solo, resistiendose con tenacidad a obedecer la orden
de entrar al edificio. El narrador es el ultimo sobreviviente que finalmente se da
cuenta de que ya no tiene opcion de resistirse, porque el edificio ha anulado las
opciones humanas: Todo es edificio (310).
Los temas que emergen de este cuento giran en tomo a la responsabilidad
que el hombre tiene, voluntaria- o involuntariamente, consciente- o
inconscientemente, en el rumbo destructive que toma la civilizacion. El ladrillo,
aporte hecho con la mejor intencion de ayudar desinteresadamente, se convierte
en la colaboracion siniestra al desarrollo de una estructura destructiva. La
similitud que se percibe entre el edificio bianco y la nube de hongo producido por
la bomba atomica lanzada por los Estados Unidos en 1945, se confirma en las
palabras de la autora, quien admite que El ladrillo se inspira en la sacudida
brutal de la Guerra Mundial II, coronada por el estruendo apocaliptico de
18


Hiroshima (Cuentos 285). En su articulo A proposito de suenos y de cuentos:
Josefina Pla, Javier Bello sostiene que este cuento tiene un
caracter de advertencia ideologica ... ante el avance de sociedades
totalitarias. No por azar el cuento esta fechado entre 1946 y 1968, anos de
debate sobre los efectos del fascismo y el estalinismo, y la instalacion del
consumo como practica epocal sustitutiva. (A proposito 339)
El ladrillo despliega dos dinamicas distintas: una de expansion, otra de
atraccion. A1 principio los hombres llevan su aporte al lugar indicado por los
hombres grises. El proyecto va creciendo hasta que parece cobrar una vida
independiente a todo lo que le es extemo. La mortal onda expansiva y devoradora
del edificio se mueve hasta quedar aparentemente inmovil. En este momento, la
dinamica cambia y se convierte en un llamado a obediencia. La resistencia tiene
consecuencias funestas.
Tanto la desaparicion de personas a causa de su desobediencia, como la
alusion a los hombres que marchan verticales (Cuentos 308), recuerda la
opresion asociada con la dictadura militar de Morinigo. El terror generalizado ante
el peligro de desaparecer y la expresion vacia en los ojos de los que han sido
operados y despojados de lo que los llenaba originalmente recuerda a las
frecuentes victimas de torturas tan usuales en los tiempos de dictaduras militares.
Este cambio de dinamica, es decir, desde el miedo a ser alcanzado por el edificio
bianco hasta la temerosa resistencia a obedecer y acudir al edificio, apunta a un
cambio de tematica.
19


Lo que en un principio senala el desarrollo de la bomba atomica, de su
explosion y de su mortal onda expansiva, se convierte en una descripcion del
ambiente imperante en la epoca de la dictadurauna epoca exacerbada por la
inminente Revolucion de 1947 en contra del gobiemo militar del general
Morinigo (1940-1948) y encabezada por su opositor exiliado en Argentina, el
general Rafael Franco. A1 referirse a su cuento El ladrillo la autora expresa su
conveneimiento de que el hombre construye lo que ha de destruirlo y denuncia
con su obra el menosprecio creciente de la vida humana, el menosprecio
creciente del espiritu y el menosprecio creciente del derecho del ser humano a
consumir libre la ultima gota de su vida, su tiempo, su vision de la luz, por amarga
que cada gota ha de ser o sea (Cuentos 285).
El cuento Maina que relata la historia de Maristela, escrita por Pla entre
1948 y 1950, tambien puede clasificarse como un cuento de temporalidad
coincidente debido a que la Revolucion de 1947 es contemporanea a la gestacion
de la obra. En el seno de una familia mojigata y muy pagada de su posicion
provinciana y amistades, Maristela es una pesadilla ... un marimacho. Queda
embarazada de su primo asunceno en una siesta veraniega y tras el deshonroso
estupro se convierte en objeto de abusos por parte de su familia. Tras dar a luz a
su hijo muerto, la madre nina busca refugio en Asuncion con la tia Severina.
Maristela se ve obligada a dejar la casa de su tia cuando el tio Antero, vagamente
inquieto, se mete una noche en el cuarto de la joven sin duda por equivocacion
(Cuentos 79). La acogen la tia Eulalia y el tio Eleuterio, quienes le sacan cada
vez mas el jugo a la chica. Cansada de abusos y sobresaturada [de] rebeldia
20


deja la casa y se relaciona con el comisario de la zona, quien la protege (80).
Cuando esta relacion llega a su termino, empieza su vida de recatada
prostitucion. Uno de sus maridos desaparece tras la revuelta de Concepcion
(82). Este episodio de la historia nacional paraguaya, se refiere al lugar donde se
produce la primera ofensiva en contra de la dictadura de Morinigo y que da
comienzo a la Revolucion del 47. La protagonista del cuento Maina se muda a
la casa modesta de otras dos senoritas insomnes una vez terminada la guerra
civil (83). A los veintisiete anos muere dando a luz a un tumor maligno de ovario,
que deja encargado al cuidado de su amiga dona Silvina: la maina.
Este cuento presenta la historia de la protagonista, anidado en la misma, el
entonces inmencionable ambiente del pais durante la Revolucion del 47. Desde
el punto de vista de la historia de Maristela, se observan temas como el abuso
sexual de ninas adolescentes, el rechazo y la discriminacion en contra de mujeres
que tienen pasta de ramera, la promiscua y desvergonzada inquietud
masculina, la falta de educacion generalizada, la falta de seguridad basica, la
repetida violacion de los derechos humanos y el desamparo. En cuanto a la
Revolucion, el ambiente descrito por la voz narrativa de Maina transmite el
miedo generalizado de la epoca, menciona misteriosas desapariciones, abusos de
poder, violencia, exilio y la volatilidad del ambiente politico en manos de los
militares.
21


Los cuentos de atemporalidad intermedia
En 1928 Pla comienza a escribir Ciegos a Caacupe. En el cuento, la voz
narrativa omnisciente abre una breve ventana a la vida del personaje principal, un
joven ciego y mudo de quince anos. La narracion se desarrolla en un tiempo
cronologicamente indefmido que se situa en tomo a la procesion anual a Caacupe,
un 8 de diciembre. El ciego-mudo vive bajo el techo matemo en un mezquino
rancho. Mendigando en la calle, mantiene a su madre, a sus hermanos menores y
al hombre que consuela la dilatada viudez matema sin dejar de haraganear
asiduamente ... en la hamaca bajo el mango (Cuentos 235 -36). Mientras que el
dinero que aporta el joven de menguada alba y esperanza compre
harinalease cigarros o cana, acallan los rebencazos ... los berridos
pateticosmas rabia que dolor del invalido (236).
En este ambiente de extrema pobreza, de extrema ignorancia. de extrema
promiscuidad, se suceden constantes abusos en contra del desvalido ciego-mudo,
quien gira sobre sus talones cual humana peonza cuya angustiosa cuerda esta
prendida en el centro doloroso del corazon (235). Existen varios testigos de esta
existencia desgraciada: las vecinas curiosas tras la enredadera, el publico que paga
para ver el espectaculo de melopea y giro tanto en la calle de su pueblo como en
Caacupe; la meca de los peregrinos que acuden a la Virgen de los Milagros para
pagar promesas o para pedir favores.
El titulo del cuento implica la peregrinacion de mas de un ciego a
Caacupe. Mientras que para uno de los peregrinantes la noche no tiene amanecer
22


en los ojos (235), para otros la noche es permanente en espi'ritu. El tema principal
del cuento es la denuncia de la ceguera generalizada ante la tragica realidad de
tantos seres que luchan por sobrevivir en condiciones de extrema pobreza, de
extrema ignorancia y de extremo abusoy ello a pesar de la existencia de
estructuras como el gobiemo y la iglesia, supuestamente creadas para proteger a
sus ciudadanos y a sus feligreses respectivamente. Los largos anos de desamparo
se convierten en una ceguera obligatoria. A1 situar esta obra en un tiempo cercano
a las procesiones a Caacupe, un tiempo en el que los feligreses se encuentran
sensibilizados espiritualmente, esta denuncia se hace mas fuerte aun. Segiin Sonja
Steckbauer, Pla no hace una critica abierta a la religiosidad del pueblo, sino que
lo que es objeto de critica es la peregrinacion al pueblo de Caacupe y la
importancia ... que le da el pueblo a estar alii en ese dia. Segun Steckbauer, la
soledad de los personajes ... es otro eje tematico (238). Desde la ficcion, se eleva
un grito en nombre de quienes no pueden hablar: un grito ronco, el grito de quien
todo tiene que decirlo en ese alarido, porque no tiene palabras (Pla, Cuentos
236).
El cuento escrito en 1953, que narra la historia de Sisenanda y lleva por
titulo Sise, tambien transcurre cerca de una celebracion religiosa anual: la
Navidad. Tras matar a la madre de Sise en el maizal con su fusil, el hijo de la
patrona de la estancia recoge a la recien nacida quien se mueve cual lerda
aranita torpe envuelta en una red oscura (Cuentos 195). Sise crece en la cocina
de la estancia bajo la tutela del viejo Luzarte, peon de blanquecino bigote y
modos bondadosos, y de la cocinera (197). Cuando estos mueren, la nina recibe
23


aun mas reprimendas y palizas de lo acostumbrado. Poco despues de que la mujer
del estanciero queda relegada a su cama debido a un ataque, el patron inicia
una nueva serie de abusos en contra de la adolescente (199).
Las violaciones se vuelven una costumbre de la siesta que la joven
humilde, temerosa y ansiosa por sobrevivir soporta regularmente. A1 viejo se le
suman Nando y Toncho, sus hijos menores, y cuando estos se cansan de violar a
la india de mierda la dejan a la merced de los peones (200). En la noche de
Navidad, la engrosada joven huye al maizal donde muere dando a luz a un nino
de tez mucho mas clara que la suya mientras que en la casa grande se prepara el
festin navideno. Los patrones se alistan para honrar el nacimiento de un nino
Jesus como nunca se habia visto; con un vestido todo bordado y dorado (202).
Desde el maizal gimen los perros de la estancia con angustia casi lastimera ante
el frio bultito (202).
Los perros se conmueven y lloran ante la desgracia de la madre y del nino
y entre tanto los patrones siguen celebrando impunes las fiestas navidenas. En
medio de la abundancia ignoran desinteresados las muertes que ellos mismos
ocasionan con violaciones y con indiferencia. Entre los temas de abuso sexual de
adolescentes, de degradacion de la poblacion indigena a extremos infrahumanos,
de abandono, de pobreza, de ignorancia y de la desesperada lucha por sobrevivir,
se destaca la gran contradiccion moral en los personajes del cuento que se auto-
declaran cristianos.
24


Los cuentos de temporalidad desfasada en
cronologia historica desde la ficcion
El cuento La mano en la tierra, escrito en 1952 y publicado en 1963, se
remonta diegeticamente a los anos de la conquista. El narrador onmisciente
presenta al personaje principal: un hidalgo que vive en una casa de adobe al borde
del rio, que el mismo ha construido. A los setenta y cinco anos, don Bias de
Lemos se encuentra en su lecho de muerte. Ha pasado cuarenta anos lejos de su
patria, de su mujer y de su hijo, quien ha muerto en la batalla de Lepanto (Cuentos
18). En todos esos anos nunca consigue decidirse a despegar los pies de esta
tierra roja y calida que enceguece con resplandores y seduce con mansedumbres
(15). Recuerda su juventud con el arma al brazo en expediciones de exploracion
y de fundacion de ciudades al mando de Domingo Martinez de Irala y Alvar
Nunez Cabeza de Vaca. Tampoco olvida el hambre y el espanto de su tiempo en
Buenos Aires, antes de la despoblacion y del traslado de esta a la mas benevola
Asuncion, al borde del rio Paraguay (21).
A pesar de haber aportado la clara simiente desgastandose y
empequeneciendose en la diaria ofrenda, el viejo hidalgo se siente perdido dos
veces en la entrana oscura de las tierras de Indias (17,19). No se encuentra solo
en su trecho final de vida. Lo atienden Ursula, una de sus mujeres indias y madre
de seis hijos varones y tambien lo acompana Cecilia, hija suya con Maria, otra de
sus mujeres indias muerta en el parto. Fray Perez, el portador de los Santos Oleos,
se acerca a su lecho. En su cercania tambien se encuentra el joven mancebo,
25


Velazco, prometido de su hija. Tras bendecir a la pareja y a pesar de la grata
presencia de su hijo menor, Diego, crecen en el alma de Bias de Lemos la soledad,
el temor y una incognita: ^hacia donde va esta descendencia cuya union ha
bendecido...? (21). Su soledad va aumentando y siente, mas que nunca, la gran
distancia que lo separa de quienes lo rodean. En la sangre de sus hijos navegaba
irremediable, un mundo aparte. Los ojos azules del menor parecia[nj aclarar un
poco el camino entre sus almas y contrarrestar el fulgor de conocimiento
exclusivo en los ojos oscuros (17). En su hijo ve la sangre sonadora y loca. La
sangre destinada a verterse sin sosiego y sin tregua por los cuatro puntos
cardinales (22). Admite, sin embargo, que aquella corriente oscura que recibe
impasible la simiente blanca, se aclara apenas, pero no en la mirada (18).
El tema central de este cuento es la distancia insalvable entre el hidalgo y
el pueblo que ha conquistado. Esta distancia perdura hasta el ultimo aliento de
Lemos, quien muere con la mano derecha tendida hacia el suelo, crispada como
queriendo prender la tierra, sin lograrlo jamas. Un nuevo pueblo, representado
por la union entre Cecilia y el joven Velazco, nace de la union entre espafioles y
guaranies y apunta a otro tema importante en este cuento: el mestizaje y su papel
en el nacimiento del pueblo y de la cultura paraguayas. Javier Bello nota que Pla
configura magistralmente su perspectiva de nacion ... donde son patentes las
estructuras y discriminaciones sociales a partir de la etniaindio, mestizo y
bianco (332).
A pesar de que el conquistador atropella el Nuevo Mundo en su
busqueda de poder y riqueza, a pesar de que avasalla a sus habitantes originarios e
26


intenta civilizarlos, evangelizarlos y aclarar su piel, el pueblo originario logra
cambiar a su conquistador: el pueblo conserva, inconquistable, su propia lengua y
una cohesion cultural que se origina en su milenaria identidad. En este sentido,
por medio de La rnano en la tierra, la autora plantea una dicotomia entre la
sumision al conquistador y la resistencia a dejarse conquistar. En el articulo La
paraguayidad en la cuentistica de Josefina Pla, Sonja Steckbauer nota la
profunda soledad de este hombre [Bias de Lemos], puesto que no puede
compartir sus recuerdos y suenos con nadie (242). Segun Giovanna Minardi en
Josefina Pla: una voz a recuperar, Don Bias de Lemos es la prolongacion de
una tierra de conquistadores y tambien foijador de una nueva raza, con la que, sin
embargo, no entra por completo en convivencia (163). El conquistado termina
siendo el hidalgo, quien permanece en la tierra que lo acoge en su seno y que al
mismo tiempo lo condena a vivir en soledad.
En 1965, en 1969 y en 1974, Pla escribe cuentos en los que la Guerra de la
Triple Alianza protagoniza una presencia constante. En Jesus Menihno el
narrador omnisciente describe la ciudad de Asuncion sumida en una resignada
desolacion, despues de la Guerra Grande (Cuentos 347). Las casas que se
encuentran abandonadas por sus moradores en exodo, han sido ultrajadas y las
entranas vaciadas de su intimidad se encuentran a cielo abierto.
Grupos de soldados brasilenos recorren las calles en busca de otra ventana
que romper con un culatazo brutal (348). Camino de sus casas decaidas van
unos pocos moradores flacos, casi desnudos ... los rostros demacrados, surcados
a menudo por un llanto silencioso y con el recuerdo del desastre belico
27


cabalgandoles sobre el alma (348). Un soldado de Bahia, negro, alto, joven,
deambula ebrio por la calle tras gastar su ultimo reis comprando alcohol en un
boliche. Recuerda el saqueo de la hermosa casa y la buena cosecha de la
primera noche en la ciudad y decide volver a visitarla en busca de algun motin
olvidado. Encuentra una figura dorada en forma de nino decorando los cascotes.
Trata de vender la imagen sin exito y con el botin bajo el brazo, envuelto en
sucio trapo, termina en un prostibulo (351). Una de las prostitutas acepta llevarse
al brasileno hacia la bahia. Tras enterarse de que el hombre no tiene dinero para
pagarle por sus servicios, la mujer decide abandonarlo. El brasileno le ofrece su
figura del nino dorado y la prostituta decide quedarse a finiquitar el negocio.
Convencida por el soldado de que la imagen es de Jesus Menihno, lo envuelve
entemecida en su manto para protegerlo de presenciar el canje. Mientras tanto
el hombre sucumbe ante el sueno. Ella lo deja dormido y se marcha con el Nino.
Sin duda, uno de los aspectos mas chocantes del relato es el ambiente
desolado de la ciudad devastada por la Guerra de la Triple Alianza en la que
Argentina, Brasil y Uruguay firman un tratado secreto en Buenos Aires el 1 de
mayo de 1865 en contra de Paraguay (Rigual 75). Durante seis anos de
enfrentamientos, desde 1864 a 1870, gran parte de la poblacion paraguaya es
aniquilada por los aliados (101). Otro tema es la ocupacion brasilena de Asuncion,
que se extiende durante seis anos despues del final de la guerra. Esta ocupacion se
convierte en una amenaza foranea constante dentro del propio territorio nacional.
El contraste entre la imagen de una figura infantil rellena y dorada
cobijada por el manto de la prostituta a punto de consumar un negocio con el
28


ocupante brasileno y la ciudad devastada no podria ser mas extrema. La ruina total
del pais, tanto financiera como moral y espiritual, queda exacerbada ante la
presencia de la decorativa imagen del nino dorado que recuerda al bienestar y a la
holgura financiera de las clases altas, moradoras de los bellos caserones
asuncenos. Otro contraste se da entre la vehemencia y la temura que la mujer
siente ante la imagen del Nino, y la degradacion y el desamparo que la rodean.
La prostituta abandona al soldado dormido llevandose la imagen dorada en huida
maternal.
Los efectos de la Guerra de la Triple Alianza tambien repercuten en El
canasto de Serapio, escrito por Pla en 1969. De regreso del largo calvario de la
guerra, seis mujeres siguen al Pai Conche rumbo a su pueblo, San Onofre. A unas
cuadras mas atras, don Luciano, el usurero, marcha al final de la rotosa fila
india montado en su mula y seguido a pie por su criada y mujer (Cuentos
379). Sobre la cabeza de Engracia, la tercera mujer en la fila, se balancea un gran
canasto. El canasto contiene a su hijo, Serapio, un sordomudo y mutilado, quien
tras ser criado con gran sacrificio por su madre, es encaminado por las
autoridades para instruccion idonea al Campamento Cerro Leon, y de alii al
frente (381). Tras cumplir con su deber de soldado, su madre lo rescata del
campo de batalla. En un canasto transporta lo que queda de la sordomuda
existencia de Serapio hasta su pueblo.
El misero grupo reconstruye como puede el pueblo de San Onofre.
Despues de que la dolorosamente gustosa y maravillada fiebre del regreso hubo
cedido, una nueva inquietud se manifiesta en las mujeres y llena las noches de
29


indefinibles pulsaciones de vida (383, 384). Las mujeres de San Onofre,
privadas de compania masculina, se tuman para cuidar a Serapio quien, en
diafano secreto, ayuda repoblar el pueblo engendrando hijos por doquier (387).
Cuando un comerciante brasileno le construye un carrito para permitirle moverse
independientemente, Serapio se encarrila en una desesperada persecucion del
tiempo perdido (388). Acosa a las mujeres del pueblo, quienes lo rechazan
cerrandole puertas, piemas y ventanas. Mientras persigue a una de ellas, cae al no
con su carrito donde muere ahogado.
La imagen que permanece constante es la de la pobreza, la miseria y la
ruina total del pais despues de la Guerra de la Triple Alianza (1865-1870).
Tambien puede verse como tema el papel de la religion y de su gran influencia
sobre el pueblo. Los sobrevivientes de la guerra regresan a su pueblo liderados por
Pai Conche quien los guia con machete en mano a traves de la patria en ruinas
(Cuentos 379). Cuando vieron de nuevo el campanario de su iglesia, los
sobrevivientes sintieron en came y alma que la guerra habia terminado (383).
Angeles Mateo del Pino nota la presencia de la figura historica de mujer
combativa y trabajadora incansable que el mariscal Lopez arrastro descalza en pos
de las carretas (En la piel 291). Otro tema es el acuerdo tacito entre las mujeres
del pueblo de compartir al sordomudo invalido para repoblar San Onofre cuya
poblacion masculina es practicamente inexistente despues de la guerra. En su
articulo A proposito de suenos y de cuentos: Josefina Pla, Javier Bello llama a
Serapio el elemento repoblador del pueblo (333).
30


Serapio queda tan mutilado que cabe en un canasto que antes habia
cargado la ropa de la Lynch, la mujer del Mariscal Francisco Solano Lopez, el
heroe nacional quien, en 1965, declaro la guerra al Brasil y a la Argentina en
defensa del partido bianco de Uruguay, iniciando asi la Guerra contra la Triple
Alianza y el genocidio de su pueblo. El estado deplorable del pueblo paraguayo
parece resumirse en Serapio: sordo, mudo, e invalido, condenado vivir en la
ignorancia, la pobreza y la ruina.
En 1974, Pla escribe Vaca reta. La voz narrativa describe un pueblo de
viviendas pobres cuya poblacion asciende a diez personas de las cuales la
mayoria son mujeres. Angeles Mateo del Pino nota que los personajes femeninos
de este cuento estan dedicados a las mas diversas tareas, desde recuperar y hacer
habitables de nuevo sus ranchos y productivas sus chacras, a sembrar y carpir,
poner en condiciones las viviendas deterioradas (En la piel 289).
Serapio, el hijo mutilado de Engracia, calla mientras no grita (Cuentos
369). El padre Conche, el sacerdote del pueblo, flaco flaco flaco tendido en el
suelo, parece ya un esqueleto. Todos creen escuchar el mugir de unas vacas lo
cual se debe, segun don Lorenzo, a que el hambriento ve panes por todas partes
(370). Los pobladores piensan que mburea la vaca porque tienen esperanzas de
que la isla en medio del riacho sea el vaca reta, o pais de las vacas que recuerda
a un antiguo cuento tradicional (371). Los personajes de este cuento, los niismos
del cuento de 1969 El canasto de Serapio, debaten la idea de cruzar un
traicionero estero runrbo a la pequena isla en el rio, para buscar las vacas que
imaginan escuchar. Pai Conche se les adelanta, cruza el estero y queda atrapado
31


durante dos dias entre camalotes a la merced de las sanguijuelas. Las mujeres lo
rescatan con gran esfuerzo y el cura desquiciado por el hambre muere poco
despues.
Despues de que el horror de la muerte ... velando cualquier retazo de
sueno o descanso, habia terminado ... el hambre segula royendo con sus invisibles
unas las visceras (Cuentos 372). Los temas centrales de este cuento denuncian el
estado deplorable del pueblo despues de la guerra: la ruina moral, la ruina
economica y el hambre que sufre la poblacion mutilada.
En Mani tostado, escrito en 1945, Mercedes Frutos y su familia se ven
atacados por una pandilla de hombres que se jactan de hacer revolucion como
Dios manda (Cuentos 69). En una epoca de alzamientos constantes en los que
todas las viejas del pueblo podian senalar una revolucion como fecha amarga en
su humilde vida, muchos aprovechan para dejar seco ... a algun vecino,
arreglar viejos feudos, resentimientos bien guardados, calladas pero torturantes
codicias, alebradas lujurias (70). Tras ser atacados desde todos los flancos en su
rancho, los Frutos logran escapar con heridas leves de bala y dejan muertos a sus
atacantes. Entre los cuerpos se encuentra el de Timo, el pretendiente de la hija de
Mercedes: Eugenia. En el velorio de este sirven, entre otros platos, el mani tostado
que Na Francisca de Frutos ha tardado una semana en preparar y que forma parte
del botin en el desvalije de su rancho.
Este cuento gira en tomo a una epoca de constantes rebeliones en la que
los hombres estaban todos ocupados por ahi aprovechando la confusion y la
violencia generalizada para sacar provecho personal. Teniendo en cuenta la fecha
32


de creacion de este cuento, la mencion de cincuenta hombres armados en Barrero
y la abundancia de las revoluciones, puede ubicarse cronologicamente alrededor
de la Revolucion de 1922, en la que un grupo de oficiales del ejercito se subleva
en contra de Eusebio Ayala, el presidente de la Republica.
Este cuento describe una etapa intermedia en la historia paraguaya que se
caracteriza por la inestabilidad politica y la instauracion paulatina de dictaduras
militares, las que debutan con la de Rafael Franco, en 1936. Los temas tratados
giran en tomo a la inseguridad generalizada y en tomo a un ambiente de lucha
constante e incesante. Miedo, impunidad y violencia son cosa de todos los dlas en
esta narracion. La injusticia que impera en un estado de anarquia y la lucha
constante por el poder condenan a los personajes de esta obra a una vida marcada
por el caos y la incertidumbre.
En Cuidate del agua, Cirilo Martinez vive borracho. El hombre con
cuarenta y tres anos como teniente de reserva va a la Guerra del Chaco a
combatir a las tropas bolivianas que amenazan con apoderarse del territorio
paraguayo. Entre rafagas de ametralladora, entre bombas que arrecian y entre
proyectiles lanzados por la pesada, los hombres cruzan el campo de batalla
refugiandose en los caraguatales (Cuentos 100). En el desertico Chaco los
hombres sedientos tienen gestos desatentados de loco. Tras tratar de aplacar su
sed con vaso tras vaso de un lodoso liquido, Cirilo muere de sed (102). En este
cuento el ambiente belico se presenta como en todos los demas cuentos: la guerra
es un hecho aceptado por los personajes, sin cuestionamiento alguno. Cirilo pelea
en la Guerra del Chaco sin aparente convencimiento de la justicia o de la injusticia
33


de la causa de la misma. Sabe que el enemigo es su vecino boliviano, pero no
parece saber mas. Su mision chaquena consiste en relevar a soldados paraguayos
en distintos puestos mientras lucha por sobrevivir para cumplir la mision.
El tema principal de esta narracion se centra en la agresividad del hombre
acorralado por circunstancias adversas sobre las que no tiene el menor control. En
una situation de poder sobre un subaltemo en el campo de batalla, la aviesa
crueldad reprimida afloro potente en Cirilo (100). Ademas de esta violencia
patente, el cuento se refiere a las deplorables condiciones a las que los soldados se
vieron forzados a hacer frente en la Guerra del Chaco. No solo se enfrentaron a
los bolivianos en defensa del territorio, sino que tambien se enfrentaron a la lucha
por la supervivencia en el hostil desierto chaqueno. Las negociaciones fallidas de
la diplomacia paraguaya son pagadas, una vez mas, por el pueblo, que despues de
65 anos de ser masacrado en la Guerra de la Triple Alianza, vuelve al frente a
luchar por la patria.
En el cuento La piema de Severina que data del aiio 1954, Severina se
confiesa los sabados y va a misa los domingos balanceandose sobre la muleta
que le ayuda a sobrellevar la ausencia de su piema amputada. Su deseo mas
ferviente, de ser hija de Maria, se ve truncado por su invalidez. Asi se lo
habia hecho entender el viejo senor cura (Cuentos 165). En una procesion,
Severina nota la presencia de una joven coja, que camina con gran lentitud. La
vision de la piema artificial de la joven engendra una nueva esperanza en
Severina, quien decide ir a Asuncion para llegar hasta la Embajada Argentina.
34


Segun el cura del pueblo, la primera dama argentina, cuyo nombre no menciona,
se ocupa mucho de los pobres y de los desvalidos (168).
Severina sobrevive la epoca de la guerrilla en la que se suceden
desapariciones, violaciones y asesinatos, y decide retomar su plan de llegar hasta
Asuncion para visitar la Embajada del pais vecino. Rechazada ante la puerta de la
casa del embajador por llegar a deshora, Severina encuentra refugio en la galena
de la Iglesia de San Roque. Tras una lluvia torrencial se encuentra a la merced de
unos hombres que tambien estan buscando resguardo de la lluvia en la recova de
San Roque y la descubren durmiendo. La violan brutalmente en su rebullir
espeso de machos hediendo a sudor agrio y mugre antigua (172). Dos personas
rescatan su cuerpo ensangrentado tendido sobre el piso lustrado del pequeno
porche, retorciendose levemente (172). Severina vuelve a su pueblo a la semana
siguiente resignada a servir a la iglesia sin ser hija de Maria.
En La piema de Severina se presenta la triste y desesperante ignorancia
que viene de la mano de una institucion eclesiastica de gran influencia y grandes
contradicciones. La gran dependencia espiritual de Severina para con la iglesia
define por completo la vida de esta y es, a su vez, el motivo de su brutal
experiencia capitalina. Primero la rechaza el cura por un defecto fisico, luego es
violada ante las puertas cerradas de la iglesia, para finalmente resignarse a pagar
su pecado de soberbia: aspirar a ser hija de Maria. Otro tema es el abisrno
existente entre el campo y la ciudad. La protagonista del cuento se encuentra en
un ambiente completamente foraneo en el que tiene gran dificultad de manejarse.
La mujer se encuentra atrapada en la pobreza, en la ignorancia y en la desgracia
35


sin poder escapar de ellas. No se puede dejar de mencionar la gran critica
implicita al gobiemo paraguayo con la mencion de la senora del Presidente
argentino como linica posibilidad de ayuda (168). Debido a que la guerrilla a la
que se refiere la voz narrativa del cuento puede identificarse como la Revolucion
del 47, esta epoca coincide con los anos de peronismo en Argentina (1946-1955).
La primera dama de la nacion vecina es Eva Peron, quien promete dedicarse a la
asistencia social del pueblo argentino. En La razon de mi vida, publicado en 1952,
proclaim su indignacion ante la injusticia y menciona estar orgullosa de su
trabajo de ayuda social (181).
Muchos sucesos historicos reales tienen fuertes ecos en algunos cuentos de
Josefina Pla. En el caso de los cuentos cuya trama coincide con los hechos
actuales en el momenta de su creacion tales como El ladrillo y Maina, los
mismos denotan el gran impacto que estos hechos, hoy historicos, tienen tanto en
la trama como en los temas de los cuentos. La explosion de la bomba atomica al
termino de la Segunda Guerra Mundial inspira motivos como el creciente
menosprecio de la vida humana y la conciencia de la responsabilidad del hombre
en su propia destruccion. El temor que produce la dictadura de Higinio Morinigo
(1940-1948) genera, ademas de los anteriores, temas como el miedo a una muerte
violenta, la impunidad de los crimenes cometidos por su gobiemo y la denuncia
del despojo de la libertad personal de los individuos opuestos a su dictadura. La
Revolucion del 47 esta presente en el cuento de Maina a traves de la descripcion
del ambiente de la epoca, en el que la seguridad y la vida no tenian garantias para
nadie; menos aiin para la mujer, quien en circunstancias normales se veia
36


expuesta al abuso, al rechazo, a la discriminacion y a la amenaza constante de ser
estuprada por hombres persistentemente inquieto[s] (Cuentos 79).
Los cuentos de temporal idad intermedia presentan criticamente las
contradicciones recurrentes entre los principios inculcados por la religion y la
realidad observable en el medio circundante. En momentos cuando la sensibilidad
religiosa deberia enaltecer el espiritu, los hechos que acontecen en la ficcion
contradicen los principios religiosos y crean una distancia insalvable entre ambos.
El tiempo se suspende en estos cuentos de temporalidad indefinida y repetitiva;
con su estatismo presenta exacerbadas la injusticia, la violencia y las
contradicciones que plagan el mundo en una ciclica repeticion fatalista.
En cuanto a los cuentos en cronologia desde la ficcion, se observa una
progresion en la que los temas van variando acorde con los acontecimientos
historicos. Aunque los temas se insertan en circunstancias particulares, tienden a
convertirse en temas universales hacia el final de la narracion. En el cuento sobre
la conquista espanola de la region del Rio de la Plata se encuentran temas tales
como la sumision de la mujer guarani, el nacimiento del pueblo paraguayo y la
gran distancia cultural que persiste entre el espanol y el pueblo sometido. Esta
distancia entre el conquistador y el conquistado presenta una tension entre el
deseo de pertenecer a su entomo, de ser aceptado y de la conciencia de la soledad
final ante la muerte. La Guerra de la Triple Alianza es otro hecho historico que
marca al pueblo paraguayo; el pais se ve derrotado en todo sentido y llega muy
cerca de verse extinto. La importancia y gravedad de esta guerra se transmite no
37


solo en el ambiente presentado por Pla, sino tambien en la repeticion del tema en
sus cuentos. Aunque no se mencione directamente en todos los casos, la Guerra de
la Triple Alianza vive en la memoria de los personajes de sus cuentos, marcando
sus vidas tragicamente. En tomo a este enfrentamiento belico giran temas como la
destruccion, el hambre, la ruina y la miseria de la postguerra. Tampoco se dejan
de lado los contrastes sociales entre el pueblo y las clases privilegiadas ni las
contradicciones morales. Los cuentos que tienen como fondo la Guerra del Chaco
presentan al pueblo paraguayo apenas recuperado de la Guerra de la Triple
Alianza ocurrida 65 anos antes. El hombre que pelea en el Chaco es luchador,
sacrificado y ansia sobrevivir otro sangriento enfrentamiento.
Un nuevo tema se suma a los anteriores: la agresividad como expresion de
protesta. Ante las repetitivas luchas encamizadas por la supervivencia, el hombre
paraguayo libera violentamente sus resentimientos acumulados y sus frustraciones
reprimidas nacidas de una existencia plagada de luchas sin tregua. En la
Revolucion del 47, dos fuerzas militares se enfrentan en una lucha encamizada
por el poder arrastrando, una vez mas, a la poblacion civil. Los temas que origina
este episodio de la historia nacional dentro de la ficcion pueden resumirse en el
miedo, la inseguridad, la impunidad de crimenes y de abusos y la volatilidad
general del ambiente. Pasada la Revolucion, Pla presenta al pueblo lacerado que
sigue tratando de sobreponerse a su circunstancia. En esta epoca se presenta como
tema la migracion del campo a la ciudad como ultimo recurso para escapar a la
miseria y a la pobreza reinantes en la zona rural. Sin embargo, el tema principal
hacia el termino de la serie de cuentos es la critica y la denuncia tanto de la
38


inutilidad del gobiemo paraguayo en la defensa de su pueblo como la inoperancia
de la Iglesia. La resignacion del pueblo paraguayo ante su circunstancia y ante la
imposibilidad de cambiarla o mejorarla finaliza este recorrido historico a traves de
la ficcion de Josefina Pla.
39


CAPITULO 3
LOS PERSONAJES FEMENINOS
Consideraciones preliminares
Estructuras opresivas profundus
El presente estudio de las estructuras de poder a las que se ven sometidos
los personajes femeninos de Josefina Pla recurre a la metodologia desarrollada por
Amy Allen en el libro The Power of Feminist Theory': Domination, Resistance,
Solidarity de 1999. Estas estructuras de poder se analizan desde una perspectiva
inmediata e individual, o como la llama Allen: foreground perspective (130), la
cual puede observarse claramente en cuentos de Pla. Tambien se estudian las
estructuras opresivas desde una perspectiva profunda que se refiere a dinamicas
de poder arraigadas en la cultura, o background perspective (134), que son
caracteristicas de la cultura del pueblo paraguayo y que tienen su origen en la
compleja dinamica de la union de dos culturas: la guarani y la espanola. En cuanto
a las dinamicas de poder profundas cabe mencionar la postura originaria de los
guaranies con respecto al valor simbolico de la mujer y los cambios de valoracion
de la mujer que se producen como resultado de la conquista espanola. A su vez,
este estudio tendra en cuenta el efecto de patrones de comportamiento impuestos
40


sobre la mujer paraguaya por una sociedad patriarcal y por numerosos gobiemos
opresivos en la historia misma del Paraguay.
Como afirma Bartolomeu Melia en Una nacion dos culturas, a pesar de
que entre los guaranies fue costumbre entregar a sus mujeres a los conquistadores
para asegurar el buen relacionamiento social en pos de reciprocidad economica
y alianza contra enemigos, la mujer no es vista como un objeto de intercambio
por la cultura guarani (80, 81). En La conquista espiritual del Paraguay, una
reedicion del escrito original de 1639 del padre Antonio Ruiz de Montoya, el
autor afirma que la mujer guarani es simbolo de honra (61).
Segun Moises Bertoni, el matrimonio es considerado por los guaranies
como una institucion que no impone formalidades ni plazos (Descripcion 48).
Esto apunta a la libertad de eleccion y cambio de parejas tanto para el hombre
como para la mujer guarani. En el libro Histoire d'un voyage faict en la terre du
Bresil de 1880, Jean De Lery confirma esta nocion observando que en la
poblacion tupi-guarani, la primera consideracion del hombre interesado en unirse
a una mujer, es la voluntad de esta (85).
En su libro Formacion social del pueblo paraguayo de 1996, Justo Pastor
Benitez afirma que los cobardes, o los que no habian realizado hazanas,
dificilmente conseguian esposa (44). La honra que representa para el guarani el
tener muchas mujeres se basa, no en la posesion de las mismas como objetos, sino
por el contrario, en que ellas poseen la libertad de elegir pareja y optan por unirse
a hombres de gran valentia y poder.
41


En la introduccion del libro La literatura de los guaranies, publicada en
1965, Alfredo Lopez Austin se refiere al vital papel femenino en la concertacion
del matrimonio de los hijos: debido a su mayor interes en el futuro de su hija, la
madre adopta un papel activo en la eleccion del futuro yemo estableciendo las
barreras necesarias para alejarlo, si lo considera necesario (25). El padre, con su
indiferencia, asume el papel de un simple intermediary, cuando no de un aliado
(26).
Durante la conquista, las practicas sociales comunes para los guaranies,
tales como la libertad sexual y la poligamia, chocan con practicas europeas
moralistas. Desde la perspectiva de estas practicas, la mujer guarani es vista como
carente de los resortes morales que ha dado el cristianismo a la familia y su
entrega sin mayor resistencia se interpreta como inmoral (Benitez 41,43).
Como afirma Jorge Oliva en su articulo La mujer y el mito,
La concepcion europea de la realidad, de la cual somos herederos los
americanos no aborigenes, es una barrera entre dos culturas tan disimiles
como la europea y la americana, la concepcion dualista europea ... choca
con la rica concepcion aborigen del mundo, donde las oposiciones no son
vistas como necesarias y excluyentes, lo real no se opone a lo fantastico, la
mujer no se opone al hombre y lo bueno y lo malo son conceptos
desconocidos en una etapa prehispanica de evolucion cultural. (1)
Tratada con respeto en su cultura originaria, la mujer guarani se convierte
en victima de abusos perpetrados por parte de los conquistadores, dandose asi
comienzo a una serie de constantes exigencias de sumision en la historia
42


paraguaya. Como afirma Melia: El valor simbolico que la mujer guarani tenia
dentro de un sistema de parentesco bien estructurado, queda destruido cuando esta
mujer pasa al sistema economico de venta y de pieza para el trabajo (85).
Dentro del nuevo sistema politico y social de cuno hispanico, las mujeres
guaranies son prostituidas, fisicamente violentadas y sometidas a trabajos
forzados (82).
En el ambito social, las pocas mujeres espaitolas que llegan al Paraguay
tambien imponen nuevos parametros culturales y nuevos modelos de
comportamiento. Con la llegada de estas mujeres europeas se crea una distancia
social entre indias y espanolas: la mujer espanola, companera nata del
conquistador se enfrenta a la mujer indigena ... que le sirvio (Pla, Algunas
57).
De la union entre espanoles y guaranies surge la poblacion paraguaya. Esta
poblacion hibrida se ve sometida a otras estructuras de poder que ejercen un
efecto opresivo sobre la mujer: la sociedad patriarcal paraguaya y la Iglesia
Catolica. Ambas dictan no solo los parametros de comportamiento femenino y
masculino sino que ademas condenan severamente cualquier desvio del patron
establecido. El hombre es visto como jefe del hogar y se espera que la mujer
sumisa adopte agradecidamente su papel secundario. El matrimonio otorga un
estatus superior a la mujer, quien tiene opcion de enaltecer su posicion aun mas al
asumir sus obligaciones para con los hijos y para con el hombre de manera
bondadosa y abnegada.
43


Otras estructuras profundas de poder pueden observarse en el ambito
politico, tanto en la epoca de la conquista como en la epoca de la colonia. Las
dinamicas opresivas generadas desde las estructuras politicas tienen su origen en
las gobemaciones locales y en las encomiendas: desde alii se dictan nuevos
parametros de comportamiento y se exige la sumision de los pobladores
originarios a la autoridad suprema del gobemador espanol, a la autoridad feudal
de los encomenderos y hasta a la autoridad divina con su representacion terrena
espanola.
A partir de la independencia del Paraguay (1811) se instalan
paulatinamente una serie de dictaduras altemadas con luchas constantes por el
poder politico, ahora en manos de los mancebos de la tierrahijos de espanoles e
indias6. El camino de liberacion de la mujer se ve obstaculizado por la opresion
... que se practica en el colonialismo (Melia 87), ya sea el impuesto por
conquistadores y evangelizadores espanoles, ya sea por criollos y mancebos
nacidos en territorio paraguayo, ya sea por dictadores y presidentes o por
cualquier estructura que imponga parametros rigidos de comportamiento social,
domestico o etico.
6 El termino mancebo es utilizado por Francisco Ortiz dc Vergara en una carta dirigida a Juan
Ovando, Presidente del Consejo Real de Indias, en referenda a hombres mestizos (indigcnas-
espanoles) alrededor de 1566, segun cita de Silvio Zavala en Las indias del Paraguay" (14).
44


Posturas ideologicas femertinas ante el medio ambiente cultural y social
En la antologla de poesia paraguaya femenina de Josefina Pla publicada en
1982 bajo el tltulo de Antologla: Voces Femeninas de la poesia paraguaya, la
autora identifica tres posturas generales adoptadas por poetizas paraguayas ante
modelos sociales y culturales preestablecidos por el medio que las circunda. Estas
posturas observadas por Pla son la sumision, la toma de conciencia y la rebelion, y
ellas se usan como base para el estudio de los personajes femeninos de sus
cuentos (19-22).
Pla llama mujer conformada a la que se identifica con patrones de
femineidad impuestos sin tener plena conciencia de ello. Esta mujer deformada
acepta la imagen que de ella da el hombre, sin protesta y no se da cuenta de su
falta de libertad. Segun Pla, esta mujer se inquieta y se aterroriza ante sus
propias manifestaciones de disconformidad y se apresura a exorcizarla[s]
(Antologla 19, 20).
La mujer conformada recuerda el concepto de self-sur\'eillance que
Sandra Lee Bartky expone en su libro Femininity and Domination: Studies in the
Phenomenology of Oppression publicado en 1990. En el capitulo Foucault,
Femininity and the Modernization of Patriarchal Power, la autora afirma que
self-surveillance is a form of obedience to patriarchy. It is also the reflection in
womans consciousness of the fact that she is under surveillance (80). La
estructura opresiva es asimilada de tal manera que el individuo se convierte en
his own jailer (65).
45


En su articulo Josefina Pla: una voz a recuperar, Giovanna Minardi afirma
que
Josefina esta convencida de que la mujer lucha no solo contra las
circunstancias extemas condicionadas por el hombre, no solo contra la
circunstancia derivada de su especificidad biologica que limita su plazo
creativo (teoricamente, al menos), sino tambien ... contra el intimo y
propio condicionamiento: la rigida autocensura elaborada por una
situacion milenaria en la cual la sumision ha sido el camino menos dificil
para la supervivencia. (165)
La mujer consciente, nota un desfasaje entre el rol femenino impuesto por
el medio y su propia verdad. A pesar de sentirse disconforme, este tipo de mujer
es incapaz de superar temores o prejuicios y evita, inhibida, la singularizacion
(Pla, Antologia 22).
La mujer de postura significativa entra en antagonismo directo con los
esquemas que le son impuestos, tiene conciencia de su falta de libertad y siente la
necesidad de obtenerla a traves de la autenticidad y de la fidelidad a su esquema
propio (Antologia 23). Cabe mencionar que Pla adjudica la diferencia entre estas
tres posturas femeninas no a la experiencia en si, sino a la conciencia de lo que
esa experiencia significa potencialmente para ella. Es esta conciencia la que
puede liberarla de situaciones opresivas (Antologia 45).
Este aspecto de la dinamica entre opresion y sumision puede ser visto en lo
que Amy Allen llama Foucaults conceptual insight into the functioning of
power (119). Esto supone que para las teorias de Foucault sobre la naturaleza del
46


poder, este no es algo destructive o aniquilador, sino que mas bien es algo
productivo, por lo que resistance ... can only exist in the strategic field of power
relations (Foucault, The History? 96). Su caracter productivo se halla en causar
efectos de verdad. El efecto de la opresion puede generar una reaccion en el sujeto
oprimido, quien al mismo tiempo ejerce su propio poder al resistirse o a aceptar
ser sometido. La misma Pla se refiere a este aspecto de la dinamica de opresion y
de sumision con una expresion que se repite frecuentemente en varios de sus
cuentos: Si una mujer no quiere..(Cuentos 21), Si una no quiere, no suceden
(Cuentos 31), se dejo llevar (Cuentos 32).
A continuacion, los personajes femeninos en los cuentos de Josefina Pla se
estudian en referencia con sus posturas frente a esquemas opresivos observables
en cada situacion particular. Cada situacion esta afectada por estructuras opresivas
profundas vigentes en el medio en el que se desenvuelven dichos personajes. Las
estructuras opresivas profundas no son observables a primera vista, en razon de
que estan condicionadas por la particular historia y por el particular desarrollo de
la cultura paraguaya.
El estudio de los cuentos
Mujeres conformadas
En 1926, Josefina Pla da vida a una mezquina madre en el cuento
Ciegos a Caacupe. La mujer, sin nombre, es duena de un rancho bajo cuyo
47


techo convive con varios hijos y con el concubino, quien le llena promiscuamente
el vacio dilatado de su viudez (Cuentos 235). Ella envia a sus hijos a mendigar en
la calle para solventar los gustos por cigarros y cana que tiene el hombre (236).
Ambos adultos castigan a los ninos cuando escasean las monedas.
El ambiente en el que se desarrolla este relato es de extrema pobreza, de
extrema crueldad y de extremo abuso de los ninos, especialmente hacia el hijo
mayor: un joven ciego que aparentemente sufre de un atraso mental. La vida
familiar gira en tomo al hombre escurrido de ancas y de pomulos cuyos gustos
se satisfacen a cualquier costo (Cuentos 235). La miseria circundante permea
despiadadamente el espiritu de la pareja, que manifiesta su frustracion y su
agresividad desquitandose con el hijo ciego a quien explotan y castigan sin
piedad.
A pesar de que la niujer se conforma a su misera circunstancia, ella
tambien forma parte de la fuerza opresiva que somete a los ninos a un sinnumero
de abusos y de violencia. Si bien la actitud de la mujer podria describirse como
inconforme, debido a que su agresividad puede considerarse una reaccion en
contra de sus circunstancias de vida, esta inconformidad no parece ser
consciente.
En Mani tostado, escrito por Pla en 1945, el eje organizador del hogar es
claramente masculino. Na Francisca es la hacendosa mujer de Mercedes Frutos, el
jefe de la familia. El mani tostado representa su arduo trabajo: el cuidado del
hogar, la crianza de los hijos y el apoyo incondicional al marido tanto en la casa
como en las revoluciones. Francisca es digna esposa de Mercedes: un hombre
48


que lleva bien puestos los pantalones, es trabajador, valiente e impasible
(Cuentos 70, 71). Debido a la gran capacidad de trabajo de la pareja, el rancho de
los Frutos es el primero en arder en tiempos de rebelion cuando los vecinos
aprovechan el caos circundante para saldar cuentas personales o para saquear las
casas de sus vecinos a su gusto y antojo. Dona Francisca es un personaje
femenino que se identifica con el rol ideal impuesto por una sociedad patriarcal:
cumple con su papel de respetable mujer de Mercedes Frutos. Francisca es
trabajadora, buena cristiana, madre responsable, previsora, luchadora y valiente,
tal como se espera de la mujer de un hombre tan integro, como lo es Mercedes
Fmtos.
En el cuento Gustavo que data de 1945, los personajes femeninos son un
grupo de mujeres indias que viven en una tolderia en el monte. El viejo cacique,
quien las protegia de los quebracheros, hambrientos de mujer, fue sucedido por
Gustavo, un nuevo cacique que las alquila a cambio de dinero y de cana
0Cuentos 226). La llegada del padre Dositeo cambia la dinamica del placentero
trueque de pollera por cana cuando este las instruye a no pecar, porque el Senor
y la Virgen te miran (227).
Los personajes femeninos de este cuento se encuentran sujetos a dos
dinamicas de poder observables: primero se ven sometidas a las reglas impuestas
por el cacique de la tribu y luego a un nuevo patron de comportamiento impuesto
por el padre Dositeo. En ambos casos su actitud es de sumision a las reglas que
rigen su comunidad: aceptan ser canjeadas por el cacique y aceptan ser
evangelizadas por el cura, sin quejas ni cuestionamientos.
49


En Plata yvyvy, un cuento escrito por Pla en 1950, don Jenaro lidia
con la vida como si no fuera mas que una cuenta de almacen (Cuentos 88). En
una quinta a veinte kilometres de la ciudad, el viejo comerciante se prepara para
desembalar y probar el contenido de su encomienda muy esperada y recien
recibida: Arminda. La joven de dieciseis anos yace hecha un ovillo en el lecho
matrimonial temerosa a asumir las obligaciones de una mujer casada (88).
Este personaje femeninoo encomienda parlante"se somete
voluntariamente a una dinamica opresiva que la beneficia tanto social como
economicamente: el matrimonio con un viejo rico a quien apenas conoce le
asegura un comodo porvenir. Los lineamientos impuestos por la sociedad no solo
hacen deseable su sumision al marido, sino que premian con un ascenso de estatus
social y de estatus economico, su sacrificio. Su rol dentro del matrimonio, esta
claramente delineado por la sociedad y el cumplimiento de ese rol es naturalmente
exigido por el marido. Ella esta dispuesta a cumplirlo: servir al hombre con
abnegacion y obediencia a cambio de la seguridad, de la proteccion y del deseable
papel de ser una mujer casada y rica.
En el mismo cuento, un segundo personaje femenino que contrasta con
Arminda es Na Celedonia, la mujer de Miguel, el vecino. El encuentro entre las
dos mujeres revela diferencias marcadas tanto en la actitud como en la posicion
social de ambas. La joven citadina se muestra respetuosa y superficial, mientras
que la vieja pueblerina toma una actitud critica, pero paciente hacia la senora
(Cuentos 90). Ademas del patron de comportamiento establecido por el
matrimonio, que rige tanto la actitud de Arminda ante el marido, como la actitud
50


respetuosa de Na Cele hacia la joven senora casada, se observa otra estructura de
poder que condiciona las relaciones humanas: el dinero. A pesar de que Na Cele
piensa que Estas gentes de ciudad son unos sonsos; no saben nada, se muestra
complaciente y servicial ante la senora manejandose diplomaticamente (90).
Arminda asume sumisamente una actitud conformada a cambio de una vida
privilegiada y lo mismo hace Na Cele, quien se autodefine como la rnujer de
Miguel (90).
Ursula, la mujer india de don Bias de Lemos en el cuento La mano en la
tierra de 1952, es otro personaje conformado. Acepta sumisamente ser entregada
al espanol por el cacique de su tribu y cumple con sus obligaciones tal como lo
establecen las costumbres de los guaranies. Se dedica a mantener la casa, a plantar
la chacra, a criar a los hijos y a servir al marido. A pesar de que se la presenta
como una mujer que acepta su destino de servir tanto a che karai como a sus
hijos varones, la mujer india se mantiene a una distancia cultural que le confiere
un cierto aire de independencia inalterable. Este personaje femenino puede
sumarse a las numerosas mujeres conformadas si se tiene en cuenta que cumple
con las normas de comportamiento establecidas por su cultura. Como nota
Bartolomeu Melia en Una nacion dos culturas,
la mujer dentro de la sociedad guarani es educada desde nina para cumplir
funciones especificas que aseguran el buen relacionamiento social ... entre
familias y comunidades [...] Entre los guaranies las actividades
masculinas y femeninas ofrecen un cuadro distintivo de un paralelismo
51


casi total, con pocas superposiciones: lo que puede y debe hacer una mujer
no lo puede ni debe hacer un hombre y viceversa. (80)
Clitenestra es otra de las tantas integrantes de la casta resignada de
mujeres que conforman el mundo de los personajes femeninos de los cuentos de
Pla (Cuentos 132). En Sesenta listas, escrito en 1953, Clitenestra, la joven de
catorce anos con limpios ojos negros y prieto cuerpecito de ynambu7 se deja
seducir por el entonces joven, don Celso, quien se hace llamar Agamenon por
inspiration de un impremeditado diablo de lo travieso (131). Con el poncho de
sesenta listas de lecho nupcial, losjovenes engendran un hijo. Tras anos de avido
vivir ... insaciable de mujer, don Celso yace en su lecho de muerte rodeado de su
esposa y de sus siete hijas (130). El anorado sueno de tener un hijo varon nunca se
le habia cumplido, o asi lo cree hasta que conoce a Agamenon, el hombre que trae
carbon a su casa tres veces a la semana.
Este cuento esta poblado por numerosos personajes femeninos; La
romantica y conformada Clitenestra ha permanecido fiel a su primer amor en
inutil espera. En su vejez retiene los dulces ojos negros de su juventud y vive al
cuidado de su unico hijo. Los demas personajes femeninos que giran en tomo a
don Celso, sus hijas, son mujeres trabajadoras y honestas (Cuentos 133). Dos de
ellas solventan los gastos de la casa, mientras las demas se desviven por su padre:
sabian cocinar y coser, poseian una cantidad de secretos para hacer mas sabrosas
las salsas, mas lucientes el cristal y el bronce, mas tersas las pecheras de las
7 Ynambu: voz guarani que significa perdiz, codorniz (o un pajaro parecido a estos) segiin el
Diccionario castellano-guarani, guarani-castellano escrito por los padres Antonio Guasch y
Diego Ortiz, publicado en 1998.
52


camisas (133). Ademas de presentarse como mujeres conformadas, todas se
siguen el patron femenino ideal en una sociedad patriarcal. Tanto Clitenestra
como las hijas y la esposa de don Celso se ajustan a un patron de comportamiento
establecido por la sociedad, la cual gira en tomo a la figura masculina como
centro dominante.
Mujeres conscientes
En Mandiyu la voz narrativa presenta la historia de Rude, la madre de
Pastorcito y la concubina de un borracho holgazan llamado Peru, de quien espera
un hijo. Este personaje femenino lleva una vida de gran sacrificio y arduo trabajo
plantando y cosechando algodon, mientras que el hombre de la casa descansa en
la hamaca bajo el mandarino (Cuentos 335). Rude acepta su vida humilde sumida
en la pobreza y se resigna a llevarla adelante sin esperar ayuda alguna de su
abusivo companero. Ademas de velar por la salud y seguridad de su hijo, carga
con las exigencias de los vicios del hombre, quien la maltrata y la desprecia. Peru
despilfarra el dinero de la venta de la cosecha de algodon comprando cana y
regresa al rancho sin Pastorcito y sin el encargo de su mujer.
Rude cambia su actitud sumisa y resignada: se enfrenta al concubino
exigiendole su parte del dinero. En un momento cuando la mujer no vale nada
porque el hombre anda medio alzado y ella esta embarazada sin estar casada
con el, Peril la echa del rancho irritado: Agarre su atado y mandese mudar
(344). Rude toma conciencia de su patetica existencia y se rebela
53


momentaneamente en contra de su opresor llamandolo jDesgraciado! (345). A
pesar de defenderse y de liberar su frustracion, vuelve a asumir una postura
conformada: con actitud obediente toma su atado y se manda mudar acompanada
por su hijo, en quien se apoya. Este personaje femenino se encuentra en un estado
intermedio del que no puede liberarse. Aunque se siente abusada y tratada
injustamente por su pareja, no consigue liberarse de la situacion opresiva en la que
se encuentra.
Mujeres significativas
En 1948, Pla da vida a Maristela en el cuento Maina. La joven de doce
anos es la pesadilla de la familia debido a que no se amolda a ninguno de los
parametros deseables de femineidad. Ni siquiera las monjas, responsables por su
educacion la aceptan declarandola un marimacho (Cuentos 77). Tras ser
seducida por el primo capitalino de visita por Encamacion, queda embarazada.
Los castigos para la adolescente con pasta de ramera provienen esencialmente
de las honorables hermanas mayores quienes desquitan con ella sus despechos.
sus amarguras ... acumuladas y la someten a un regimen depurativo de pan y
agua y bofetadas (78). Maristela escapa a Asuncion y emprende un camino
propio huyendo constantemente de situaciones opresivas.
Este es uno de los pocos personajes femeninos de Pla que se rebela contra
su medio. En Josefina Pla: una voz a recuperar de 1998, Giovanna Minardi
afirma que Maristela es la unica en tener cierta fuerza de rebelion: decide irse a
54


vivir sola y es capaz de reaccionar energicamente ante los hombres (169).
Aunque la joven lleva una vida tormentosa y termina prostituyendose, es duena de
su destino en la medida de lo posible. Maristela se niega a ser sometida, oprimida,
explotada o maltratada, tanto por sus parientes como por sus amistades o sus
amantes. Su espiritu indoblegable e independiente la singulariza dentro de un
medio en el que el modelo ideal femenino proclama todo lo contrario de lo que
la define.
Cayetana es un personaje femenino que toma conciencia de la situacion en
la que se encuentra y reacciona en contra de la opresion ejercida sobre ella. El
cuento Cayetana, escrito por Pla en 1948, presenta varias estructuras de
opresion entre las cuales se encuentra una que no es observable directamente en el
cuento: la sumision que se espera de una criada recogida por una familia de buena
posicion economica y social en agradecimiento por la generosidad de alojarla. En
su articulo A proposito de suenos y de cuentos: Josefma Pla, Javier Bello
observa que este cuento puede leerse como una historia negra ... de quien de
antemano esta en deuda por condiciones de etnia o de genero, como el personaje
indio de Cayetana (334). Otra dinamica de opresion, esta vez observable, es la
impuesta por las senoritas Olmedo, quienes establecen un estricto regimen de
trabajo y un patron de comportamiento castrante y denigrante para la nina. A este
control sobre el comportamiento de Cayetana se suma la obligacion de obedecer
al hombre de la casa, quien impone sus propias reglas de sometimiento; la
adolescente es violada por el sobrino de las senoras y queda embarazada (Cuentos
108).
55


La actitud de sumision y acatamiento de ordenes cambia cuando Cayetana
se resiste a seguir siendo una victima de los abusos hacia su persona y se rebela
yendose de la casa. Desafortunadamente Cayetana muere a los veinticinco anos
dejando huerfana a su hija de once, quien es adoptada como criada en la misma
casa en la que abusaron de su madre. La desgracia de Cayetana se repite en la
historia de su hija, quien se encuentra en peligro de ser violada por su propio
medio hermano (Cuentos 110). Sonja Steckbauer observa que en la ultima frase
del cuento se preve para Cayetana, la hija, un future semejante al pasado de su
madre ya muerta perpetuando situaciones como la de ella [que] forman parte de
la sociedad paraguaya (La paraguayidad 244).
Sisenanda es la victima de incontables abusos. La voz narrativa cuenta su
historia en el cuento titulado Sise, escrito por Pla en 1953. Este personaje
femenino no tiene opcion de escapar con vida de las estructuras opresivas
imperantes en el medio que la rodea, y sin embargo se resiste a ellas. Debido a
que la supervivencia de la joven protagonista depende de su sumision, Sise no
tiene mas remedio que soportar abusos constantes a lo largo de su corta vida. La
voz narrativa de este cuento la presenta como temerosa y ansiosa por sobrevivir,
silenciosa y permanentemente ausente (Cuentos 198).
Este personaje femenino no parece tener plena conciencia de la situacion
en la que se encuentra y, sin embargo, huyendo hacia el monte se resiste al trato
violento de los que la rodean. Como afirma Giovanna Minardi, Sise no se da
cuenta de las tragicas dimensiones de su explotacion, ni siquiera cuando esta la
llevara a la muerte (169).
56


Debido a que la joven no tiene escapatoria, porque nunca puede alejarse lo
suficiente de sus torturadores, se ve atrapada en una repeticion ciclica de
conformismo y rebeldia hasta que el recuerdo de los golpes le impiden seguir
resistiendose momentaneamente. Sise muere en una ultima huida hacia el maizal,
en donde da a luz a un nino, de cuya gestacion no parece haberse percatado. Este
cuento presenta una situacion de extrema violencia en la que el personaje
femenino principal es abusado sin limites.
A pesar de que solo puede asegurar su supervivencia con una actitud de
sumision, este personaje hace lo posible, dentro de sus limitaciones, por resistirse
y alejarse del abuso al que la someten en la estancia, ganandose un lugar entre las
mujeres que Josefina Pla llamaria significativas.
Hace quince anos que Severina se encuentra confmada a un rincon de la
pieza detras de la reja que solo abandona para ir a misa (Cuentos 165). A los
once anos pierde una piema en un accidente de carreta lo cual la lleva a renunciar
diariamente al royente deseo de ser una hija de Maria (165). Con el pasar del
tiempo le resultaba mas y mas dificil suprimir su falta de resignacion. Cuando
Severina observa a una mujer con una piema prostetica en una procesion, decide
acudir a la capital con la esperanzada de conseguir la piema que le falta para
realizar su sueno.
En el cuento La piema de Severina de 1954, la estructura opresiva y
mutilante que afecta la vida del personaje femenino del cuento precede
directamente del anciano cura del pueblo: el Pai Eduardo. Segun el bueno del
anciano, una mujer sin piema no puede ser hija de Maria debido a que le es
57


imposible participar de las procesiones y tampoco es eficaz en el trabajo {Cuentos
166). La incuestionable postura del eclesiastico se prolonga con la del nuevo cura
que llega al pueblo para reemplazar al difunto Pai Eduardo. Debido a que
Severina no renuncia a la idea de convertirse en hija de Maria, el joven Pai
Ranulfo le advierte que tenga cuidado con el pecado de orgullo (167).
A pesar de las advertencias de los curas, la persistencia de Severina y su
falta de resignacion la colocan dentro del grupo de personajes femeninos
significativos. Esta mujer desafia el destino que le ha sido impuesto por los
curas debido a sus circunstancias fisicas y decide emprender un viaje rumbo a un
mundo totalmente desconocido para ella. En Asuncion espera encontrar la piema
que le falta para realizar su sueno. La joven paga violentamente su pecado de
orgullo: vuelve de la capital violada y con el alma mutilada. A pesar de que
renuncia a convertirse en hija de Maria y se resigna a hacer solo una ofrenda a la
Virgen, Severina no se deja abatir. Dentro de las limitaciones que le impone su
medio circundante, trabaja afanosamente en una mantel de Nanduti para el altar
mayor el cual obsequia a Nuestra Senora (Cuentos 173).
Segun Javier Bello, el cuento La corona de la Virgen de 1968 es una
joya verbal del espanol de la conciencia marginal y desquiciada de un asesino,
sintacticamente alterada, cuya experimentacion con el lenguaje desarrolla
imagenes y construcciones vanguardistas (338). En el cuento, la voz narrativa
pertenece a uno de los protagonistas del cuento: un hombre que ha robado la
corona de la Virgen y que ha matado de un palazo tanto al sacristan que lo
descubre como al linico testigo del crimen. Debido a que Crisanto y la corona
58


desaparecen despues del asesinato de Tiburcio, el comisario del pueblo sospecha
que el desaparecido es el ladron. Con el pretexto de interrogar a Manuela, la
hermana de quince anos de Crisanto, le jugaron tres dias seguidos en la comisaria
... tres dias dando vuelta con ella como en calesita (Cuentos 141). El verdadero
asesino recoge a Manuela y piadosamente la lleva a vivir con el. Tras anos de
golpes y de abusos, Manuela envenena lentamente a su violento concubino con
los yuyos que machaca para el terere. Despues de que el perro que vive con ellos
desentierra la corona y el cadaver de Crisanto cerca de la casa, Manuela huye del
rancho dejando al asesino de su hermano a la merced de los militares.
El personaje femenino de este cuento lleva una vida tortuosa de constantes
abusos y violencia. Tras ser violada en la comisaria a los quince anos, ella misma
asegura que Yo no sirvo mas para nadie (Cuentos 142). Acepta irse a vivir con
un hombre al que llama bestia mientras llora despues de que recibir su primera
paliza. A pesar de asumir una actitud resignada ante los abusos y la violencia,
Manuela se defiende de su companero envenenandolo lentamente con hierbas
cuyo lento efecto produce mareos y palpitaciones. Manuela termina por tomar las
riendas de su vida cuando abandona la casa y alerta a las autoridades para que
apresen al asesino de su hermano uniendose asi al grupo de mujeres que se
rebelan en contra de las estructuras opresivas que buscan someterlas.
La mayoria de las protagonistas femeninas de los cuentos de Josefina Pla
son mujeres humildes que se mueven dentro de un ambiente de gran pobreza y
cuyas vidas giran en tomo a una figura masculina, ya sea como marido, como
concubino, como hijo, o como cura. En todos los casos, los personajes femeninos
59


se encuentran en multiples posiciones de desventaja debido a que las estructuras
opresivas que las afectan emergen de diversos sectores. Desde el punto de vista
social las aventureras se encuentran en desventaja ante las recatadas, las pobres
ante las ricas. las solteras ante las casadas, las mujeres sin honibre ante las
mujeres con hombre, las mujeres sin hijos ante las madres. Desde el punto de vista
cultural se observa una dicotomia entre las dominadas y el dominador, las
indigenas y el espanol o el mestizo, las barbaras y los civilizados, etc.
Politica- y economicamente se contraponen pobres y ricos, desprotegidos y
poderosos.
En su gran mayoria, los personajes femeninos de los cuentos estudiados en
este trabajo pueden clasificarse como mujeres conformadas y significativas. El
estado intermedio entre estas actitudes se observa con menor frecuencia. Las
conformadas se adaptan a sus circunstancias sin tratar de cambiarlas. Los
personajes femeninos conscientes de que estan siendo oprimidas demuestran su
inconformidad con reclamos para luego volver a asumir su papel de conformismo.
Los personajes femeninos significativos, sin embargo, se rebelan a ser
sometidas a estructuras opresivas alejandose de situaciones de sometimiento y de
abuso a fin de evitar las consecuencias que puede acarrearles su actitud: la
violencia, la denigracion, el desprecio, el abuso, la discriminacion y, en algunos
casos, la muerte.
60


CAPITULO 4
OBJETOS SIGNIFICATIVOS EN LOS CUENTOS DE PLA
En sus cuentos, y desde el punto de vista narrativo, Josefina Pla muestra
un interes especial en los personajes, en el ambiente en el que estos se
desenvuelven. Debido a que la concentracion de su narrativa esta en la trama y en
el ambiente en el que esta se desarrolla, los pocos objetos que forman parte de la
obra llaman la atencion del lector atento. A causa de su aislamiento y de su
insercion en la narracion, ciertos objetos tanto animados como inanimados, dejan
de percibirse como una simple imagen habitual. Desde la narrativa adquieren un
significado que va mas alia de su existencia como cosa.
La idea del objeto cuyo significado trasciende [el comunmente] percibido
se asocia con la teoria de la desautomatizacion introducida por Viktor
Shklovsky en su ensayo Art as Technique de 1917. Segun Shklovsky,
Habitualization devours works, clothes, furniture, ones wife, and the fear of war
... art removes objects from the automatism of perception (4). Siguiendo esta
linea de pensamiento que considera el arte como un medio que transforma el
significado habitual de los objetos, encontramos la concepcion de la obra de arte
como instrumento de critica social a la vez que autoexpresion y objeto estetico
(98), segun palabras de Lorraine Roses. En el articulo La expresion dramatica de
la inconformidad social en cuatro dramaturgas hispanoamericanas de 1981,
61


Roses incluye a Josefina Pla entre las dramaturgas que estudia. Roses identifica
una insistencia tematica en la posicion que ocupa la mujer en el esquema de la
sociedad y una expresion de la inconformidad con [el] marginamiento en las
cuatro obras que estudia. Basandose en las teorias de Robert Sanford Brustein
sobre la clasificacion de los generos de teatro, tomada de su libro The Theatre of
Revolt de 1964, Roses afirma que las obras dramaticas de las autoras que estudia,
incluida Pla, son un instrumento de critica sin llegar a ser teatro de protesta
debido a que carecen de rebeldia y de ataques a hechos concretos (100). Estas
obras estudiadas por Roses estan moralmente cargadas y, segun ella, estan
escritas con la intencion de exponer la decadencia del sistema moral que afecta la
vida de los personajes (99). No cabe duda de que las caracteristicas identificadas
por esta autora en la obra dramatica de Pla son directamente aplicables a la
narrativa de esta misma autora. Puede notarse una disidencia social implicita y
una conciencia agudizada de la condicion de la mujer tanto en la caracterizacion
de los personajes femeninos que aparecen en los cuentos de Pla, como en la
descripcion del ambiente marginado en el que ellos se desenvuelven. Segun
Roses, esta inconformidad se manifiesta en la obra dramatica de Pla al nivel de la
caracterizacion de personajes, al nivel semantico y al nivel material (utileria,
escenografia) (100).
Una latita de cafe, un poncho de sesenta listas, un ladrillo, un canasto, una
estatuilla dorada, un perro y una piema dejan de ser una forma conocida y pasan a
representar una idea especifica inseparable del significado que Pla les atribuye en
sus cuentos. Estos objetos animados e inanimados se transforman en un recuerdo
62


puntual que permanece indeleble en la memoria del lector, debido a que llevan
consigo una gran carga significativa: llevan condensados en su esencia una crltica,
una denuncia y un grito ahogado de dolor, disfrazados de cosa.
El estudio de los objetos
Muchos de los cuentos estudiados en los capltulos anteriores presentan
objetos animados e inanimados que forman parte de la narracion. Algunos de ellos
se identifican exclusivamente con un aspecto de la cultura paraguaya, mientras
que otros, aunque se encuentren insertos en un medio ambiente muy particular, se
perciben dentro de un marco mas general. El ladrillo, la imagen dorada de un
nino, la latita de cafe y el perro sacan a la luz cuestiones eticas que pueden
proyectarse hacia diversos temas y que, por lo tanto, tienen un caracter mas
general. En el caso de la piema de Severina y del canasto de Serapio los objetos
apuntan a una imagen especifica, identificada con personajes ficticios definidos.
En el caso del poncho de sesenta listas, este no puede deslindarse de la cultura y
de la historia paraguayas.
Objetos de caracter general
Un ladrillo es un elemento basico de la construccion. En el caso del cuento
titulado El ladrillo, el conjunto de paralelepipedos donados por individuos bien
intencionados es el aporte inicial para la construccion de un edificio ... que cubre
63


y devora el espacio ... inexorable[mente] (Cuentos 301). En su avance, el muro
ciego produce un efecto de asfixia y de ahogo en la gente: nos sentimos
angustiosamente desheredados de algo que nunca habiamos disfrutado ni
reclamado, porque lo creimos inamoviblemente nuestro (300). Josefina Pla
identifica el ladrillo con el aporte personal y paradojico que cada individuo hace a
la construccion y a la destruccion de su propia civilizacion. Como menciona la
misma autora, todos, aun inconscientes, ayudaron a la monstruosa construccion
que lleva a la sacudida brutal de la Guerra Mundial II, coronada por el estruendo
apocaliptico de Hiroshima (Cuentos 285). Basandose tanto en el contenido del
cuento como en sus fechas de creacion, entre 1946 y 1968, Javier Bello anota que
este cuento encierra un indudable caracter de advertencia ideologica ... ante el
avance de sociedades totalitarias (A proposito 339). Esta interpretacion esta
apoyada por la propia Pla, quien afirma que el hombre constniye lo que ha de
destruirlo ladrillo por ladrillo (Cuentos 285).
La estatuilla dorada del Nino Jesus aparece en dos de los cuentos de
Josefina Pla: en Sise de 1953 y en Jesus Menihno de 1965. En el primer
cuento el dorado Nino Jesus yace inmovil en el pesebre navideno de una estancia
luciendo grandes galas, bordadas y doradas. A1 mismo tiempo, otro nino yace
inmovil en el maizal entre las piemas de su madre, quien desnuda vela por el,
muerta y con la boca hacia abajo. El varoncito de tez mas clara que la de Sise
esta envuelto en un vestido con manchas oscuras en un hoyo cubierto de hojas de
maiz. Mientras suena la campana de la capilla lejana anunciando la venida del
64


Nino Dios, una fila de peones se aleja, abandonando los cadaveres de la madre y
del nino (Cuentos 202).
En el segundo cuento, la estatuilla dorada es una entre sendos ninos
dorados [que] se enfrentaban, sentados ... a derecha e izquierda ... ante los
espejos de ancho marco dorado en una hermosa casa en Asuncion (Cuentos 350).
Un soldado brasileno recoge una de las estatuillas entre los escombros de la casa
que habia saqueado horas antes y la lleva envuelta en un sucio trapo (351). Para
agregarle valor al botin, decide llamarlo Jesus Menihno. Debido a que no tiene
dinero para pagar los servicios de la prostituta que acaba de contratar, le ofrece a
ella el dorado objeto como pago. El Nino termina en los brazos matemales de la
prostituta entemecida, quien lo envuelve en su manto y sube rapida, la cuesta
apretandolo contra su pecho (353).
En ambos casos, la estatuilla dorada, que representa la imagen de Jesus
nino, es objeto de veneracion. A pesar de que este objeto sea honrado con
atuendos lujosos en Navi dad y de que sea protegido con trapos y con mantas, no
deja de estar inserto en un ambiente de gran pobreza, de gran miseria y de grandes
contradicciones. Ademas de esta oposicion diametral entre una figura idealizada y
la tragica realidad, este objeto dorado apunta hacia dos extremos sociales
radicalmente opuestos: el pueblo sumido en la pobreza, por un lado, y las elites
privilegiadas sumidas en la abundancia, por otro lado.
Otra paradoja a la que alude este objeto dorado es el comportamiento
irreligioso de algunos personajes que dicen ser catolicos: los patrones de la
estancia y los hijos de estos. Despues de matar a la madre de Sise de un
65


escopetazo en el maizal, el hijo de la patrona de la estancia le presenta a su madre
el botln de su caceria: una lerda aranita torpe de apenas un ano de edad
(Cuentos 195). La misma patrona, que iba siempre a misa, ve como una perdida
de tiempo el alimentar a la pequena Sise. La nina crece como un animalito,
alimentada por la cocinera con la misma mamadera del chanchito, lavandola
primero, claro (196). La patrona manda a bautizar a la nina, porque no quiere
herejes en su casa, y cuando queda postrada de un ataque, deja de pegarle a
Sise: Le pegaban otros por orden suya [de la patrona] (199). La imagen dorada
representa una idealizacion a modo de antitesis moral con el mundo donde el
objeto esta inserto: un mundo en decadencia, plagado de injusticia social, de
miseria y de abandono.
En el mismo cuento tambien aparece un objeto que no puede dejar de
asociarse con la tragica vida de la protagonista: Sise. El unico objeto que posee la
joven y que condensaria un sentimiento de temura y de bondad hacia la nina es
una latita de cafe en la que suavemente suenan unos porotos. La cocinera de la
estancia que cria a Sise con la mamadera del chanchito, le pone el improvisado
sonajero entre las manecitas oscuras. La pequena, sentada en el suelo de la
cocina, chupaba un hueso que la cocinera le pasaba de su plato, y de cuando en
cuando se llevaba la lata al oido (Cuentos 196). Este acto generoso hacia la
pequena Sise es la ultima muestra de afecto que la nina recibe hasta bien entrada
su adolescencia. La latita de cafe permanece en la posesion de la nina mientras
esta sobrevive a palizas, a gritos, a abusos y a violaciones perpetradas por el
patron de la estancia, por los hijos de este y por los peones. Este objeto reaparece
66


cuando conoce a Rucho, el nieto de diez anos del patron. Ambos jovenes
intercambian sonrisas inocentes y comparten sus posesiones mas preciadas:
Rucho le muestra una coleccion de tapas de cajas de cerillas, con caras de
actrices; ella le muestra su cajita de cafe cuyos porotos hizo sonar. En un acto
de amistad y de generosidad, Rucho sustituyo los porotos por unas municiones,
con lo cual la lata sono mucho, si, mucho mejor (201).
Se suceden meses de arduo trabajo para Sise, quien se encuentra con una
molesta hinchazon incomprensible delante de si (201). Tras ser violada por dos
peones de la estancia el dia antes de la vispera de la Navidad, la joven desaparece.
La perrada la encuentra en el maizal de espaldas, inmovil y desnuda ... entre sus
piemas ... el bultito ... tan frio como la madre (202). Los peones retoman el
bulto al regazo de la muerta despues de examinarlo mientras uno de ellos se
inclino a su vez para recoger algo casi oculto bajo el cuello de Sise. Era una latita
de cafe herrumbrada que al removerla dejo tintinear dentro algo metalico. La hizo
sonar un poco: luego la tiro por encima del hombro, entre los maices (202). Este
objeto, convertido en sonajero, que acompana a Sise en su crecimiento, aparece en
la narracion en dos momentos de la vida de la joven. En esos dos unicos
momentos la interaccion de Sise con sus semejantes es positiva: en su infancia y
en su adolescencia.
Josefma Pla incluye perros en varios de sus cuentos. Estos animales
forman parte del ambiente y en muchos casos son los pocos seres solidarios que
acompanan a los personajes en su agonia. Con frecuencia los perros reaccionan
con mayor sensibilidad y compasion ante la desgracia humana que muchos de los
67


personajes humanos de los cuentos. Los perros son los que lloran las desgracias,
los que gimen y los que acompanan en su sufrimiento a los personajes desvalidos,
abandonados y abusados. El desplazamiento de estos sentimientos humanos hacia
los perros denunciaria narrativamente la insensibilidad de los hombres y el
menosprecio creciente no solo de la vida humana, sino mas todavia del esplritu
(iCuentos 285).
En el cuento Sise, un perro en es el unico ser solidario que acompana
con aullidos los alaridos de la nina abandonada en la cocina y es el unico que
comparte con ella los cintarazos ordenados por el patron molesto por el alboroto
0Cuentos 198). Son los perros quienes gimen con angustia casi lastimera ante el
cadaver de la joven y de su hijo, llorando por la perdida de dos seres inocentes
que yacen en el maizal, mientras los peones se miran indiferentes. Son los perros
los que lloran las desgracias de la protagonista y son los perros los que la
acompanan en su soledad y en su sufrimiento. No hay rastro alguno de ninguna
persona que muestre mas compasion humana que estos animales.
En La piema de Severina de 1954, un perro ladra detras de los cristales
de la contrapuerta cerrada que separa el vestibulo del zaguan de una casa
capitalina (Cuentos 172). A1 pie de la puerta yace el cuerpo de Severina, quien
tras ser violada en la galena de la Iglesia de San Roque consigue arrastrar su
cuerpo maltrecho a lo largo de la calle hasta encontrar aquel portal abierto a
desusadas horas (172). Los duenos de casa la llevan adentro medio a rastras
mientras que el perrito lanza un gemido opaco al seguir el rastro humedo que
deja en el piso la ropa ensangrentada de Severina. Ademas de las personas que
68


recogen y curan a la maltrecha mujer, no hay otro personaje, mas que el perro, que
demuestre compasion por la desgraciada Severina.
En el cuento El rostro y el perro publicado en 1960, la narradora
manifiesta estar cansada de su rostro arbitrariamente unido a mi ser y a mi
nombre como la una a la came. La mujer ya no se reconoce en el rostro triste y
antiguo que le causa miedo ... inquietud ... y un poco de vergiienza (Cuentos
441). Cansada de caminar en la tenebrosa soledad noctuma, observa que esta
soledad es interrumpida por una serie de perros oscuros, mansos, identicos, de
colgantes orejas que siguen a su amo mientras pegan lamentablemente el hocico
al suelo, gimen y se desvanecen tras las esquinas (442). La mujer consigue
cambiar su rostro por otro, que permanece impasible a pesar de que ella,
horrorizada, se deshaga en llanto (444). Los unicos que permanecen iguales son
sus ojos que parecen dos inquilinos solitarios, extraviados, que se despiertan a
medianoche y se asoman a las ventanas de un edificio nuevo infamiliar (443). Un
perro oscuro y humilde la sigue y se queda a su lado. Con su compania
disminuye la angustia que siente con su nuevo rostro porque perro es otro
nombre de remordimiento (444). Unida a sus remordimientos a traves de la
compania del perro, vuelve a encontrarse consigo misma, aunque su rostro ya no
sea el mismo. En su articulo La paraguayidad en la cuentistica de Josefina Pla
de 1998, Sonja Steckbauer describe este cuento como fantastico u onirico, debido
a que se conjugan en el una irrupcion de elementos sobrenaturales en un
escenario y en un personaje verosimiles ... y ... no se hallan elementos que
indiquen que se trata de un sueno (164). Un aspecto fundamental en este cuento
69


que se desarrolla en un ambiente irreal, es la idea de los perros como
representantes del remordimiento de sus duenos. Con su presencia, estos animales
se convierten en una denuncia, directa y sin ambigiiedad, del alejamiento entre el
hombre y su conciencia, de sus malas carencias, de la creciente insensibilidad del
caracter humano, de la falta de introspeccion del hombre y de su falta de
autocritica.
En el cuento Jesus Menihno, un perro flaco aulla y huye, sangrante el
anca: un soldado la ha pinchado con su cuchillo (Cuentos 347). El animal es
victima de los ocupantes brasilehos, quienes invaden la capital y se ensanan
cruelmente con el. El perro esta tan flaco y tan demacrado como los moradores de
la ciudad en ruinas, tras la guerra. Con sus lamentos, el perro parece hacerse eco
del funesto ambiente de la ciudad desolada. En ese espacio urbano los
sobrevivientes de la guerra sufren en silencio.
En La corona de la Virgen de 1968, el perro esta echado debajo del
mango. Se acerca a su dueno moviendo la cola, tan contento, como si hizo algo
gracioso (Cuentos 144). El hombre se ensana con el asi como lo habia hecho con
Tibu, quien lo habia descubierto tratando de robar la corona de la Virgen. El perro
habia escarbado el lugar donde estaba enterrado el botin descubriendo asi al
ladron de la corona y al asesino de Crisanto. El infeliz paga su error recibiendo
un palazo fulminante de su dueno, porque [a]si terminan los soplones (144).
Gracias al descubrimiento que hace el perro, Malena, la concubina del asesino, se
da cuenta de que su companero es el asesino de Crisanto, su hermano
desaparecido. La mujer se libera de anos de abuso y de violencia huyendo del
70


rancho y entregando al concubino a las autoridades. Estas son las mismas
autoridades que anos antes la hablan violado en un interrogatorio sobre el
paradero de su hermano. Una vez mas, el personaje que hace un aporte positivo a
la narracion es un perro.
En Tortillas de harina de 1982, Na Diltrudi ama a los perros y estos
parece que lo sabian, porque siempre acudian a ella los que estaban perdidos o
eran maltratados. Su penultimo perro, chiquitito, flaquito se lo habia matado el
yemo pues ladraba mucho de noche (Cuentos 364). La anciana de ochenta anos
ha perdido ya la mayor parte de las razones para vivir y encuentra mas carino y
compania en los perros que recoge, que en los pocos familiares que le quedan
(364). En la soledad de su larga vida, un perro es una compania mas reconfortante
que la de sus parientes: Los perros, generosos y agradecidos; los parientes, avaros
y despreciativos.
Objetos de caracter particular
En el cuento titulado El canasto de Serapio, un objeto reune en si
denuncias sociales, denuncias morales y denuncias eticas. El objeto en cuestion es
un canasto. En el cuento, el narrador omnisciente no define claramente el origen
del canasto: la Virgen de Caacupe le puso al paso [a Engracia] aquel enorme
canasto. Habria contenido ropas de gente rica, quiza de la Lynch. Caido de una
carreta, alguien habia recogido el contenido, sea el que fuere; pero habia
abandonado el canasto (Cuentos 382).
71


Entre el sufrido pueblo paraguayo sumido en la miseria y en el abandono y
las elites dirigentes privilegiadas existe un abismo infranqueable. En este cuento,
el punto de encuentro entre ambos extremos es un canasto en el que se
materializan la critica y la denuncia al abandono, a la miseria, a la pobreza y al
exterminio del pueblo en una guerra condenada a la derrota del Paraguay desde su
declaracion: la Guerra de la Triple Alianza (1865-1870). La miseria del pueblo
casi extinto despues de la guerra es tal, que un soldado que la sobrevive cabe en
un canasto que la clase pudiente usa para guardar su ropa. La Santa Patrona del
Paraguay, la Virgen de Caacupe, le concede un canasto a la mujer, a la madre
paraguaya para facilitarle el arduo trabajo de reconstruccion del pais. Engracia
lleva el enorme canasto sobre la cabeza y dentro de el yace el hijo sordomudo y
mutilado que pesaba poquisimo, reducido a huesos en su restante humanidad
(Cuentos 379, 382).
Engracia llega a su pueblo de San Onofre aplastada por el peso del
canasto (379). Junto con las demas mujeres que llegan de la guerra, cae de
rodillas. En un rezo que es casi un alarido agradece a Dios por tu misericordia
y a San Onofre por permitir que estemos otra vez aqui (379). El canasto de
Serapio tambien lleva la carga de una denuncia en contra del Mariscal Francisco
Solano Lopez. Aunque el narrador del cuento no lo mencione directamente, hace
alusion al Mariscal a traves de su amante y la madre de sus hijos, la irlandesa
Maria Elisa Lynch, supuesta duena del canasto abandonado.
Un objeto que forma parte de la tradicional vestimenta paraguaya desde
los tiempos del dictador Francia, es el folklorico poncho de sesenta listas. Segun
72


afirman sendos colaboradores del libro Poncho paraguayo publicado por Reina
Caceres y Marlene Sosa Lugo en 2003, el poncho forma parte del acervo cultural
paraguayo y pertenece a la tradicion de nuestra cultura (8, 18). En el cuento
Sesenta listas, el poncho es companero mudo y fiel de don Celso. El anciano lo
lleva sobre las rodillas, lo acaricia casi amorosamente y sus listas le recuerdan
sus aventuras de juventud. Recuerda la noche en que estrena el poncho con la nina
de limpios ojos negros y prieto cuerpecito (Cuentos 131). El poncho de sesenta
listas se asoma en todo su lujo nupcial debajo de la joven Clitenestra abrazada a
su amado quien burlonamente se hace llamar Agamenon. De este modo, la
prenda de vestir inicia un largo recorrido en el que acompana a un hombre avido
de vivir ... insaciable de mujer (130, 132).
Don Celso lo ha traido y llevado sin cesar ... Cuantas cosas ha visto y
cubierto este poncho y, a pesar de verse viejo y ajado, el poncho aun abriga al
anciano (130). Despues de morir, una de sus hijas se lo da al joven carbonero
llamado Agamenon, quien cubre con el los hombros de Clitenestra, su anciana
madre convaleciente quien lo espera montada en una carreta para emprender el
camino de vuelta a su pueblo. El sesenta listas cierra un circulo completo:
Empieza como lecho nupcial para la joven Clitenestra y termina cubriendo sus
ancianos hombros cincuenta anos despues. El nombre de los hombres que
despliegan el poncho tambien es el mismo: Agamenon padre, y Agamenon hijo.
En el pasado, el poncho paraguayo caia sobre los hombros de importantes
figuras politicas de la historia: el doctor Francia, Carlos Antonio Lopez y
Sarmiento, entre otros. Confeccionado por un grupo de mujeres dedicadas durante
73


semanas al arduo trabajo manual, el poncho representa la labor femenina dedicada
a confeccionar el slmbolo de la gallardla y de la hombria que luce sobre los
hombros el paraguayo. Con el poncho en la mano, la lealtad y el amor del hijo
reivindican el abandono y la traicion del padre en una ironica jugada del destino.
El poncho regresa a la mujer con la que se estreno cerrando un ciclo de
andanzas por la vida al volver a su punto de partida. Esta dinamica coincide con
dos tesis que Sonja Steckbauer presenta en su articulo La paraguayidad en la
cuentistica de Josefina Pla de 2003. Steckbauer observa que Josefma Pla
mantiene una vision ciclica del mundo y que el poncho sirve ... para cerrar una
narracion ciclica y, a la vez, para abrir un nuevo circulo (241).
El movimiento circular del cuento le da un repaso a la vida del
protagonista y este, en su vejez, se convierte en un observador pasivo de la
renovacion que genera el paso del tiempo. Don Celso es espectador de la vida que
se renueva y de cuya renovacion es, en parte, responsable. Con la muerte del viejo
Agamenon y la supervivencia de su hijo, Peiro Barco afirma que Josefma Pla
reivindica la posibilidad de modificar las historias heredadas de la tradicion
(Literatura 354). Esta percepcion parece confirmarse en el desenlace del cuento,
en razon de que las vueltas de la vida hacen que el tradicional poncho de sesenta
listas termine descansando sobre los hombros de una mujer en la que germina la
simiente de la renovacion. Esta mujer seria capaz de romper la ciclica repeticion
del pasado. Poncho y cuento tienden a repetirse con el pasar del tiempo, pero la
prolongacion de las tradiciones heredadasen este caso, un articulo de vestir
tiene la posibilidad de renovarse con las nuevas generaciones.
74


La piema de Severina es altamente significativa, pero por su ausencia. A
los once anos, la protagonista pierde una de sus extremidades en un accidente de
carreta. Esta deficiencia fisica condiciona su vida a tal punto que se convierte en
una condena inapelable que le impide realizar su sueno de convertirse en hija de
Maria (Cuentos 165). Ademas de la mutilacion fisica de Severina, el cuento
presenta la mutilacion espiritual perpetrada contra ella por los sacerdotes del
pueblo. Estos le hacen creer que, con su falta de resignacion y con su espiritu
luchador, esta cometiendo un pecado de orgullo y esta desafiando a la voluntad
divina (167).
La piema de Severina apunta hacia una carencia fisica que recuerda la
mutilacion del pueblo como resultado de un sinnumero de guerras en las que ese
mismo pueblo se ve obligado a luchar a lo largo de la historia. En este cuento
tambien se percibe una critica a la gran influencia de la Iglesia Catolica sobre la
actitud de sus feligreses: en primer lugar, las instituciones eclesiasticas inducen al
pueblo a resignarse y a aceptar llevar su cruz con humildad estoica. Y,
tachandolas de pecados, en segundo lugar, la Iglesia castiga el espiritu de lucha
del pueblo y aplasta las ansias de el por sobreponerse a sus limitaciones.
Todos los objetos estudiados en este capitulo adquieren un caracter
trascendental dentro de la narrativa. Debido a su insercion en un entomo socio-
cultural particular, cada uno de ellos deja de ser un simple objeto para convertirse
en un instrumento de critica social (Roses 98).
75


CONCLUSION
Los cuentos de Josefina Pla reflejan una profunda y una atenta observacion
de su pueblo de adopcion. Sus investigaciones sobre los origenes historicos y la
cultura del pueblo paraguayo toman forma en su cuentistica presentando
criticamente a Paraguay sin complacencias y sin condescendencias. La autora
misma se refiere a su obra narrativa como rebotes de vivencias locales (Cuentos
163).
En cuanto a la variacion de temas, Pla incluye en sus cuentos los hechos
historicos mas importantes que marcaron el rumbo y el desarrollo de la cultura y
de la nacion paraguaya. En algunos casos, las vidas de los personajes se ven
directamente afectadas por esos hechos, mientras que en otros casos los sucesos
historicos aparecen indirectamente formando parte de la ambientacion en la que se
inserta la ficcion.
Hay cuentos que se desarrollan en la epoca de la conquista presentando
temas como la sangrienta colision entre espanoles y guaranies, que causa la mutua
aculturacion, el nacimiento de una nueva cultura y la distancia insalvable entre el
conquistador y el conquistado. Otros cuentos, que se desarrollan en epocas de
guerra, presentan temas como el sufrimiento, el hambre y la miseria sufridos a
consecuencia de muy variados y recurrentes enfrentamientos belicos.
Es significativo notar que los cuentos cuya diegesis refleja la actualidad
historica vivida por la autora, transmiten el profundo efecto que en ella tienen
sucesos como la Segunda Guerra Mundial y el lanzamiento de la bomba atomica,
76


asi como la Revolucion de 1947 que intenta derrocar la dictadura de Higinio
Morinigo (1940-1948). Debido a que en el Paraguay rige una fuerte censura
impuesta por la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), Pla tiene cuidado de
suprimir criticas sociales y politicas directas. Sus denuncias se leen en
descripciones realistas, en la caracterizacion de los personajes y en los ambientes
que presenta en su narrativa.
En el caso de los cuentos que presentan celebraciones religiosas que se
repiten anualmente, se observan contrastes paradojicos que revelan grandes
contradicciones humanas. Pla denuncia la miseria, la crueldad, la violencia y el
abandono presentando estos temas dentro de un marco de celebracion y de
enaltecimiento de valores espirituales: la Navidad y la peregrinacion a Caacupe.
Como afirma Lorraine Roses, Pla utiliza sus obras no solo como autoexpresion y
objeto estetico, sino tambien como instrumento de critica social (98).
En la cuentistica de Pla, muchos de los personajes son mujeres pobres, y
muy especialmente abusadas, que luchan por sobrevivir en un entomo hostil y
opresivo. Ese entomo las discrimina y, en gran parte, determina sus vidas. A su
vez, temas como la pobreza, la ignorancia, el abandono y la violencia que deben
soportar muchos personajes tambien se repiten con ffecuencia. Con la insistencia
tematica en cuanto al marginamiento de los personajes femeninos dentro de su
sociedad, y con su enfasis en los detalles precisos y muy agudos de las injusticias
cometidas en su contra, Pla demuestra una postura inconforme con la denigrante
condicion de la mujer paraguaya (98). A pesar de que Pla denuncia los valores
del organismo social, y de que ve al vacio moral como causa del desamparo
77


del pueblo humilde y de la mujer, no hace analisis moralistas, no sugiere
soluciones, ni sermonea. Como afirma Roses, Josefma Pla no sugiere solucion
alguna: el espectador la tiene que buscar en su propia conciencia (109).
En referencia a la postura femenina ante situaciones opresivas, tanto en la
sociedad patriarcal paraguaya, como en la dinamica de las relaciones entre
personajes, Pla construye a sus personajes femeninos bajo tres actitudes humanas
distintivas. Por un lado, se encuentran las mujeres conformadas que se adaptan
a su medio y se cinen a los patrones de comportamiento femenino impuestos por
estructuras opresivas. Por otro lado, el lector encuentra mujeres significativas
que se oponen directa y abiertamente a ser sometidas a abusos y a limitaciones.
Una postura intermedia entre ambos extremos es la actitud de la mujer
consciente quien, a pesar de darse cuenta de que se encuentra en una situacion
de opresion, no tiene clara conciencia de su postura sumisa y por ello auto-
suprime sus escasos impulsos de rebeldia.
Las denuncias mas fuertes que Josefma Pla desarrolla en sus cuentos estan
disfrazadas bajo el muy general concepto de cosa. La presencia de unos pocos
objetos animados e inanimados permanecen en el recuerdo del lector. Elios
transportan como cargas simbolicas denuncias y criticas sociales muy concretas.
Este recurso literario de desautomatizar ciertos objetos recuerda la trayectoria
dramatica de la autora. Segun Lorraine Roses, para Pla, el teatro tiene la mision
de lanzar imagenes mudas sobre la pantalla interior del espectador: estas imagenes
han de ser mas poderosas que la retorica usada antes en el teatro de ideas (109).
78


La ausencia de la piema de Severina denuncia la discriminacion perpetrada por
parte del pueblo y por parte de las autoridades eclesiasticas, en contra de un
individuo debido a una limitacion fisica. El canasto de Serapio recuerda a la
desigualdad entre los hombres, una desigualdad creada y alimentada por una
sociedad centrada en la produccion de bienes y el acopio de poder. El canasto
tambien recuerda la mutilacion pobtica, sangrienta y sucesiva del pueblo y su
posterior abandono por parte del gobiemo. La latita de cafe muy seguramente
apunta a la denigracion de la poblacion indigena hacia niveles infrahumanos y los
perros denunciarian la creciente insensibilidad de las personas y su falta de
compasion y de empatia hacia su projimo.
De manera honesta, sencilla y autentica, la obra de Josefma Pla presenta
innumerables y profundas denuncias morales, eticas, sociales y politicas a traves
de sus cuentos. Como asegura Ramon Bordoli Dolci, Pla se arma de valor y
rescata de la podredumbre al desposeido denunciando los constantes atropellos de
que es objeto (Literatura, 48). La pobreza pocas veces tiene voz. Habla con
imagenes, con miradas, con objetos o con la falta de estos. En un grito de
adentro, Pla diluye, o mas bien retrabaja, su propio dolor por medio de su labor
creativa, para hacerlo asi, en cierto modo, soportable (Cuentos 51).
Porque la pobreza no da para mas que lo necesario, los narradores de Pla
configuran una voz para contar historias que retratan la vida del paraguayo
humilde (159). En acto de presencia testimonial y de forma sencilla, humana,
violenta, terrible, los cuentos de Pla plasman las impresiones del entomo que la
rodea (53). Sus voces narrativas denuncian describiendo, crean recreando e
79


inmortalizan conmoviendo. Un particular universo paraguayo queda plasmado en
pinceladas breves y en este dibujo de denuncia esta cultivada la simiente de temas
humanos universales contrastantes: la inocencia, el abuso, la bondad, la maldad, la
sumision, la resistencia y la desigualdad entre los seres humanos, los cuales
desaparecen finalmente ante la muerte, cuando nuestra mano parece querer
prender la tierra resistiendose a dejarla (22).
80


OBRAS CITADAS
Allen, Amy. The Power in Feminist Theory: Domination, Resistance, Solidarity.
Boulder: Westview, 1999. Impreso.
Baruja Romero, Victor E. Larga es la noche. La historia del Paraguay.
Paraguay: el corazon de America del sur. N.p., n.d. Web. 8 Nov. 2010.
Bello, Javier. A proposito de suenos y de cuentos: Josefina Pla. Cyber
Humanitatis 18 (2001): 330-40. Web. 31 Aug. 2010.
Benitez, Justo Pastor. Formacion social del pueblo paraguayo. Asuncion: El
lector, 1996. Impreso.
Bertoni, Moises Santiago. Descripcion fisica, economica y social del Paraguay:
La civilizacion guarani. Puerto Bertoni: Ex Sylvis, 1922. Impreso.
Bordoli Dolci, Ramon. Introduccion. Josefina Pla: Canto y cuento. Por Josefina
Pla. Montevideo: Area, 1993. 5-38. Impreso.
, Literaturaparaguaya 1900-1950. Montevideo: La casa del estudiante, 1988.
Impreso.
Britt, Linda. Josefina Pla (b. 1909) Paraguay. Spanish American Women
Writers: A Bio- Biographical Sourcebook. Hd. Diane E. Marting. New
York: Greenwod, 1990. Impreso.
Brustein, Robert Sanford. The Theatre of Revolt. Boston: Little Brown, 1964.
Impreso.
Caceres, Reina y Marlene Sosa Lugo. Poncho paraguayo: Hilos de tradicion.
Asuncion: Servilibro, 2003. Impreso.
81


Cadogan, Leon. La literatura de los guaranies. Mexico: Joaquin Mortiz, 1965.
Impreso.
Corral Sanchez-Cabezudo, Francisco. Presentacion. A proposito de suenos.
Suenos para contar. Cuentos para sonar: Cuentos de Josefina Plci. Cyber
Humanitatis 18 (2001): n.pag. Web. 2 Set. 2010.
, Inagotable tejedora de suenos. Cyber Humanitatis 18 (2001): n.pag. Web.
21 Oct. 2010.
Diaz Martinez, Manuel. Presentacion. Suenos y cuentos de Josefina Pla. Suenos
para contar. Cuentos para sonar: Cuentos de Josefina Plci. Cyber
Humanitatis 18 (2001): n.pag. Web. 2 Set. 2010.
Fernandez, Miguel Angel, editor. Josefina Pla: Cuentos completos. Asuncion: El
lector, 1996. Impreso.
Ferrer, Renee. La liberacion de la mujer a traves de la escritura. America sin
nombre 4 (2002): 28-34. Impreso.
Foucault, Michel. The History of Sexuality: Volume 1: An Introduction. New
York: Pantheon Books, 1978. Impreso.
Guasch, Antonio y Diego Ortiz. Diccionario castellano-guarani, guarani-
castellano. Asuncion: CEPAG, 1998. Impreso.
Lery, Jean De. Histoire d un voyage faict en la terre du Bresil. Paris: Alphonse
Lemerre, 1880. Impreso.
Lopez Austin, Alfredo. La literatura de los guaranies. Introduccion. Mexico:
Joaquin Mortis, 1965. Impreso.
82


Mateo del Pino, Maria de los Angeles. "En la piel de mujer: un recorrido por la
cuentlstica de Josefma Pla. Philologica Canariensia 4 (1994): 281-99.
Impreso.
, Introduction. Suenos para contar. Cuentos para sonar: Cuentos de Josefina
Pla. Cyber Humanitatis 18 (2001): n.pag. Web. 2 Set. 2010.
, Josefina Pla: La poesia, manifestacion de
un espiritu disconforme. Revista de Filologia de la Universidad de la
Laguna 8.9 (1989): 239-248. Impreso.
, Latidoy tortura. Presentacion. ULPGC, Biblioteca Universitaria, 50-4.
Web. 23 Jun. 2009.
Melia, Bartolomeu. Una nacion dos culturas. Asuncion: CEPAG, 1997. Impreso.
Minardi, Giovanna. Josefina Pla: una voz a recuperar. Letras Femeninas 24.1-
2 (1998): 157-72. Impreso.
Montoya, Antonio Ruiz de. La conquista espiritual del Paraguay hecha por los
religiosos de la Compania de Jesus en las provincias de Paraguay,
Parana, Uruguay y Tape..Asuncion: El lector, 1996. Impreso.
Oliva, Jorge. La mujer y el mito. Bilioteca Virtual Miguel de Cerxantes, 2007.
Web. 22 Nov. 2010.
Peiro Barco, Jose Vicente. El cuento femenino paraguayo despues de Josefina
Pla. El cuento en red: Revista electronica de la teoria de lajiccion breve.
4 (2001): 60-7. Web. 20 Aug. 2010.
, En memoria de Josefina Pla (1909-1999). Exegesis 39.40 (2001): 50-3.
Web. 7 Apr. 2010.
83


, Literatura y sociedad. La narrativa paraguaya actual (1980-1995). Tesis
doctoral. Universidad Nacional de Educacion a Distancia, 2001. Impreso.
Perez Maricevich, Francisco. Prologo. Cronicas del Paraguay. Buenos Aires:
Alvares, 1969. Impreso.
Peron, Eva. La razon de mi vida. Buenos Aires: Peuser, 1951. Web. 2 Dec. 2010.
Pla, Josefina. Algunas mujeres de la conquista. Asuncion: Newprint, 1985.
Impreso.
, Antologia: Voces femeninas en la poesia paraguaya. Asuncion: Alcandara,
1982. Impreso.
, Como me veo. Alba de America 13.24-5 (1995): 39-46. Impreso.
, Cuentos completos. Asuncion, El lector, 2000. Impreso.
, Interpretacion de mi cuentistica. La problematica del tiempo y la soledad
en la obra de Josefina Pla. Tesis doctoral. Ramon A. Bordoli Dolci.
Madrid: Universidad Complutense, 1983. 537-8. Impreso.
, Si puede llamarse prologo. Latido y tortura: Seleccion poetica de Josefina
Pla. Por Angeles Mateo del Pino. Puerto del Rosario: Cabildo Insular de
Fuerteventura, 1995. 25-7. Impreso.
Rigual, Miguel. Lo mejor de la historia paraguaya. Asuncion: El lector, 2002.
Impreso.
Roa Bastos, Augusto. La poesia de Josefina Pla. Revista Hispdnica Moderna
32.1-2 (1966): 56-61. Impreso.
, Paraguay: isla rodeada de tierra. The UNESCO Courier: a window open on
the world. 30.8.9 (1977): 51-3, 68. Impreso.
84


Rodriguez Alcala, Hugo. Josefina Pla, espanola de America, y la poesia.
Cuadernos americanos 159 (1968): 73-101. Impreso.
Literatura paraguaya. Asuncion: Comuneros, 1971. Impreso.
, Poetas y prosistas paraguayos y otros breves ensayos. Asuncion:
Mediterraneo, 1988. Impreso.
Roses, Lorraine. La expresion dramatica de la inconformidad social en cuatro
dramaturgas hispanoamericanas. Plaza 10.5-6 (1981): 97-114. Impreso.
Shklovsky, Viktor. Art as Technique. Russian Formalist Criticism: Four
Essays. Ed. Lee T. Lemon and Marion J. Reiss. Lincoln: U of Nebraska P,
1965. Impreso.
Steckbauer, Sonja. La paraguayidad en la cuentistica de Josefina Pla.
Coloquio internacional. Encuentros con la literatura paraguaya, 2003.
Dos orillas un encuentro: la literatura paraguaya actual. Alicante:
Universidad de Alicante, 2003. 235-47. Impreso.
Vasconsellos, Victor Natalicio. Lecciones de historia paraguaya. Asuncion:
Comuneros, 1974. Impreso.
Warren, Harris Gaylord. Political Aspects of the Paraguayan Revolution, 1936-
1940. The Hispanic American Historical Review 30.1 (1950): 2-25.
Impreso.
Williamson, Edwin. The Penguin History of Latin America. London, Penguin
Group, 1992. Impreso.
Zavala, Silvio. Las indias del Paraguay. Revista de historia de America 84
(1977): 7-27. Impreso.
85


Full Text

PAGE 1

V ARIACIONES DE MOTIVOS EN LOS CUENTOS DE JOSEFINA PLA: PERSONAJES FEMENINOS, OBJETOS DE DENUNCIA E HISTORIA PARAGUAY A by Andrea Weiss B.A., Universidad Nacional de Asuncion, 1995 A thesis submitted to the University of Colorado Denver in partial fulfillment of the requirements for the degree of Master of Arts in Spanish Department of Modem Languages 2011

PAGE 2

20 11 by Andrea Weiss All rights reserved.

PAGE 3

This thesis for the Master of Arts degree by Andrea Weiss has been approved by Andres Lema Hincapie Maria Luisa Fernandez Martinez Michael Abeyta Date

PAGE 4

Weiss, Andrea (M.A. Spanish, Department of Modem Languages) Variaciones d e motivos en l os cuentos de Jo sefi na Pia : personajesfe meninos. obj etos de denuncia e historia paraguaya. Thesis directed by Assistant Professor Andres Lema-Hincapie ABSTRACT This rese arch project studies a selection of Paraguayan short s tories by Josefina Pia (Fuerteventura 1903 -Asuncion 1999). Through the exploration of certain motifs she associated to Paraguayan history; her characterization of female protagonists ; and the insertion of animate and inanimate objects she u ses to ma s k a denunciation of social, cultural, ethical, and gender issues of the Paraguayan microcosm, this thesis seeks to contribute a fresh critical persp ec tive to the limited body of academic literature devoted to her work and to modem Paraguayan literature. This abstract accurately represents the content of the candidate's thesis I recommend its publication Andres Lema-Hincapie

PAGE 5

DEDICACION A Javier, Alexia y Lucas

PAGE 6

RECONOCIMIENTOS Agradezco ami director de tesis, Andres Lema-Hincapie, por su entusiasmo, por su generosidad y por sus sabios aportes a este trabajo de investigaci6n. Muchas gracias a Marisa Fernandez Martinez y a Miguel Abeyta por sus comentarios y por su apoyo.

PAGE 7

INDICE PROLOGO ................................................................................ ix CAPITULO 1. INTRODUCCION ................................................................ 1 Josefina Phi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Pia segun los criticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Marco analitico .. . .. .. .. . .. . .. .. . .. .. .. . . .. . . .. .. .. .. .. . . .. .. 9 2. VARIA CION DE TEMAS EN RELACION CON LA HIS TO RIA ..... 13 Paraguay entre 1 927 y I 985 .......................................... .......... 13 Enfoques de Ia temporalidad historica y ficticia ............................. 15 Estudio de los cuentos ........................................ .. .. ............. 1 7 Los cuentos de temporalidad coincidente ........................... 17 Los cuentos de atemporalidad intermedia ........................... 22 Los cuentos d e temporalidad d e sfasada en cronolo gi a lzistori ca desde laficcion ........................ 25 3. LOS PERSONAJES FEMENINOS .. ........................................ 40 Consideraciones preliminares ................................................... 40 Estructuras opr e sivas profundas ................... .. ......... ........ 40 Posturas ideologicas femeninas ante e l media ambiente cultural y social ......... .. ................. 45 El estudio de los cuentos ............................................... ......... 4 7 Muj ere s conformadas ............................................ ....... 4 7 Muj e res "cons cie ntes" ............................................. .... 53 vii

PAGE 8

Muj e res significativas .......................................... ......... 54 4. OBJETOS SIGNIFICA TIVOS EN LOS CUENTOS DE PLA ........... 61 El estudio de los objetos ......................................................... 63 Obj et as de caracter ge neral ....... . ................................. 63 de caracter particular ........ ............. .................. 71 CONCLUSION .. .............. .......................................................... 76 OBRAS CIT ADAS ............................... .............. . .................. .. ... 81 viii

PAGE 9

PRO LOGO La indiferencia a Ia que se ha visto condenada Ia literatura paraguaya se atribuye a menudo a un pretendido desfasaje de Ia misma en relacion al desarrollo de las letras de vanguardia en el ambito de Ia literatura hispanoamericana. Esta exclusion ha mantenido en estado latente, esperando a ser descubiertas, las obras de varios escritores de renombre local. A pesar de sufrir de un supuesto "raquitismo literario,"1 los escritores paraguayos generan una literatura que emerge de su particular cultura, de su dificil historia y de su situacion personal. Las circunstancias historicas particulares del Paraguay marcan un rumbo y un ritmo distinto al observado en Ia evolucion literaria de otros paises latinoamericanos. Como ya lo dijera Edwin Williamson en su libro de 1992, The Penguin History of Latin America el desarrollo de los paises !atinoamericanos sigue un patron determinado por caracteristicas intemas particulares y su grado de interaccion con Ia economia mundial (315) El bienestar economico, el dinamismo cosmopolita de las grandes ciudades y el contacto con las vanguardias culturales del mundo literario (521) son recursos con los que el Paraguay cuenta en su propio momento y sin ajustarse temporalmente a sus vecinos rioplatenses Si se tienen en cuenta Ia autenticidad creativa y Ia fidelidad de Ia expresion del artista en relacion a si mismo y a su medio, el momento de publicacion y el 1 Expresi6n utilizada por el profesor Marcos A. Morinigo y citada en pag. 9 del pr61ogo de Literatura paraguaya ( 1971) por Hugo Rodrigue z Alcala. ix

PAGE 10

desconocimiento generalizado de su obra se reducen a una simple cuesti6n temporal independiente de la calidad artistica. Las siguientes palabras del escritor paraguayo Augusto Roa Bastos, sirven de inspiraci6n para estas paginas mias que buscan rescatar y profundizar el efecto de Ia voz de Josefina Phi: ... alguna vez ellibro, las sucesivas ediciones de sus Iibras han de movilizar de mano en mano, de alma en alma, en un reencuentro largamente demorado pero nunca tardio y siempre actual con los lectores de todos los tiempos, restituyendo a esa poesia y a esa ingente labor de redescubrimiento de una cultura, su dia y su hora que nuncu fuvieron. (Roa Bastos, "La poesia" 60) X

PAGE 11

CAPITULO 1 INTRODUCCION En Paraguay, "la isla rodeada de tierra,"' yace sumergida, latente yen espera de ser rescatada del "pozo cultural,"2 la obra de quien Hugo Rodriguez Alcala llamara una "espanola de America:" Josefina Pia ("Josefina" 73) En su articulo "La poesia de Josefina Pia," Augusto Roa Bastos sostiene que Esta escritora de primer orden, que pudo destacarse ampliamente entre sus iguales y ser una figura representativa en cualquier patria donde Ia inteligencia y el talento al servicio de una conciencia incorruptible constituyen un honor, prefiri6 quedarse a trabajar en su humilde retiro paraguayo, porque su vocaci6n y su fe, su amor por esta tierra de su destino, son mas fuertes que toda efimera ambici6n. (60) Josefina Pia dedica su obra a Paraguay, su pais de adopci6n. Estudia Ia cultura paraguaya y realiza una prolifica obra artistica, critica y literaria. Sus poesias, obras de teatro y su narrativa revelan un dialogo creativo con su entomo 1 Termino utilizado por Augusto Roa Bastos en referencia al Paraguay en un articulo escrito para c01reo d e Ia UNESCO en 1977 En su tesis doctoral. Lit e ratura y sociedad, Peir6 Barco adjudica Ia expresi6n a Josefina Pia. 'Expresi6n utili za da por ei poeta paraguayo Carlos Villagra Marsal en referencia a Ia cultura paraguaya en ei articulo de Renee Ferrer titulado "La liberaci6n de Ia muJer a traves de Ia eseritura 1

PAGE 12

inmediato : el particular microcosmos paraguayo. El presente trabajo de investigaci6n tiene por objeto estudiar Ia variaci6n de algunos motivos recurrentes asi como el sentido de los personajes femeninos en una selecci6n significativa de sus cuentos. Para ello se consideran influencias hist6ricas locales, y esto en contrapunto condos conceptos presentes importantes para las teorias del feminismo : sumisi6n y resistencia Se observan, ademas, objetos significativos que aparecen en los cuentos y que representan una denuncia tacita con su inserci6n en Ia narrativa de Ia autora Josefina Pla En 1928, Paraguay escucha por primera vez una voz femenina que esta siendo transmitida por la radio. Es la de Josefina Pla, quien vendria a influir permanentemente sobre el rumbo de la literatura de ese pais. Pia nace en Ia Isla de Lobos en Fuerteventura3 en 1903.4 En el articulo "C6mo me veo," publicado en Ia revista literaria Alba de America en 1995, Pia recuerda una infancia feli z junto a cuatro hem1anos. Describe a su padre como "culto [ . ] lector frenetico en Ia disecci6n critica de textos" e inconsciente de haber dado al mundo una nina fuera de lo comun (40). Pia recuerda versus poemas y sus cuentos perseguidos por los "operativos destructores" de su padre, quien preocupado por salvaguardar Ia formaci6n academica de su hija aniquilaba los escritos que a el le parecian 3 Segun Peir6 Barco existe una posibilidad de que ha y a nacido en San Sebastian. El a!'io de nacimiento de Pia es obJelo de diseusi6n debido a que Ia fecha que figura en su curriculum ofieial (9 de noviembre de 1909) es distinta a Ia comunmente manejada como corre cta (1903). 2

PAGE 13

contraproducentes en su aprendizaje de la gramatica ( 41 ). Con el afan de complacer los deseos patemos, Josefina se pliega a! "austero cefio monitor del deber" y se inicia en Ia carrera de Derecho. Debido a un traslado obligatorio de Ia familia, que los !leva a alejarse de Ia capital de Ia provincia, Pia "aplaza" sus estudios universitarios "hasta nuevo aviso de Ia suerte [ ... ] que nunca mas aviso" ( 42). En el a flo 1924 conoce a su futuro esposo, el arti sta paraguayo Andres Campos Cervera, con quien contrae matrimonio en 1926. Pia abandona su madre patria en 1927 y emprende el viaje rumba a su nuevo hagar en Paraguay. En "Si puede llamarse prologo," un comentario escrito por Pia como introduce ion a Ia antologia Latido y tortura: Sel ec ci6n poetica d e Josejina Pla, editado y publicado por Angeles Mateo del Pino en 1995, Ia autora escribe: Y cmce el Oceano, como Colon, con ese suefio a cuestas. Sueno grande como puede serlo una tierra nueva para una mujer; suefio identificado con el de un mundo de amor inagotable Ahara bien, aunque este pais nuevo figurase en los mapas y tuviese nombre e historia para mi era ambito desconocido : existia, pero yo debia descubrirlo. (25) Segun informa Hugo Rodriguez Alcala en su articulo "Josefina Pla, espanola de America, y Ia poesia" publicado en la revista Cuad e rnos Americanos en 1968, la escritora se dedica al periodismo y a colaborar con "su entusiasmo, s u estimulo" a difundir Ia obra de su esposo quien artisticamente se hacia llamar Julian de Ia Herreria (79). El matrimonio viaja a Europa en 1930 expone sus obras en el Ateneo de Madrid en 1931 y regresa a Paraguay en 1932. Pia funda el Teatro Nacional en 1932 junto a Roque Centurion Miranda, reanudando asi "su 3

PAGE 14

actividad literaria suspendida" (79) Tras una intensa labor cultural, Josefina y Julian regresan a Europa, donde el ceramista "continua sus experimentos artisticos" en Valencia. La pareja decide regresar a Paraguay a mediados de 1936 cuando una "huelga generalles impide llegar a tiempo para tomar el barco." Tras una breve enferrnedad, Andres Campos Cervera muere en 1937 (80). Al aiio siguiente, Pia decide volver a Paraguay donde se dedica a una investigaci6n exhaustiva de Ia cultura y de Ia historia paraguayas. Produce, a su vez, una vasta obra literaria que abarca "todos los pecados que un escritor pued[ e] cometer con Ia palabra escrita : periodismo, poesia teatro, ensayo nan ativa'' y dedica su vida "con pasi6n, con fervor" a! Paraguay (Pia, Latido y tortura 51, 54). En cuanto a los poemas escritos por Pia despues de 1937, Linda Britt observa que reflejan el dolor ante Ia muerte de Campos Cervera, asi como su "incapacidad de olvidar a su amado [y su] resistencia a aceptar la finalidad de su ausencia" (mi traducci6n, 456). Esto lo confirrna la misma Josefina al mismo tiempo que revela Ia motivaci6n de su gran obra dedicada a! Paraguay en las siguientes palabras: "Un proverbio antiguo dice que quien ama la flor ama las hojas de alrededor. El hombre que yo amaba era paraguayo, y yo arne el pais cuya identidad parecia trasvasarme a sorbos su voz y su mirada" (Pia, ''Si puede llamarse" 27). Como asegura Francisco Corral Sanchez Cabezudo en su presentaci6n "A prop6sito de sueiios" de una antologia de cuentos de Pia publicada en Cyb e r Humanitatis, Ia autora trabaja incansablemente y en "Ia mayor austeridad imaginable entregada a su labor intelectual en cuerpo y alma Su vasta obra 4

PAGE 15

creativa y de investigacion es un eje de "referencia fundamental" para Ia cultura paraguaya (n. pag.). En su articulo "Inagotable tejedora de suefios," Corral menciona Ia casa numero 1146 de Ia calle Estados Unidos en Ia que, tras un muro que trata de contener "un reducto de selva exuberante [que] emergia . casi en plena centro de la ciudad de Asuncion," muere Josefina el once de enero de 1999 (n. pag .). Su voz se ha silenciado en esta esquina de Ia ciudad y sin embargo perrnanece "audible" en su prolifica obra. Tal como dijera ella misma en "Vision de Ia poesia," un articulo citado por Hugo Rodriguez Alcala en "Josefina Pia, espanola de America, y la poesia," Poesia es huir de si mismo restituyendose al propio tiempo a Ia mas profunda dimension, enajenarse y por ello reintegrarse a plenitud del ser; desangrarse hasta Ia ultima gota para poder resucitar. Quiza sea esta ultima aproximacion la que mas me seduce. Resucitar. Resurreccion lleva consigo una victoria. Y una fuga. Una victoria irreversible para este perenne derrotado. Una evasion para este perenne prisionero que es el hombre (88) Pia segun los criticos Tanto historiadores como criticos, paraguayos y extranjeros, afirrnan que Ia obra de Pia influye fundamentalmente en el resurgimiento y en el desarrollo de las letras paraguayas en las decadas subsecuentes a Ia Guerra del Chaco ( 19321935). Jose Vicente Peiro Barco menciona Ia "practica unanimidad de Ia valoracion positiva de su obra y de su papel impulsor de la cultura" en un articulo 5

PAGE 16

publicado en Ia revista Exegesis en 1999 con motivo de Ia muerte de Ia autora Este critico espaftol afirma que Ia biografia de Ia autora es "un ejemplo y un modelo de trabajo realizado con generosidad." El autor sostiene que Josefina Pia "rompia los esquemas narrativos tradicionales del cuento paraguayo" por medio de nuevas tecnicas narrativas: sus personajes tienen una "interioridad mas profunda" y se expresan con una mayor oralidad ("En memoria" 51). Segun Peiro Barco, Pla tambien reivindica Ia "originalidad del creador" al transgredir reglas ortograficas de puntuacion en sus obras ("El cuento" 60). En cuanto a otros aportes de Josefina Pia a Ia literatura paraguaya, Ia critica italiana Giovanna Minardi toma nota de las palabras del critico y escritor paraguayo Francisco Perez Maricevich en un articulo titulado Josefina Pia: una voz a recuperar" publicado en Letras Femeninas en 1998 Este adjudica Ia introduccion de dos rasgos importantes a la hteratura paraguaya a Josefina Pia: Ia anecdota, en cuanto testimonio de "fases tipologicas [ .. ] de Ia mujer," por una parte, y por otra, Ia union de "lexica y sintaxis" entre espaftol y guarani, creando asi una nueva "lengua narrativa" (Minardi 162). En su tesis doctoral, "Literatura y sociedad: 1a narrativa paraguaya actual (1980-1995), Peiro Barco sostiene que gracias a Ia labor social y a 1a inconformidad existencial de Pia con una sociedad patriarcal Ia autora inicia una "busqueda de nuevas formulas que permitieran a Ia mujer dedicarse a otros menesteres distintos a los habituales." Pia encabeza el a vance de "1a libertad artistica de Ia mujer paraguaya" (323). La escritora paraguaya Renee Ferrer se hace eco de esta afirmacion mencionando que Pia forma parte de un grupo de 6

PAGE 17

escritoras del Paraguay que encamina el quehacer literario femenino hacia "Ia liberaci6n de Ia mujer a traves de Ia escritura" ("La liberaci6n" 28). En "EI cuento femenino paraguayo despues de Josefina Pia." Peir6 Barco asegura que Gracias a Ia obra de Josefina Pia, las escritoras paraguayas descubrieron que podian expresar su pensamiento con sinceridad y libertad, aunque ello les repercutiera en cierto desprecio de algun sector social pacato Una mas profunda reivindicaci6n de los derechos y de Ia libertad de Ia mujer acompafi6 a! auge de Ia narrativa .. ( 61) La critica y docente espanola Maria de los Angeles Mateo del Pino afirma que Pia "desafi6 prejuicios [y] arroj6 Ia carga de Ia tradici6n" ("Manifestaci6n" 247). Mateo del Pino define los cuentos cortos de Pia como obras que revelan Ia "cosmovisi6n y cosmogonia" del pueblo paraguayo debido a sus aspectos realistas. Su cuentistica da vida a un "ente femenino" retratado clara y sencillamente y visto en intima relaci6n con su medio (282) En un articulo publicado en Ia revista Cyb e r Humanitatis. el poeta chilena, Javier Bello, afirma que considera a Pia un "micleo fundamental de pensamiento y creaci6n, y una formadora indeleble de Ia conciencia de naci6n" (331 ) La investigadora estadounidense Linda Britt, publica un apartado dedicado a Josefina Pia como parte del capitulo sobre "Paraguay" en ellibro Spanish Am e rican Women Writers. A Bio-Bibliographical Sourcebook de 1990. Britt apunta hacia Ia importancia de Pia en el ambito cultural paraguayo mencionando que al formar parte de un grupo de escritores llamado Ia Generaci6n del 40, Plci es precursora del resurgimiento de actividades literarias en Paraguay despues de Ia Guerra del 7

PAGE 18

Chaco. En el articulo publicado por Hugo Rodriguez Alcala titulado "Josefina Pia, espanola de America y Ia poesia," el autor afirma que Pia incita a Ia renovaci6n de las expresiones artisticas y al alejamiento de Ia exaltaci6n de valores esteticos caducos Segun Rodriguez Alcala, este llamado a Ia renovaci6n incita un sentimiento de amor propio que no ha de admitir el bochomo de que el pais vaya a Ia zaga de lo que impera en el mundo de Ia cultura." Pia urge a los artistas paraguayos a evitar "un contraproducente antagonismo hacia Ia nueva estetica La escritora relega Ia etapa poetica anterior al pasado y afim1a que en su momenta "satisfizo las demandas de Ia sensibilidad [ entonces] contemporanea" pero que era hora de responder a un tiempo nuevo .. por inexorable ley hist6rica [con] un arte nuevo" (Rodriguez Alcala "Josefina" 84 ) El poeta, periodista y diplomatico cubano, Manuel Diaz Martinez, considera que Ia obra de Pia es un "aporte enriquecedor a Ia tendencia mas critica y realista dentro de Ia gran corriente del criollismo hispanoamericano: Ia narrativa de Ia tierra" ("Suenos y cuentos" n. pag .). El critico y catedratico paraguayo Miguel Angel Fernandez advierte que el "realismo critico" de Pia, mas que tratarse de una manifestaci6n ideo16gica se origina en "Ia distancia que separa a Ia autora del universo s e mantico del entomo" al cual se int e gra y al cual intluye con su fecunda obra ("Introducci6n" 9). Uno de los escritores paraguayos mas conocidos intemacionalmente es Augusto Roa Bastos, quien reconoce Ia intluencia de Pia en su propia obra como lo cita Rodriguez Alcala en "Josefina Pia, espanola de America y Ia poesia" : 8

PAGE 19

Debole a Josefina Pl
PAGE 20

perspectiva intelectual de Ia escritora, en cierto modo externa-por ser extranjera en el Paraguay-y feminista-en el contexto patriarcal de ese pais-, ya que dota a sus observaciones de una distancia reflexiva y de una objetividad critica. Otro aspecto para tener en cuenta es que esa perspectiva intelectual queda en balance con Ia cercania afectiva de Pia, gestada desde su condici6n femenina y desde Ia universalidad de los temas que le son cercanos y que Ia conmueven. Como afinna Pia: "Me identifique por tanto con el deshered a miento y Ia resignacion de Ia mujer paraguaya, con Ia orfandad y desnudez de sus ninas, madres jovenes, florecilla s del camino. Todos los casos de mis cuentos son reale s ... han existido" (Pia Interpre tacion n. pag.) El orden cronol6gico de las colecciones de cuentos cortos publicados en Ia antologia Josefina Plci: Cuentos completos editada por Miguel Angel Femandez y aparecida en 19965 se presta muy bien al enfoque de este trabajo: Ia identificaci6n de variaciones de motivos a lo largo de Ia obra de Ia autora. La primera colecci6n incluida en Ia obra es La mana en Ia tierra de 1963, seguida por El espejo y e l canasto en 1981, La pierna de Severina publicada en 1983 y finalmente en 1989, La mural/a robada. Las variaciones en los personajes femeninos creados por Pia se analizan utili za ndo el marco te6rico desarrollado por Amy Allen en su libro The Power of Feminist Theory: Domination. Resistan ce. Solidarity de 1999. Debido a Ia complejidad de Ia interacci6n entre dominaci6n y resistencia, Allen propone una metodologia que pennite analizar esta estructura de poder teniendo en cuenta Ia 5 Todas las referencias a los cuentos de Pia surgen de esta edici6n 10

PAGE 21

posicion particular del individuo y su relacion con los demas integrant e s del medio ambiente en el que se desenvuelve los usos y costumbres que se manejan y son aceptados porIa sociedad en Ia que vive y el trasfondo cultural que condiciona y define las dinamicas de poder caracteristicas del entomo particular (129 131-33). Ang e les Mateo del Pino describe el ambiente tradicional del Paraguay como "una sociedad caracterizada, esencialmente, por su t e ndencia a! patriarcado y al aislamiento" (282) E n su estudio sobr e Ia narrativa d e Pia titulado En Ia piel de Ia muj er: un recorrido porIa cuentistica de Josefina Pia," publicado en Ia revista de filologia de Ia Universidad de Las Palmas de Gran C anaria, Philologica Canari e nsia, Mateo del Pino afirma que La mujer [paraguaya] forma parte de un sistema social, cultural y econ6mico organizado por el hombre [ ... ] Ia mujer adopta el papel de s umisi6n como el camino meno s dificil para Ia super v iven c ia [ ... ] Si e xpresa una opinion distinta se cieme sobr e e lla el temor al d es amparo social, a Ia censura, y a Ia marginaci6n. (283) En su articulo "A prop6sito de sueiios y de cuentos : Josefina Pia Ja v ier Bello sostiene que "los cuentos de Josefina Pia pueden leerse como una historia negra-y a veces roja-de las humillaciones e injusticias que padecen aquellos que han faltado a reglas e imposiciones sociales implacables" (334). Los sucesos hist6ricos naciona1es afectan e1 entomo inmediato de Josefina Pia quien admite escribir sobre "asuntos tornados todo a lo circundante ( Cuentos 52) Entre estos hecho s hist6ricos cabe mencionar los s ucedidos dur a nte la vida misma de Pia, y comprendidos entre 1927-afio en que llega a Paraguay-y su 11

PAGE 22

muerte, en 1999: La Guerra del Chaco ( 1932-1935) como resultado de conflictos limitrofes entre Paraguay y Bolivia, Ia Guerra Civil Espanola (1936-1939), Ia muerte de Julian de la Herreria (1937)-su esposo-, Ia dictadura de Higinio Morinigo (1940-1948), Ia Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Ia Revolucion del47-tambien Hamada Guerra Civil-, Ia dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) y el proceso de "democratizacion" -en Paraguay-a partir de 1989. Otros sucesos hist6ricos reflejados en Ia obra de Pia y estudiados por ella no pueden dejar de asociarse con Ia particular forrnaci6n del pueblo paraguayo; estos son: los afios de Ia Conquista y Ia Colonizacion espanola (1537-1811), Ia Independencia paraguaya ( 181 1 ), Ia dictadura de Jose Gaspar Rodriguez de Francia ( 1814-1840), La dictadura de Carlos Antonio Lopez ( 1844-1862) y Ia de su hijo, Francisco Solano Lopez (1862-1870), asi como Ia Guerra contra Ia Triple Alianza (1865-1870) en Ia que Paraguay luch6 contra Argentina, Brasil y Uruguay en defensa de su soberania. 12

PAGE 23

CAPITULO 2 V ARIACION DE TEMAS EN RELACION CON LA HISTORIA Paraguay entre 1927 y 1985 Josefina Phi se inserta de Ileno al entomo qu e Ia rodea y escribe sin permitir que "el silencio circundante, Ia imposibilidad de comunicaci6n" aplaquen su anhelo de expresi6n (Cuentos 54). A su Ilegada al pais en 1927 el ambiente se caracteriza por un "malestar politico" debido al descontento generalizado con la debil actuaci6n del gobiemo paraguayo ante los problemas limitrofes con Bolivia (Vasconsellos 211 ). En estos primeros afi.os, Plci se dedica activamente a! periodismo ademas colabora con Ia difusi6n de las obras de arte de Andres Campos Cervera, su esposo, y 11eva una vida artistica fecunda (Rodriguez Alcala, "Josefina" 79). Mientras se agudiza el conflicto limitrofe entre Paraguay y Bolivia, Ia pareja se ausenta del pais de 1930 a 1932 A su vuelta, Ia escritora "reinicia su actividad literaria" yes nombrada Secretaria de Redacci6n en El Liberal-diario y casa editorial fundados en Asuncion en 1905-segun afirma Harrys Gaylord Warren ( 4 ). Esta editorial publica su primer libra de poemas titulado El precio de los s ueFios en 1934, el cual pasa inadvertido debido a que Ia Guerra del Chaco 13

PAGE 24

"absorbe Ia atenci6n del pais" (Rodriguez Alcala, "Josefina" 80) La pareja vuelve a ausentarse del pais durante gran parte de Ia dictadura de Rafael Franco ( l9361937). Pia regresa a! Paraguay en 1938, tras Ia muerte de Campos C ervera en Espana y tras el restablecimiento de un gobiemo liberal bajo Ia presidencia de Felix Paiva (193 7 -1939). Dictaduras militares siguen sucediendose en los afios siguientes: Ia de Higinio Morinigo de 1940 a 1948, y Ia de Alfredo Stroessner de 1954 a 1989. Victor E. Baruja Romero, autor de los capitulos XV al XX de La historia d e l Paraguay de publicaci6n en Internet, describe con gran certeza el ambiente del pais tras el ascenso de los militares en el capitulo titulado "Larga es Ia noche": El coloradismo se transform6 en un insaciable, sanguinaria y despiadado inquisidor; persiguiendo a todos los ciudadanos que nose sometian a las directivas e imposiciones del poder La persecuci6n fue implacable salvaje, brutal. Los puestos de trabajo de las entidades publicas fueron copados, en ellos se introdujeron netamente personal afiliado a este partido. Convirti6 toda ]a administraci6n del pais en un instrumento al servicio del mismo partido, se apoder6 de las finanzas nacionales: que las usufructuaba en un desmedido e incontrolable antojo. Hugo Rodriguez Alcala afirma que, a pesar de encontrarse inmersa en este ambiente Pia empieza una "inmensa obra de renovaci6n literaria y artistica en su patria de adopci6n," en un "apostolado artistico" de vital importancia para las artes del pais ("Josefina" 81 ). En medio del caos y de Ia incertidumbre reinantes, y en medio de Ia constante anarquia en Ia que "el fin o Ia continuidad de los 14

PAGE 25

gobiemos dependia del capricho de los militares," Pia se resiste a caer en el "desden por las cosas del espiritu." Es asi que en estos tiempo s de "odios politicos, de intrigas y traiciones, alz6 Ia voz para hablar de poesia ... y de arte" (83). Uno de los efectos de este ambiente tan poco propicio para el libre albedrio artistico es el "ineditismo", segtin un concepto acufiado por Ramon Bordoli Dolci (6). En su antologia Canto y cu e nto, publicada en 1993, e l autor afirma que Pia carece del "amparo de los organismos que hacen posible el ensamble sincr6nico entre composici6n y publicaci6n" (27) Gabriel Casaccia y Augusto Roa Bastos son dos escritores contemporaneos de Pia cuyas posturas politicas y obras de contenido critico bacia el regimen imperante los llevan a abandonar el pais Ambos tienen un destino muy distinto al de Ia autora: "surgimiento y consagraci6n" (Bordoli Dolci 28). Enfoques de Ia temporalidad hist6rica y ficticia Pia se integra a su medio de una manera muy personal: Ia autora atirma que "Tratar de comprender lo que nos rodea, amandolo: eso es integrarse" (Cuentos 31 ) Tanto esta afirmaci6n como su voluminoso trabajo de investigaci6n sobre Ia historia y la cultura paraguayas, se suman a la influencia que tiene sobre su creaci6n el ambiente que Ia rodea. La profundidad con la que estudia a su pueblo adoptivo se refleja en su obra narrativa en Ia que menciona numerosos 15

PAGE 26

hechos hist6ricos, en particular aquellos que ayudan a explicar Ia particular cultura del pueblo paraguayo. Se presentan aqui dos realidades que determinan Ia manera de analizar su obra en busca de una variaci6n de temas en relaci6n a hechos hist6ricos: por un !ado se encuentran las circunstancias hist6ricas en el momenta de Ia creaci6n y, por otro !ado, los acontecimientos hist6ricos que forman parte de Ia ficci6n. Despues de una lectura inicial de su narrativa, el peso de Ia segunda se define con mayor claridad. Debido a esta percepci6n, el siguiente estudio de su obra en relaci6n a hechos hist6ricos, sera hecha cronol6gicamente desde Ia estmctura ficticia y no desde Ia cronologia de creaci6n Sin embargo ambas realidades no dejaran de considerarse en conjunto, debido a que su analisis paralelo aportara mayor profundidad a! estudio. En los cuentos de Pia se observa una variaci6n en el desfasaje temporal entre el momenta de creaci6n y los acontecimientos hist6ricos mencionados en Ia narraci6n. Este desfasaje presenta grados de variaci6n comprendidos entre los extremos de coincidencia temporal y de divergencia temporal en distintos grados Debido a que e1 enfoque del estudio considerado en este capitulo tiene una variable hist6rica y otra tematica, no se dejan de !ado los temas que se presentan en estmcturas atemporales intermedias, las cuales se refieren a hechos recurrente s anualmente para Ia temporalidad hist6rica de Paraguay sin especificar un tiempo hist6rico especifico. En conclusion, se anali za ran temas en relaci6n a la historia paraguaya desde puntas de vista de coincidencia temporal, de desfasaje temporal 16

PAGE 27

en cronologia hist6rica desde Ia ftcci6n-o diegesis-y desde el punta de vista de Ia atemporalidad intermedia. El estudio de los cuentos Los cuentos de temporalidad coincidente En el caso de un cuento de 1946 "Elladrillo," los acontecimientos hist6ricos del aii.o anterior a su creaci6n, el fin de Ia Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y Ia inminente Guerra Civil del 4 7 que buscaba derrocar Ia dictadura de Morinigo (I 940-1948) en Paraguay, dan Ia impresi6n de coincidir con el contenido de esta obra-atemporal a primera vista. El narrador, empleado de un diario, forma parte de un grupo de hombres al que se aproxima un hombre gris, un jueves en Ia tarde El hombre pide un ladrillo a cada uno y con este pedido inicia una serie de solicitaciones subsecuentes, a las que los hombres asienten prestando su ayuda y preguntandose calladamente sabre el objetivo del proyecto. Tras aii.os de muda colaboraci6n, los hombres reconocen haber contribuido a Ia construcci6n de un muro blanco que con el pasar del tiempo se convierte en un edificio que invade Ia ciudad: "Era como un estrato terriblemente regular de nubes prendid[ o] a tierra[ ... ) a! crecer mas en su base, avanza [ ... )inexorable" (Cuentos 299, 301). El edificio blanco se traga a Ia gente, las casas humildes y se expande hacia Ia ciudad Ilevandose a su paso "Ia ultima esperanza" (304 ). Ademas de esta amenaza blanca, otro mal se avecina: "Han comenzado a desaparecer de sus oficinas, de 17

PAGE 28

sus casas, personas" (304 ). Es una epoca de "tern or irrazonable" en el que "una inmensa, solapada y organica labor de enmascaramiento de todo el sistema de Ia empresa ... se habia ido deslizando como una serpiente, en los entresijos de su estructura" (306). Bibliotecas y archivos quedan vacios y "el aire mefitico del miedo" acalla las denuncias en las bocas de los testigos. Ahora las victimas son llamadas a! edificio y unas pocas se resisten a obedecer (309). El "peso insoportable de los desaparecidos" obliga a los opositores a arrastrarse "como el perseguido por una horda salvaje" a diferencia de los que "marchan verticales de dia ... vaciados por dentro" (308) Aterrorizado yen lucha constante con su entomo, el narrador queda solo, resistiendose con tenacidad a obedecer Ia orden de entrar a! edificio. El narrador es el ultimo sobreviviente que finalmente se da cuenta de que ya no tiene opci6n de resistirse, porque el edificio ha anulado las opciones humanas: "Todo es edificio" (31 0) Los temas que emergen de este cuento giran en tomo a Ia responsabilidad que el hombre tiene, voluntariao involuntariamente, conscienteo inconscientemente, en el rumbo destructivo que toma Ia civilizaci6n. El ladrillo aporte hecho con Ia mejor intenci6n de ayudar desinteresadamente, se convierte en Ia colaboraci6n siniestra a! desarrollo de una estructura destructiva. La similitud que se percibe entre el edificio blanco y Ia nube de hongo producido por Ia bomba at6mica lanzada por los Estados Unidos en 1945, se confirma en las palabras de Ia autora quien admite que "Elladrillo" se inspira en "Ia sacudida brutal de Ia Guerra Mundial II, coronada por el estruendo apocaliptico de 18

PAGE 29

Hiroshima" ( Cuentos 285 ) En su articulo "A propos ito de suefios y de cuentos: Josefina Plci," Javier Bello sostiene que este cuento tiene un caracter de advertencia ideo16gica ... ante el avance de sociedades totalitarias. No por azar el cuento esta fechado entre 1946 y 1968, afios de debate sobre los efectos del fascismo y el estalinismo, y Ia instalaci6n del consumo como pnictica epocal sustitutiva ("A prop6sito" 339) "EI ladrillo" despliega dos dinamicas distintas: una de expansion, otra de atracci6n AI principio los hombres llevan su aporte a! Iugar indicado por lo s hombres grises. El proyecto va creciendo hasta que parece cobrar una vida independiente a todo lo que le es extemo. La mortal onda expansiva y devoradora del "edificio" se mueve hasta quedar aparentemente inm6vil. En este momenta, Ia dinamica cambia y se convierte en un llamado a obediencia. La resistencia tiene consecuencias funestas. Tanto Ia desaparici6n de personas a causa de su desobediencia, como !a alusi6n a los hombres que "marchan verticales" (Cuentos 308), recuerda !a opresi6n asociada con Ia dictadura militar de Morinigo El tenor generalizado ante el peligro de "desaparecer" y Ia expresi6n vacia en los ojos de los que han sido "operados" y despojados de lo que los llenaba originalmente recuerda a las frecuentes victimas de torturas tan usuales en los tiempos de dictaduras militares. Este cambia de dimimica, es decir, desde el miedo a ser alcanzado por el edificio blanco hasta Ia temerosa resistencia a obedecer y acudir al edificio apunta a un cambia de tematica. 19

PAGE 30

Lo que en un principia seiiala el desarrollo de Ia bomba atomica, de su explosion y de su mortal onda expansiva, se convierte en una descripcion del ambiente imperante en la epoca de la dictadura-una epoca exacerbada por Ia inminente Revolucion de 1947 en contra del gobiemo militar del general Morinigo ( 1940-1948) y encabezada por su opositor exiliado en Argentina, el general Rafael Franco. AI referirse a su cuento "EIIadrillo" Ia autora expresa su convencimiento de que "el hombre construye lo que ha de destruirlo" y denuncia con su obra "el menosprecio creciente de Ia vida humana," el menosprecio creciente "del espiritu" y el menosprecio creciente "del derecho del ser humano a consumir libre Ia ultima gota de su vida, su tiempo, su vision de Ia luz, por amarga que cada gota ha de ser o sea" ( Cuentos 285 ). El cuento "Maina" que relata Ia historia de Maristela, escrita por Pia entre 1948 y 1950, tambien puede clasificarse como un cuento de temporalidad coincidente debido a que Ia Revolucion de 1947 es contemponinea a Ia gestaci6n de Ia obra En el seno de una familia "mojigata y muy pagada de su posicion provinciana y amistades," Maristela es una "pesadilla ... un marimacho." Queda embarazada de su primo asunceiio en una siesta veraniega y tras el deshonroso estupro se convierte en objeto de abusos por parte de su familia Tras dar a luz a su hijo "muerto," Ia "madre niiia" busca refugio en Asuncion con Ia tia Severina. Maristela se ve obligada a dejar Ia casa de su tia cuando el tio Antero, "vagamente inquieto," se mete una noche en el cuarto de Ia joven "sin duda por equivocacion" (Cuentos 79). La acogen Ia tia Eulalia y el tio Eleuterio, quienes le sacan "cada vez mas el juga a Ia chica Cansada de abusos y "sobresaturada [de] rebeldia" 20

PAGE 31

deja Ia casa y se relaciona con el comisario de Ia zona, quien Ia protege (80). Cuando esta relaci6n llega a su termino empieza su vida de "recatada" prostituci6n. Uno de sus "maridos" desaparece tras Ia "revuelta de Concepcion" (82). Este episodio de Ia historia nacional paraguaya, se refiere a! Iugar donde se produce Ia primera ofensiva en contra de Ia dictadura de Morinigo y que da comienzo ala Revoluci6n del 47. La protagonista del cuento "Maina" se muda a Ia "casa modesta de otras dos senoritas insomnes" una vez terminada la guerra civil (83). A los veintisiete afios muere dando a luz a un tumor maligno de ovario, que deja encargado al cuidado de su amiga dona Silvina: l a maina. Este cuento presenta Ia historia de Ia protagonista, anidado e n Ia misma el entonces inmencionable" ambiente del pais durante Ia Revoluci6n del 4 7. Des de el punta de vista de la historia de Maristela, se observan temas como el abuso sexual de nifias adolescentes, el rechazo y la discriminaci6n en contra de mujeres que tienen "pasta de ramera," la promiscua y desvergonzada "inquietud" masculina, la falta de educaci6n generalizada, Ia falta de seguridad basica, la repetida violaci6n de los derechos humanos y el desamparo En cuanto a Ia Revoluci6n, el ambiente descrito par Ia voz narrativa de "Maina" transmite el miedo generalizado de Ia epoca, menciona misteriosas desaparicion es abusos de poder, violencia, exilio y Ia volatilidad del ambiente politico en manos d e los militares. 21

PAGE 32

Los cuentos de atemporalidad intermedia En 1928 Phi comienza a escribir "Ciegos a Caacupe." En el cuento, Ia voz narrativa omnisciente abre una breve ventana a Ia vida del personaje principal un joven ciego y mudo de quince afios. La narraci6n se desarrolla en un tiempo cronol6gicamente indefinido que se situa en torno a Ia procesi6n anual a Caacupe, un 8 de diciembre. El ciego-mudo vive bajo el "techo matemo" en un mezquino rancho." Mendigando en Ia calle, mantiene a su madre a sus h e rmanos menores y a! hombre que "consuela Ia dilatada viudez materna" sin dejar de haraganear "asiduamente . en Ia hamaca bajo el mango" (Cuentos 235 -36). Mientras que el dinero que aporta el joven "de menguada alba y esperanza" compre "harina-lease cigarros o cafia-," acallan los "rebencazos ... los berridos pateticos-mas rabia que dolor-del invalido (236) En este ambiente de extrema pobreza, de extrema ignorancia. de extrema promiscuidad, se suceden constantes abusos en contra del desvalido cie go-mudo quien gira sobre sus talones cual "humana peonza cuya angustiosa cuerda esta prendida en el centro doloroso del coraz6n" (235). Existen varios testigos de e sta existencia desgraciada: las vecinas curiosas tras Ia enredadera, el publico que paga para ver el espectaculo de melopea y giro tanto en Ia calle de su pueblo como en Caacupe; Ia meca de los peregrinos que acuden a Ia Virgen de los Milagros para pagar promesas o para pedir favores El titulo del cuento implica Ia peregrinaci6n de mas de un "ciego" a Caacupe. Mientras que para uno de los peregrinantes Ia noche no tiene amanec e r 22

PAGE 33

en los ojos (235), para otros Ia noche es perrnanente en espiritu. El tema principal del cuento es Ia denuncia de Ia ceguera generalizada ante Ia tnigica realidad de tantos seres que luchan por sobrevivir en condiciones de extrema pobreza, de extrema ignorancia y de extrema abuso-y ella a pesar de Ia existencia de estructuras como el gobiemo y Ia iglesia, supuestamente creadas para proteger a sus ciudadanos y a sus feligreses respectivamente Los largos ai'ios de desamparo se convierten en una ceguera obligatoria. AI situar esta obra en un tiempo cercano a las procesiones a Caacupe, un tiempo en el que los feligreses se encuentran sensibilizados espiritualmente, esta denuncia se hace mas fuerte aun. Segtm Sonja Steckbauer, Pia no hace una "critica abierta a Ia religiosidad del pueblo, sino que lo que es objeto de critica es Ia peregrinaci6n al pueblo de Caacupe y Ia importancia ... que le da el pueblo a estar alii en ese dia." Segun Steckbauer, "Ia soledad de los personajes ... es otro eje tematico" (238) Desde Ia ficci6n, se eleva un grito en nombre de quienes no pueden hablar: "un grito ronco, el grito de quien todo tiene que decirlo en ese alarido, porque no tiene palabras" (Pia, Cuentos 236) El cuento escrito en 1953, que narra Ia historia de Sisenanda y lleva por titulo "Sise tambien transcurre cerca de una celebraci6n religiosa anual: Ia Navidad Tras matar a Ia madre de Sise en el maizal con su fusil, el hijo de Ia "patrona" de Ia estancia recoge a Ia recien nacida quien se mueve cual "!erda aranita torpe" envuelta en una "red oscura" (Cuentos 195) Sise crece en Ia cocina de Ia estancia bajo Ia tutela del viejo Luzarte, "peon de blanquecino bigote y modos bondadosos," y de Ia cocinera ( 197). Cuando estos mueren, Ia nina recibe 23

PAGE 34

aun mas reprimendas y palizas de lo acostumbrado Poco despues de que la mujer del estanciero queda relegada a su cama debido a un "ataque," el "patron" inicia una nueva serie de abusos en contra de Ia adolescente ( 199) Las violaciones se vuelven una costumbre de Ia siesta que la joven humilde, temerosa y ansiosa por sobrevivir soporta regulam1ente. AI viejo se le suman "Nando y Toncho," sus hijos menores, y cuando estos se cansan de violar a Ia "india de mierda" Ia dejan a Ia merced de los peones (200). En Ia noche de Navidad, Ia "engrosada" joven huye al maizal donde muere dando a luz a un nino "de tez mucho mas clara" que la suya mientras que en Ia casa grande se prepara el festin navideno. Los patrones se alistan para honrar el nacimiento de "un nino Jesus como nunca se habia visto; con un vestido todo bordado y dorado" (202). Desde el maizal gimen los perros de Ia estancia con "angustia casi Jastimera" ante el frio bultito (202). Los perros se conmueven y Horan ante la desgracia de Ia madre y del niiio y entre tanto los patrones siguen celebrando impunes las fiestas navidenas. En media de Ia abundancia ignoran desinteresados las muertes que ellos mismos ocasionan con violaciones y con indiferencia Entre los temas de abuso sexual de adolescentes, de degradaci6n de Ia poblaci6n indigena a extremos infrahumanos, de abandono, de pobreza, de ignorancia y de la desesperada lucha por sobrevivir, se destaca Ia gran contradicci6n moral en los personajes del cuento que se auto declaran "cristianos." 24

PAGE 35

Los cuentos de t e mporalidad en cronologia hi st6rica desde Ia ficci6n El cuento "La mano en Ia tierra," escrito en 1952 y publicado en 1963, se remonta diegeticamente a los afios de Ia conquista. El narrador omnisciente presenta al personaje principal: un hidalgo que vive en una casa de adobe a! borde del rio, que el mismo ha construido. A los setenta y cinco afios don Bias de Lemos se encuentra en su !echo de muerte. Ha pasado cuarenta afios lejos de su patria de su mujer y de su hijo qui en ha muerto en Ia batalla d e Lepanto ( Cue ntos 18). En todos esos afios nunca consigue decidirs e a despegar los pies de esta tierra roja y calida que enceguece con resplandores y seduce con mansedumbr es" ( 15) Recuerda su juventud con el "arma al brazo" en expediciones de ex ploraci6n y de fundaci6n de ciudades al mando de Domingo Martinez de lrala y Alvar Nunez Cabeza de Vaca. Tampoco olvida el hambre y el espanto de su tiempo en Buenos Aires, antes de Ia despoblacion y del traslado de esta a Ia mas benevola Asuncion, a! borde del rio Paraguay (21 ) A pesar de haber aportado Ia clara simiente "desgastandose y empequefieciendose en !a diaria ofrenda," el viejo hidalgo se siente perdido dos veces en Ia entrafia oscura" de las tierras de Indias ( 17,1 9). No se encuentra solo en su trecho final de vida. Lo atienden Ursula, una de sus mujer es indias y madre de seis hijos varones y tambien lo acompafia C ecilia, hija suya con Maria, otra de sus mujeres indias muerta en el parto. Fray Perez, el portador d e los Santos Oleos, se acerca a su !echo. En su cercania tambien se encuentra el joven mancebo 25

PAGE 36

Velazco, prometido de su hija. Tras bendecir a la pareja y a pesar de Ia grata presencia de su hijo menor, Diego, crecen en el alma de Bias de Lemos Ia soledad, el temor y una incognita: "t,hacia donde va esta descendencia cuya union ha bendecido ... ?" (21 ). Su soledad va aumentando y siente, mas que nunc a, Ia gran distancia que lo separa de quienes lo rodean En Ia sangre de sus hijos "navegaba irremediable, un mundo aparte." Los ojos azules del menor "parecia[n] aclarar un poco el camino entre sus almas" y contrarrestar el "fulgor de conocimiento exclusivo en los ojos oscuros" ( 17). En su hijo ve "Ia sangre sofiadora y loca. La sangre destinada a verterse sin sosiego y sin tregua por los cuatro puntas cardinales" (22). Admite, sin embargo, que ''a quella corriente oscura" que recibe impasible Ia simiente blanca, se aclara apenas, "pero no en Ia mirada" ( 18) El tema central de este cuento es Ia distancia insalvable entre el hidalgo y el pueblo que ha "conquistado." Esta distancia perdura hasta el ultimo aliento de Lemos, quien muere con Ia mano derecha "tendida hacia el suelo, crispada" como queriendo "prender Ia tierra," sin Iograrlo jamas. Un nuevo pueblo, representado porIa union entre Cecilia y el joven Velazco, nace de Ia union entre espafioles y guaranies y apunta a otro tema importante en este cuento: el me s tizaje y su papel en el nacimiento del pueblo y de Ia cultura paraguayas. Javier B e llo nota que "Phi configura magistralmente su perspectiva de nacion ... donde son patentes las estructuras y discriminaciones sociales a partir de Ia etnia-indio, mestizo y blanco" (332). A pesar de que el conquistador atropella el "Nuevo Mundo'' en s u busqueda de poder y riqueza, a pesar de que avasalla a sus habitante s originarios e 26

PAGE 37

intenta "civilizarlos," evangelizarlos y "aclarar" su pie!, el pueblo originario logra cambiar a su conquistador: el pueblo conserva, inconquistable, su propia lengua y una cohesion cultural que se origina en su milenaria identidad. En este sentido, por media de "La mana en Ia tierra," Ia autora plantea una dicotomia entre Ia sumision al conquistador y Ia resistencia a dejarse "conquistar." En el articulo "La 'paraguayidad' en Ia cuentistica de Josefina Phi,'' Sonja Steckbauer nota la "profunda soledad de este hombre [Bias de Lemos], puesto que no puede compartir sus recuerdos y sueiios con nadie" (242) Segun Giovanna Minardi en "Josefina Phi: una voz a recuperar," Don Bias de Lemos "es Ia prolongacion de una tierra de conquistadores y tambien forjador de una nueva raza, con Ia que, sin embargo, no entra por completo en convivencia '' ( 163 ). El conquistado tem1ina siendo el hidalgo, quien pem1anece en Ia tierra que lo acoge en su seno y que a! mismo tiempo lo condena a vivir en soledad. En 1965, en 1969 yen 1974, Pia escribe cuentos en los que Ia Guerra de Ia Triple Alianza protagoniza una presencia constante. En "Jesus Menihno" el narrador omnisciente describe Ia ciudad de Asuncion sumida en una "resignada desolacion," despues de Ia Guerra Grande ( Cuentos 34 7). Las casas que se encuentran "abandonadas por sus moradores en exodo," han sido ultrajadas y "las entraiias vaciadas de su intimidad" se encuentran a cielo abierto. Grupos de soldados brasilenos recorren las calles en busca de otra ventana que romper con un "culatazo brutal" (348). Camino de sus casas decaidas van unos pocos moradores "flacos, casi desnudos . los rostros demacrados surcados a menudo por un llanto silencioso" y con el recuerdo del desastre belico 27

PAGE 38

"cabalgandoles sobre el alma" (348). Un soldado de Bahia, "negro, alto, joven," deambula ebrio por la calle tras gastar su "ultimo reis" comprando alcohol en un boliche. Recuerda el saqueo de la "hermosa casa" y la buena cosecha de Ia primera noche en la ciudad y decide volver a visitarla en busca de algun motin olvidado Encuentra una figura dorada en forma de nifio decorando los cascotes Trata de vender Ia imagen sin exito y con el botin bajo el bra zo, "envuelto en sucio trapo," termina en un prostibulo (351 ) Una de las prostitutas acepta llevar se al brasilefio hacia Ia bahia. Tras enterarse de que el hombre no tiene dinero para pagarle por sus servicios, Ia mujer decide abandonarlo. El brasilefio le ofrece "su" figura del nino dorado y Ia prostituta decide quedarse a finiquitar el negocio Convencida por el soldado de que la imagen es de "Jesus Menihno," lo envuelve entemecida en su manto para protegerlo de presenciar el "canje ." Mientras tanto el hombre sucumbe ante el suefio Ella lo deja dormido y se marcha con e l Nino. Sin duda uno de los aspectos mas chocantes del relato es el ambi e nte desolado de la ciudad devastada por la Guerra de la Triple Alianza en la que Argentina, Brasil y Uruguay firman un tratado secreto en Buenos Aires el 1 ode mayo de 1865 en contra de Paraguay (Rigual 75) Durante seis afios d e enfrentamientos, desde 1864 a 1870, gran parte de Ia poblaci6n paraguaya es aniquilada por los aliados ( 101 ). Otro tema es la ocupaci6n brasilefia d e Asuncion, que se extiende durante seis afios despues del final de Ia guerra. Esta ocupaci6n se convierte en una amenaza foranea constante dentro del propio territorio nacional. El contraste entre Ia imagen de una figura infantil rellena y dorada cobijada por el manto de Ia prostituta a punto de consumar un negocio con el 28

PAGE 39

ocupante brasileno y Ia ciudad devastada no podria ser mas extrema La ruina total del pais, tanto financiera como moral y espiritual, queda exacerbada ante Ia presencia de Ia decorativa imagen del nino dorado que recuerda a\ bienestar y a Ia holgura financiera de las clases altas, moradoras de los hellos caserones asuncenos. Otro contraste se da entre Ia vehemencia y la temura que Ia mujer siente ante Ia imagen del "Nino," y Ia degradacion y el desamparo que Ia rodean. La prostituta abandona a] soldado dormido llevandose Ia imagen dorada en huida maternal. Los efectos de la Guerra de Ia Triple Alianza tambien repercuten en "El canasto de Serapio," escrito por Pia en 1969 De regreso del "largo calvario" de la guerra, seis mujeres siguen al Pai Conche rumba a su pueblo, San Onofre. A unas cuadras mas atras, don Luciano, el usurero, marcha al final de la "rotosa fila india" montado en su mula y seguido a pie por su "criada y mujer" ( Cuentos 3 79). Sobre Ia cabeza de Engracia, Ia tercera mujer en Ia fila, se balancea un gran canasta. El canasta contiene a su hijo, Serapio, un sordomudo y mutilado quien tras ser criado con gran sacrificio por su madre, es "encaminado por las autoridades para instruccion idonea al Campamento Cerro Leon y de alii a! frente" (381 ). Tras cumplir con su deber de soldado, su madre lo rescata del campo de batalla. En un canasta transporta lo que queda de Ia sordomuda existencia de Serapio hasta su pueblo El "misero grupo" reconstruye como puede el pueblo de San Onofre. Despues de que "Ia dolorosamente gustosa y maravillada fiebre del regreso hubo cedido," una nueva inquietud se manifiesta en las mujeres y llena las naches de 29

PAGE 40

"indefinibles pulsaciones de vida" (383 384). Las mujeres de San Onofre privadas de compaiiia masculina, se turnan para "cuidar" a Serapio quien en "di:ifano secreto," ayuda repoblar el pueblo engendrando hijos por doquier (387). Cuando un comerciante brasileiio le construye un carrito para perrnitirle moverse independientemente, Serapio se encarrila en una "desesperada persecucion del tiempo perdido" (388). Acosa a las mujeres del pueblo, quienes lo recha za n cemindole puertas, piernas y ventanas. Mientras persigue a una de elias, cae al rio con su canito donde muere ahogado La imagen que perrnanece constante es Ia de Ia pobre za Ia mi se ria y Ia ruina total del pais despues de Ia Guena de Ia Triple Alianza (1865-1 87 0) Tambien puede verse como tema el papel de Ia religion y de su gran influencia sobre el pueblo. Los sobrevivientes de Ia guerra regresan a su pueblo liderados por "Pai Conche" quien los guia con machete en mano a traves de la patria en ruinas (Cuentos 3 79). Cuando "vieron de nuevo el campanario de su iglesia," los sobrevivientes sintieron en "came y alma" que Ia guena habia terrninado (383). Angeles Mateo del Pino nota la presencia de Ia "figura historica de mujer combativa y trabajadora incansable que el mariscal Lope z anastro descal za en po s de las carretas" ("En Ia piel" 291 ). Otro tema es el acuerdo tacito entre las mujeres del pueblo de "compartir" al sordomudo invalido para repoblar San Onofre cuya poblacion masculina es practicamente inexistente despues de Ia guerra En su articulo "A prop6sito de sueiios y de cuentos: Josefina Phi," Javier Bello llama a Serapio el "elemento repoblador" del pueblo (333) 30

PAGE 41

Serapio queda tan mutilado que cabe en un canasto que antes habia cargado Ia ropa de "Ia Lynch," Ia mujer del Mariscal Francisco Solano Lopez, el "heroe nacional" quien en 1965 declar6 Ia guerra al Brasil y a Ia Argentina en defensa del partido blanco de Uruguay, iniciando asi Ia Guerra contra Ia Triple Alianza y el genocidio de su pueblo. El estado deplorable del pueblo paraguayo parece resumirse en Serapio: sordo, mudo e invalido, condenado vivir en Ia ignorancia, Ia pobreza y Ia ruina. En 1974 Pia escribe "Vaca reta." La voz narrativa describe un pueblo de "viviendas pobres" cuya poblaci6n asciende a diez personas de las cuales Ia mayoria son mujeres. Angeles Mateo del Pino nota que los personajes femeninos de este cuento estan "dedicados a las mas diversas tareas, desde recuperar y hacer habitables de nuevo sus ranchos y productivas sus chacras, a sembrar y carpir, poner en condiciones las viviendas deterioradas" ("En Ia pie)" 289). Serapio, el hijo mutilado de Engracia, "calla mientra s no grita" ( Cu e ntos 369). El padre Co nche, el sacerdote del pu e blo "flaco flaco flaco tendido en e l suelo, parece ya un esqueleto Todos creen escuchar el mugir de unas vacas lo cual se debe segun don Lorenzo, a que "el hambriento ve panes por todas partes" (370). Los pobladores piensan que "mburea Ia vaca" porque tienen esperanzas de que Ia isla en medio del riacho sea el "vaca reta," o pais de las vacas que recuerda a un antiguo cuento tradicional (371 ). Los personajes de este cuento los mismo s del cuento de 1969 "El canasto de Serapio," debaten Ia idea de cruzar un traicionero estero rumba a Ia pequeiia isla en e l rio para buscar las vacas que imaginan escuchar. Pai Conche se les adelanta, cruza el estero y queda atrapado 31

PAGE 42

durante dos dias entre camalotes a !a merced de las sanguijuelas. Las mujeres Io rescatan con gran esfuerzo y el cura desquiciado por el hambre muere poco despues. Despues de que "el horror de Ia muerte ... velando cualquier retazo de sueiio o descanso, habia terrninado ... el hambre seguia royendo con sus invisibles uiias las visceras" ( Cuentos 3 72). Los tern as centrales de este cuento denuncian el estado deplorable del pueblo despues de Ia guerra : Ia ruina moral, Ia ruina economica y el hambre que sufre Ia poblacion mutilada. En "Mani tostado," escrito en 1945, Mercedes Frutos y su familia seven atacados por una pandilla de hombres que se jactan de hacer revo!ucion como Dios manda" ( Cu e ntos 69) En una epoca de alzamientos constantes en los que todas las viejas del pueblo podian "seiialar una revolucion como fecha amarga en su humilde vida," muchos aprovechan para "dejar seco ... a algun vecino," arreglar "viejos feudos, resentimientos bien guardados, calladas pero torturantes codicias, alebradas lujurias" (70) Tras ser atacados desde todos los flancos en su rancho, los Frutos logran escapar con heridas !eves de bala y dejan muertos a sus atacantes Entre los cuerpos se encuentra el de Tim6, el pretendiente de Ia hija de Mercedes: Eugenia. En el velorio de este sirven, entre otros platos, el mani tostado que Na Francisca de Frutos ha tardado una semana en preparar y que forma parte del botin en el "desvalije" de su rancho. Este cuento gira en tomo a una epoca de constantes rebeliones en Ia que "los hombres estaban todos ocupados por ahi" aprovechando la confusion y Ia violencia generalizada para sacar provecho personal. Teniendo en cuenta Ia fecha 32

PAGE 43

de creacion de este cuento, Ia mencion de cincuenta hombres armados en Barrero y Ia abundancia de las revoluciones, puede ubicarse cronologicamente alrededor de Ia Revoluci6n de 1922, en Ia que un grupo de oficiales del ejercito se subleva en contra de Eusebio Ayala, el presidente de Ia Republica Este cuento describe una etapa intermedia en Ia historia paraguaya que se caracteriza por Ia inestabilidad politica y Ia instauracion paulatina de dictaduras militares, las que debutan con Ia de Rafael Franco, en 1936. Los temas tratados giran en torno a Ia inseguridad generalizada y en torno a un ambiente de lucha constante e incesante. Miedo, impunidad y violencia son cosa de todos los dias en esta narracion. La injusticia que impera en un estado de anarquia y Ia lucha constante por el poder condenan a los personajes de esta obra a una vida marcada por el caos y Ia incertidumbre. En "Cuidate del agua," Cirilo Martinez vive borracho. El hombre con "cuarenta y tres afios como teniente de reserva" va a la Guerra del Chaco a combatir a las tropas bolivianas que amenazan con apoderarse del territorio paraguayo. Entre rafagas de ametralladora, entre bombas que arrecian y entre proyectiles lanzados por "Ia pesada," los hombres cmzan el campo de batalla refugiandose en los caraguatales ( Cuentos 1 00). En el desertico Chaco "los hombres sedientos tienen gestos desatentados de loco." Tras tratar de aplacar su sed con vaso tras vaso de un "lodoso liquido," Cirilo muere de sed ( 1 02). En este cuento el ambiente belico se presenta como en todos los demas cuentos: Ia guerra es un hecho aceptado por los personajes, sin cuestionamiento alguno. Cirilo pelea en Ia Guerra del Chaco sin aparente convencimiento de Ia justicia ode Ia injusticia 33

PAGE 44

de Ia causa de Ia misma. Sabe que el enemigo es su vecino boliviano, pero no parece saber mas. Su mision chaqueiia consiste en relevar a soldados paraguayos en distintos puestos mientras lucha por sobrevivir para cumphr Ia mision. El tema principal de esta narracion se centra en Ia agresividad del hombre acorralado por circunstancias adversas sobre las que no tiene el menor control. En una situacion de poder sobre un subaltemo en el campo de batalla, "Ia aviesa crueldad reprimida afloro potente" en Cirilo (I 00). Ademas de esta violencia patente, el cuento se refiere a las deplorables condiciones a las que los soldados se vieron forzados a hacer frente en Ia Guerra del Chaco. No solo se enfrentaron a los bolivianos en defensa del territorio, sino que tambien se enfrentaron a Ia lucha por Ia supervivencia en el hostil desierto chaqueiio. Las negociaciones fallidas de Ia diplomacia paraguaya son pagadas, una vez mas, por el pueblo, que despues de 65 aiios de ser masacrado en Ia Guerra de Ia Triple Alianza, vuelve a! frente a luchar porIa patria. En el cuento "La piema de Severina" que data del ai'io 1954, Severina se confiesa los sabados y va a misa los domingos "balanceandose sobre Ia muleta" que le ayuda a sobrellevar Ia ausencia de su piema amputada. Su deseo mas ferviente, de ser "hija de Maria," seve truncado por su "invalidez." Asi se lo habia hecho en tender "el viejo seiior cura" ( Cuentos 165). En una procesion, Severina nota Ia presencia de una joven coja, que cam ina con gran lentitud. La vision de Ia piema artificial de Ia joven engendra una nueva esperanza en Severina, quien decide ira Asuncion para llegar hasta Ia Embajada Argentina. 34

PAGE 45

Segun el cura del pueblo, Ia primera dama argentina, cuyo nombre no menciona, se ocupa "mucho de los pobres y de los desvalidos" (168) Severina sobrevive Ia epoca de Ia "guerrilla" en Ia que se suced e n desapariciones violaciones y asesinatos, y decide retomar su plan de lleg ar hasta Asuncion para visitar Ia Embajada del pais vecino. Rechazada ante Ia puerta de Ia casa del embajador por llegar a deshora Severina encuentra refugio en Ia galeria de Ia Iglesia de San Roque. Tras una llu via torrencial se encuentra a Ia merc e d d e unos hombres que tambien estim buscando resguardo de Ia lluvia en Ia recova de San Roque y Ia descubren durmiendo. La violan brutalmente en su "rebullir espeso de machos hediendo a sudor agrio y mugre antigua" (172). Dos persona s rescatan su cuerpo ensangrentado "tendido sobre el piso lustrado del pequefio porche, retorciendose levemente" (172) Severina vuelve a s u pueblo a Ia semana siguiente resignada a servir a la igl esia sin ser "hija de Maria." En "La piema de Severina" se presenta Ia triste y de sespe rante ignorancia que viene de Ia mano d e una instituci6n ecl es iastica de gran influencia y grande s contradicciones. La gran dependencia espiritual de Severina para con Ia iglesia define por completo Ia vida de esta y es, a su vez, el motivo de su brutal experiencia capitalina. Primero Ia rechaza el cura por un "defecto fisico ," luego es violada ante las puertas cerradas de Ia iglesia, para finalrnente resignarse a pagar su "pee ado de soberbia:" aspirar a ser "hija de Maria Otro tern a es el abismo existente entre el campo y Ia ciudad. La protagonista del cuento se enc uentra en un ambiente completamente foraneo en el que tiene gran dificultad de m a nejars e La mujer se encuentra atrapada en Ia pobre za, en la ignorancia y en Ia d esg racia 35

PAGE 46

sin poder escapar de ellas. No se puede dejar de mencionar Ia gran critica implicita a! gobiemo paraguayo con Ia menci6n de Ia "senora del Presidente" argentino como tinica posibilidad de ayuda (168). Debido a que Ia "guerrilla" a Ia que se refiere Ia voz narrativa del cuento puede identificarse como Ia Revolucion del4 7, esta epoca coincide con los afios de peronismo en Argentina ( 1946-1955). La primera dama de Ia naci6n vecina es Eva Peron, quien promete dedicarse a Ia asistencia social del pueblo argentino. En La ra;:on de mi vida publicado en 1952, proclama su "indignaci6n ante Ia injusticia" y menciona estar orgullosa de su "trabajo de ayuda social" ( 181 ) Muchos sucesos hist6ricos reales tienen fuertes ecos en algunos cuentos de Josefina Pia. En el caso de los cuentos cuya trama coincide con los hechos actuales en el momento de su creaci6n tales como "Elladrillo" y "Maina, los mismos denotan el gran impacto que estos hechos, hoy hist6ricos, tienen tanto en Ia trama como en los temas de los cuentos. La explosion de Ia bomba at6mica a! termino de Ia Segunda Guerra Mundial inspira motivos como el creciente menosprecio de Ia vida humana y Ia conciencia de Ia responsabilidad del hombre en su propia destrucci6n. El temor que produce Ia dictadura de Higinio Morinigo (1940-1948) genera, ademas de los anteriores, temas como el miedo a una muerte violenta, Ia impunidad de los crimenes cometidos por su gobiemo y Ia denuncia del despojo de Ia libertad personal de los individuos opuestos a su dictadura. La Revoluci6n del47 esta presente en el cuento de "Maina" a traves de Ia descripci6n del ambiente de Ia epoca, en el que Ia seguridad y Ia vida no tenian garantias para nadie; menos aun para Ia mujer, quien en circunstancias "normales" se veia 36

PAGE 47

expuesta al abuso, al rechazo, a Ia discriminaci6n y a Ia amenaza constante de ser estuprada por hombres persistentemente "inquieto[ s ]" ( Cuentos 79). Los cuentos de temporalidad intermedia presentan criticamente las contradicciones recurrentes entre los principios inculcados por Ia religion y Ia realidad observable en el medio circundante. En momentos cuando Ia sensibilidad religiosa deberia "enaltecer" el espiritu, los hechos que acontecen en Ia ficci6n contradicen los principios religiosos y crean una distancia in sa lvable entre ambos. El tiempo se suspende en estos cuentos de temporalidad indefinida y repetitiva ; con su estatismo presenta exacerbadas Ia injusticia, Ia violencia y las contradicciones que plagan el mundo en una ciclica repetici6n fatalista En cuanto a los cuentos en cronologia desde Ia ficci6n, se observa una progresi6n en Ia que los temas van variando acorde con los acontecimientos hist6ricos. Aunque los temas se insertan en circunstancias particulares, tienden a convertirse en temas universales hacia el final de Ia narracion. En el cuento sobre la conquista espanola de la region del Rio de Ia Plata se encuentran temas tales como Ia sumision de la mujer guarani, el nacimiento del pueblo paraguayo y Ia gran distancia cultural que persiste entre el espafiol y el pueblo "sometido." Esta distancia entre el conquistador y el conquistado presenta una tension entre el deseo de pertenecer a su entomo, de ser aceptado y de Ia conciencia de Ia soledad final ante Ia muerte. La Guerra de Ia Triple Alianza es otro hecho historico que marca al pueblo paraguayo ; el pais seve derrotado en todo sentido y llega muy cerca de verse extinto La importancia y gravedad de esta guena se transmite no 37

PAGE 48

solo en el ambiente presentado por Pia, sino tambien en Ia repetici6n del tema en sus cuentos Aunque no se mencione directamente en todos los casos Ia Guerra de Ia Triple Alianza vive en Ia memoria de los personajes de sus cuentos, marcando sus vidas tragicamente En tomo a este enfrentamiento belico giran temas como Ia destrucci6n, el hambre, Ia ruina y Ia miseria de Ia postguerra. Tampoco se dejan de lado los contrastes sociales entre el pueblo y las clases privilegiadas ni las contradicciones morales. Los cuentos que tienen como fondo Ia Guerra del Chaco presentan al pueblo paraguayo apenas recuperado de Ia Guerra de Ia Triple Alianza ocurrida 65 anos antes. El hombre que pelea en el Chaco es Juchador, sacrificado y ansia sobrevivir otro sangriento enfrentamiento. Un nuevo tema se suma a los anteriores: Ia agresividad como expresi6n de protesta. Ante las repetitivas luchas encamizadas porIa supervivencia, el hombre paraguayo Iibera violentamente sus resentimientos acumulados y sus frustraciones reprimidas nacidas de una existencia plagada de luchas sin tregua. En Ia Revoluci6n del47, dos fuerzas militares se enfrentan en una lucha encamizada por el poder arrastrando, una vez mas, a Ia poblaci6n civil. Los temas que origina este episodio de Ia historia nacional dentro de Ia ficci6n pueden resumirse en el miedo, Ia inseguridad, Ia impunidad de crimenes y de abusos y Ia volatilidad general del ambiente Pasada Ia Revoluci6n, Pia presenta al pueblo lacerado que sigue tratando de sobreponerse a su circunstancia. En esta epoca se presenta como tema Ia migraci6n del campo a Ia ciudad como ultimo recurso para escapar a Ia miseria y a Ia pobreza reinantes en Ia zona rural. Sin embargo, el tema principal hacia el terrnino de Ia serie de cuentos es Ia critica y Ia denuncia tanto de Ia 38

PAGE 49

inutilidad del gobiemo paraguayo en la defensa de su pueblo como la inoperancia de la Iglesia. La resignaci6n del pueblo paraguayo ante su circunstancia y ante la imposibilidad de cambiarla o mejorarla finaliza este recorrido hist6rico a traves de la ficci6n de Josefina Phi. 39

PAGE 50

CAPITULO 3 LOS PERSONAJES FEMENINOS Consideraciones preliminares Estructuras opresh,as profimdas El presente estudio de las estructuras de poder a las que se ven sometidos los personajes femeninos de Josefina Pia recurre a Ia metodologia desarrollada por Amy Allen en ellibro The Power of Feminist Theory: Domination. Resistance. Solidarity de 1999. Estas estructuras de poder se analizan desde una perspectiva inmediata e individual, o como Ia llama Allen: "foreground perspective" (130), Ia cual puede observarse claramente en cuentos de Pia. Tambien se estudian las estructuras opresivas desde una perspectiva profunda que se refiere a dinamicas de poder arraigadas en la cultura, o "background perspective" (134 ), que son caracteristicas de la cultura del pueblo paraguayo y que tienen su origen en Ia compleja dinamica de la union de dos culturas: Ia guarani y Ia espanola. En cuanto a las dimimicas de poder profundas cabe mencionar Ia postura originaria de los guaranies con respecto a! valor simb6lico de Ia mujer y los cam bios de valoraci6n de Ia mujer que se producen como resultado de Ia conquista espanola. A su vez, este estudio tendra en cuenta el efecto de patrones de comportamiento impuestos 40

PAGE 51

sabre Ia mujer paraguaya por una sociedad patriarcal y por numerosos gobiernos opresivos en Ia historia misma del Paraguay. Como afirma Bartolomeu Melia en Una naci6n dos culturas, a pesar de que entre los guaranies fue costumbre entregar a sus mujeres a los conquistadores para asegurar "el buen relacionamiento social" en pos de "reciprocidad econ6mica y alianza contra enemigos," Ia mujer no es vista como un objeto de intercambio por Ia cultura guarani (80, 81 ). En La conquista espiritual del Paragum. una reedici6n del escrito original de 1639 del padre Antonio Ruiz de Montoya, el autor afirma que Ia mujer guaranies simbolo de honra (61). Segun Moises Bertoni, el matrimonio es considerado por los guaranies como una instituci6n que no impone formalidades ni plazas (Descripci6n 48). Esto apunta a Ia libertad de elecci6n y cambia de parejas tanto para el hombre como para Ia mujer guarani. En ellibro Histoire d 'un voyagefaict en Ia terre du Bresil de 1880, Jean De Lery confirma esta noci6n observando que en Ia poblaci6n tupi-guarani, Ia primera consideraci6n del hombre interesado en unirse a una mujer, es Ia voluntad de esta (85). En su libra Formaci6n social del pueblo paraguam de 1996, Justo Pastor Benitez afirma que "los cobardes, o los que no habian realizado hazanas, dificilmente conseguian esposa" ( 44 ). La honra que representa para el guarani el tener muchas mujeres se basa, no en Ia posesi6n de las mismas como objetos, sino por el contrario, en que ellas poseen Ia libertad de elegir pareja y optan por unirse a hombres de gran valentia y poder. 41

PAGE 52

En Ia introduccion del libro La literatura d e los guaranies, publicada en 1965 Alfredo Lopez Austin se refiere al vital papel femenino en Ia concertacion del matrimonio de los hijos : debido a su mayor interes en el futuro de su hija, Ia madre adopta un papel activo en Ia eleccion del futuro yemo estableciendo "las barreras necesarias" para alejarlo, si lo considera necesario (25) El padre, "con su indifer e ncia, asume el papel de un simple intermediario cuando no de un aliado" (26). Durante Ia conquista, las pnicticas sociales comunes para los guaranies, tales como Ia libertad sexual y Ia poligamia, chocan con practicas europeas morali s tas. Desde Ia perspectiva de estas pnicticas, Ia mujer guarani es vista como carente de "los resortes morales que ha dado el cristianismo a Ia familia" y s u entrega "sin mayor resistencia" se interpreta como inmoral (Benitez 41, 43 ). Como afirma Jorge Oliva en su articulo "La mujer y el mito,'' La concepcion europea de Ia realidad, de Ia cual somos herederos los americanos no aborigenes, es una barrera entre dos culturas tan disimiles como Ia europea y la americana, Ia concepcion dualista europea ... choca con Ia rica concepcion aborigen del mundo, donde las oposi c ion es no son vistas como necesarias y excluyentes lo real no se opone a lo fantastico, Ia mujer no se opone al hombr e y lo bueno y lo malo son conceptos desconocidos en una etapa prehispanica de evolucion cultural. ( 1) Tratada con respeto en su cultura originaria, Ia mujer guarani se conviette en victima de abusos perpetrados por parte de los conquistadores, d a ndose asi comienzo a una serie de constantes exigencias de sumision en I a his toria 42

PAGE 53

paraguaya Como afirma Melia : "El valor simbolico que Ia mujer guarani tenia dentro de un sistema de parentesco bien estructurado, queda destruido cuando esta mujer pasa al sistema economico de venta y de 'pieza' para el trabajo" (85) Dentro del nuevo sistema politico y social de cuiio hispanico, las mujeres guaranies son "prostituidas, fisicamente violentadas" y sometidas a "trabajos for za dos" (82). En el ambito social, las pocas mujeres espaiiolas que Ilegan a! Paraguay tambien imponen nuevas parametros culturales y nuevos modelos de comportamiento. Con Ia llegada de estas mujeres europeas se crea una distancia social entre indias y espafiolas: "Ia mujer espanola compaiiera nata del conquistador" se enfrenta a "Ia mujer indigena ... que le 'sirvio "' (Pia, Algunas 57). De la union entre espafioles y guaranies surge Ia poblacion paraguaya. Esta poblacion hibrida se ve sometida a otras estructuras de poder que ej e rcen un efecto opresivo sabre Ia mujer : Ia sociedad patriarcal paragua ya y Ia Iglesia Catolica. Ambas dictan no solo los panimetros de comportamiento femenino y masculino sino que ademas condenan severamente cualquier d esv io del patr on establecido. El hombre es visto como "jefe del hogar" y se espera que Ia mujer sumisa adopte agradecidamente su papel secundario El matrimonio otorga un estatus superior a Ia mujer, quien tiene opcion de enaltecer su posicion aun mas al asumir sus obligaciones para con los hijos y para con el hombre de manera bondadosa y abnegada 43

PAGE 54

Otras estructuras profundas de poder pueden observarse en el ambito politico, tanto en Ia epoca de Ia conquista como en Ia epoca de Ia colonia. Las dinamicas opresivas generadas desde las estructuras politicas tienen s u origen en las gobemaciones locales yen las encomiendas: desde alii se dictan nuevas parametros de comportamiento y se exige la sumisi6n de los pobladores originarios a Ia autoridad suprema del gobemador espana!, a Ia autoridadjeuda/ de los encomenderos y hasta a Ia autoridad divina con su representaci6n terrena espanola. A partir de Ia independencia del Paraguay ( 1811) se instalan paulatinamente una serie de dictaduras altemadas con luchas constantes por el poder politico, ahara en manos de los mancebos de Ia tierra-hijos de espaii.oles e indias6 El camino de liberaci6n de Ia mujer se ve obstaculizado porIa "opresi6n ... que se practica en el colonialismo" (Melia 87), ya sea el impuesto por conquistadores y evangelizadores espafioles, ya sea por criollos y mancebos nacidos en territorio paraguayo ya sea por dictadores y presidentes o por cualquier estructura que imponga parametros rigidos de comportamiento social, domestico 0 etico. 6 El termino "manccbo" es utrli zado por Francisco Oniz de Vergara en un a car1 a dingida a Juan O va ndo, Presidente del Consejo Real de lndias, e n referencia a hombres mestizos (indigcnasesp a iiolcs) alr ededor de 1566, segun cita de Silvio Zavala en "Las indias del Paraguay" ( 14 ). 44

PAGE 55

Posturas ideol6gicasfemeninas ante el medio ambiente cultural y social En Ia antologia de poesia paraguaya femenina de Josefina Phi publicada en 1982 bajo el titulo de Antologia: Voces Femeninas de Ia poesia paraguaya, ]a autora identifica tres posturas generales adoptadas por poetizas paraguayas ante modelos sociales y culturales preestablecidos por el medio que las circunda. Estas posturas observadas por Pia sonIa sumisi6n, Ia toma de conciencia y Ia rebeli6n, y elias se usan como base para el estudio de los personajes femeninos de sus cuentos (19-22). Pia llama "mujer conforrnada" a Ia que se identifica con patrones de femineidad impuestos sin tener plena conciencia de ello. Esta mujer "deforrnada" acepta "Ia imagen que de ella da el hombre, sin protesta" y no se da cuenta de su falta de libertad. Segun Pia, esta mujer se "inquieta" y se "aterroriza" ante sus propias manifestaciones de disconforrnidad y "sea pre sura a exorcizarla[ s ]" (Antologia 19, 20). La "mujer conforrnada" recuerda el concepto de "se((surveillance" que Sandra Lee Bartky expone en su libro Femininity and Domination: Studie s in the Phenomenology ofOppression publicado en 1990. En el capitulo "Foucault Femininity and the Modernization of Patriarchal Power," Ia autora afim1a que "self-surveillance is a form of obedience to patriarchy. It is also the reflection in woman's consciousness of the fact that she is under surveillance" (80). La estructura opresiva es asimilada de tal manera que el individuo se convierte en "his own jailer" ( 65 ). 45

PAGE 56

que En su articulo "Josefina Plc:i: una voz a recuperar," Giovanna Minardi afirma Josefina esta convencida de que Ia mujer lucha no solo contra las circunstancias extemas condicionadas por el hombre no solo contra Ia circunstancia derivada de su especificidad biologica que limita su pla z o creativo (teoricamente, al menos), sino tam bien .. contra el intimo y propio condicionamiento: Ia rigida autocensura elaborada por una situacion milenaria en Ia cual Ia sumision ha sido el camino menos ditkil para Ia supervivencia. ( 165) La "mujer consciente," nota un "desfasaje" entre el rol femenino impuesto por el medio y "su propia verdad." A pesar de sentirse disconforme, este tipo de mujer es "incapaz de superar temores o prejuicios" y evita, inhibida Ia "singularizacion" (Pia, Antologia 22). La mujer de postura "significativa" entra en antagonismo directo con los esquemas que le son impuestos, tiene conciencia de su falta de libertad y siente Ia necesidad de obtenerla a traves de Ia autenticidad y de Ia fidelidad a su "esquema propio (Antologia 23) Cabe mencionar que Pia adjudica Ia diferencia entre estas tres posturas femeninas no a Ia experiencia en si, sino a "Ia conciencia de lo que esa experiencia significa potencialmente para ella." Es esta conciencia Ia que puede liberarla de situaciones opresivas (Ant o logia 45) Este aspecto de Ia dinamica entre opresion y sumision puede ser visto en lo que Amy Allen llama "Foucault's conceptual insight into the functioning of power" ( 119). Esto supone que para las teorias de Foucault sobre Ia naturaleza del 46

PAGE 57

poder, este no es algo destructivo o aniquilador, sino que mas bien es algo productivo, por lo que "resistance ... can only exist in the strategic field of power relations" (Foucault, The History 96). Su caracter productivo se halla en causar efectos de verdad El efecto de la opresion puede generar una reaccion en el sujeto oprimido, quien al mismo tiempo ejerce su propio poder al resistirse o a aceptar ser sometido La misma Pia se refiere a este aspecto de la dinamica de opresion y de sumision con una expresion que se repite frecuentemente en varios de sus cuentos: "Si una mujer no qui ere ... ( Cuentos 21 ) "Si una no qui e r e, no suceden" ( Cu e ntos 31 ) "se deja llevar" ( Cuentos 32). A continuacion, los personajes femeninos en los cuentos de Josefina Pia se estudian en referencia con sus posturas frente a esquemas opresivos observables en cada situacion particular. Cada situacion esta afectada por estructuras opresivas profundas vigentes en el medio en el que se desenvuelven dichos personajes. Las estructuras opresivas profundas no son observables a primera vista en razon de que estan condicionadas por la particular historia y por el particular desarrollo de la cultura paraguaya El estudio de los cuentos lvfujeres conformadas En 1926, Josefina Pia da vida a una "mezquina" madre en el cuento "Ciegos a Caacupe." La mujer, sin nombre, es duena de un rancho bajo cuyo 47

PAGE 58

techo convive con varios hijos y con el concubino quien le llena promiscuamente el vacio dilatado de su viudez (Cu e ntos 235). Ella envia a sus hijos a mendigar en la calle para solventar los gustos por cigarros y cafia que tiene el hombre (236). Ambos adultos castigan a los nifios cuando escasean las monedas El ambiente en el que se desarrolla este relata es de e xtrema pobreza de extrema crueldad y de extrema abuso de los niiios, especialmente hacia el hijo mayor: un joven ciego que aparentemente sufre de un atraso mental La vida familiar gira en tomo al hombre "escurrido de ancas y de pomulos cuyos gustos se satisfacen a cualquier costo ( Cu e ntos 235). La miseria circundante pem1e a despiadadamente el espiritu de Ia pareja que manifiesta su frustracion y su agresividad desquitandose con el hijo ciego a quien explotan y castigan sin piedad. A p e sar de que Ia mujer se conforma a su misera circunstancia, ella tambien forma parte de Ia fuerza opresi v a que somete a los nifios a un sinnumero de abusos y de violencia Si bien Ia actitud de la mujer podria describirse como inconfonne, debido a que su agresividad puede considerar se una reaccion e n contra de sus circunstancias de vida esta "inconformidad" no parece ser consciente. En "Mani tostado," escrito por Pla en 1945, el eje organizador del hogar es claramente masculino. Na Francisca es la hacendosa mujer de Mercedes Frutos, el jefe de Ia familia. E l mani tostado representa su arduo trabajo : el cuidado del hagar, Ia crianza de los hijos y el apoyo incondicional al m a rido tanto en Ia casa como en las revoluciones. Francisca es digna esposa de Mercedes: "un hombre 48

PAGE 59

que lleva bien puestos los pantalones," es trabajador, valiente e "impasible" ( Cuentos 70 71 ) Debido a la gran capacidad de trabajo d e Ia pareja, el rancho de los Fmtos es el primero en arder en tiempos de rebelion cuando los vecino s aprovechan el caos circundante para saldar cuentas personale s o para saquear las casas de sus vecinos a su gusto y antojo Dona Francisca es un personaje femenino que se identifica con el rol ideal impuesto por una sociedad patriarcal: cumple con su papel de respetable mujer de Mercedes Frutos Francisca es trabajadora buena cristiana madre responsable, previsora luchadora y valiente, tal como se espera de Ia mujer de un hombre tan integro, como lo es Mercedes Frutos. En el cuento "Gustavo" que data de 1945, los personajes femeninos so n un gmpo de mujeres indias que viven en una tolderia en el monte El viejo cacique, quien las protegia de los "quebracheros, hambrientos de mujer ," fue sucedido por Gustavo, un nuevo cacique que las "alquila" a cambio de din ero y de cafia ( Cuentos 226). La llegada del padre Dositeo cambia Ia dinamica del "placentero trueque de pollera por caiia" cuando este las instruye a no pecar porque "el Senor y Ia Virgen t e miran" (227). Los personajes fem e ninos de este cuento se encuentran s ujetos ados dimimicas de poder observables : primero seven sometidas a las reglas impu es tas por el cacique de Ia tribu y luego a un nuevo patron de comportamiento impu esto por el padre Dositeo. En ambos casos su actitud es de sumision a las reglas que rigen su comunidad: aceptan ser "canjeadas" por el cacique y aceptan ser "evangelizadas" por el cura, sin quejas ni cuestionamientos. 49

PAGE 60

En "Plata yvyvy," un cuento escrito por Pia en 1950, don Jenaro Iidia con Ia vida como sino fuera mas que una "cuenta de almacen" (Cuentos 88). En una quinta a veinte kilometros de Ia ciudad, el viejo comerciante se prepara para desembalar y probar el contenido de su "encomienda muy esperada y recien recibida:" Arminda. Lajoven de dieciseis anos yace hecha un ovillo en ellecho matrimonial temerosa a asumir las "obligaciones de una mujer casada" (88). Este personaje femenino-o "encomienda parlante"-se somete voluntariamente a una dinamica opresiva que Ia beneficia tanto social como economicamente: el matrimonio con un viejo rico a quien apenas conoce le asegura un comodo porvenir. Los lineamientos impuestos por Ia sociedad no solo hacen deseable su sumision al marido, sino que premian con un ascenso de estatus social y de estatus economico, su "sacrificio." Su rol dentro del matrimonio, esta claramente delineado por Ia sociedad y el cumplimiento de ese rol es naturalmente exigido por el marido. Ella esta dispuesta a cumplirlo: servir al hombre con abnegacion y obediencia a cambio de Ia seguridad, de Ia proteccion y del deseable papel de ser una mujer casada y rica. En el mismo cuento, un segundo personaje femenino que contrasta con Arminda es Na Celedonia, Ia mujer de Miguel, el vecino. El encuentro entre las dos mujeres revela diferencias marcadas tanto en Ia actitud como en Ia posicion social de am bas La joven citadina se muestra respetuosa y superficial, mientras que Ia vieja pueblerina toma una actitud critica, pero paciente hacia "Ia senora" (Cuentos 90). Ademas del patron de comportamiento establecido por el matrimonio, que rige tanto Ia actitud de Arminda ante el marido, como Ia actitud so

PAGE 61

respetuosa de Na Cele hacia la joven senora casada, se observa otra estructura de poder que condiciona las relaciones humanas: el dinero. A pesar de que Na Cele piensa que "Estas gentes de ciudad son unos sonsos; no saben nada," se muestra complaciente y servicial ante "la senora" manejandose diplomaticamente (90). Arminda asume sumisamente una actitud "conformada" a cambia de una vida privilegiada y lo mismo hace Na Cele, quien se autodefine como "Ia mujer de Miguel" (90). Ursula, Ia mujer india de don Bias de Lemos en el cuento "La mano en Ia tierra" de 1952, es otro personaje conformado. Acepta sumisamente ser entregada al espanol por el cacique de su tribu y cumple con sus obligaciones tal como lo establecen las costumbres de los guaranies. Se dedica a mantener Ia casa, a plantar la chacra, a criar a los hijos y a servir a! marido. A pesar de que se Ia presenta como una mujer que acepta su destino de servir tanto a "che karai" como a sus hijos varones, Ia mujer india se mantiene a una distancia cultural que le confiere un cierto aire de independencia inalterable. Este personaje femenino puede sumarse a las numerosas "mujeres conformadas" si se tiene en cuenta que cumple con las normas de comportamiento establecidas por su cultura. Como nota Bartolomeu Melia en Una naci6n dos culturas, Ia mujer dentro de Ia sociedad guarani es educada desde nina para cumplir funciones especificas que aseguran el buen relacionamiento social ... entre familias y comunidades [ ... ] Entre los guaranies las actividades masculinas y femeninas ofrecen un cuadro distintivo de un paralelismo 51

PAGE 62

casi total, con pocas superposiciones: lo que puede y debe hacer una mujer nolo puede ni debe hacer un hombre y viceversa. (80) Clitenestra es otra de las tantas integrantes de Ia "casta resignada" de mujeres que conforman el mundo de los personajes femeninos de los cuentos de Phi (Cuentos 132) En "Sesenta listas," escrito en 1953, Clitenestra, lajoven de catorce aiios con "limpios ojos negros y prieto cuerpecito de ynambtt" 7 se deja seducir por el entonces joven, don Celso, quien se hace Hamar Agamenon por inspiracion de un "impremeditado diablo de lo travieso" ( 131 ). Con el poncho de sesenta listas de !echo nupcial, los jovenes engendran un hijo. Tras aiios de "a vi do vi vir ... insaciable de mujer don Celso yace en su !echo de muerte rodeado de su esposa y de sus siete hijas ( 130) El aiiorado sueiio de tener un hijo varon nunca se le habia cumplido, o asi lo cree hasta que conoce a Agamenon, el hombre que trae carbon a su casa tres veces a Ia semana. Este cuento esta poblado por numerosos personajes femeninos; La romantica y "conformada" Clitenestra ha permanecido fie! a su primer amor en inutil espera En su vejez retiene los "dulces ojos negros de su juventud y vive al cuidado de su unico hijo. Los demas personajes femeninos que giran en torno a don Celso, sus hijas, son mujeres "trabajadoras y honestas" (Cuentos 133). Dos de elias solventan los gastos de Ia casa, mientras las demas se desviven por su padre: "sabian cocinar y coser, poseian una cantidad de secretos para hacer mas sabrosas las salsas, mas lucientes el crista! y el bronce, mas tersas las pecheras de las 7 Ynambu: vo z guarani que significa perdiz codorniz (o un pajaro parecido a estos) seg(m el Di cci onario caste/lana-guarani, g uarani-cast e llan o escrito por los padres Antonio Guasch Y Diego Ortiz. publ!cado en 1998. 52

PAGE 63

camisas" (133 ). Ademas de presentarse como mujeres conformadas, todas se siguen el patron femenino ideal en una sociedad patriarcal. Tanto Clitenestra como las hijas y Ia esposa de don Celso se ajustan a un patron de comportamiento establecido porIa sociedad, Ia cual gira en tomo a Ia figura masculina como centro dominante. Mujeres conscient es" En "Mandiyu" Ia voz narrativa presenta Ia historia de Rude, Ia madre de Pastorcito y la concubina de un borracho holgazan llamado Peru, de quien espera un hijo. Este personaje femenino 11eva una vida de gran sacrificio y arduo trabajo plantando y cosechando algod6n, mientras que el hombre de Ia casa descansa en Ia hamaca bajo el mandarino (Cuentos 335). Rude acepta su vida humilde sumida en Ia pobreza y se resigna a 11evarla adelante sin esperar ayuda alguna de su abusivo compaii.ero. Ademas de velar porIa salud y seguridad de su hijo, carga con las exigencias de los vicios del hombre, quien Ia maltrata y Ia desprecia. Peni despilfarra el dinero de Ia venta de Ia cosecha de algodon comprando cai'ia y regresa al rancho sin Pastorcito y sin el encargo de su mujer. Rude cambia su actitud sumisa y resignada: se enfrenta al concubino exigiendole su parte del dinero. En un momento cuando "Ia mujer no vale nada" porque el hombre "anda media alzada" y e11a esta embarazada sin estar casada con el, Pen1 Ia echa del rancho irritado: "Agarre su atado y mandese mudar" (344). Rude toma conciencia de su patetica existencia y se rebela 53

PAGE 64

momentaneamente en contra de su opresor llamandolo "jOesgraciado!" (345). A pesar de defenderse y de liberar su frustraci6n, vuelve a asumir una postura conforrnada : con actitud obediente toma su atado y se manda mudar acompaf\ada por su hijo, en quien se apoya. Este personaje femenino se encuentra en un estado interrnedio del que no puede liberarse Aunque se siente abusada y tratada injustamente por su pareja, no consigue liberarse de Ia situacion opresiva en Ia que se encuentra. Mujeres significativas En 1948, Pia da vida a Maristela en el cuento "Maina." La joven de doce afios es "la pesadilla de Ia familia" debido a que no se amolda a ninguno de los parametros deseables de femineidad. Ni siquiera las monjas, responsables por su educacion Ia aceptan declarandola un "marimacho" (Cuentos 77). Tras ser seducida por el prima capitalino de visita por Encarnacion, queda embarazada. Los castigos para Ia adolescente con "pasta de ramera" provienen esencialmente de las honorables herrnanas mayores quienes desquitan con ella sus "despechos, sus amarguras ... acumuladas" y Ia someten a un "regimen depurativo de pan y agua y bofetadas" (78). Maristela escapa a Asuncion y emprende un camino propio huyendo constantemente de situaciones opresivas Este es uno de los pocos personajes femeninos de Pia que se rebela contra su media. En "Josefina Pia: una voz a recuperar" de 1998, Giovanna Minardi afirrna que "Maristela es Ia unica en tener cierta fuerza de rebel ion : decide irse a 54

PAGE 65

vi vir sola yes capaz de reaccionar energicamente ante los hombres" ( 169). Aunque la joven lleva una vida tormentosa y term ina prostituyendose, es duefia de su destino en Ia medida de lo posible Maristela se niega a ser sometida, oprimida explotada o maltratada tanto por sus parientes como por sus amistades o sus amantes Su espiritu indoblegable e independiente Ia singulariza dentro de un medio en el que el modelo "ideal" femenino proclama todo lo contrario de lo que la define Cayetana es un personaje femenino que toma conciencia de Ia situaci6n en la que se encuentra y reacciona en contra de Ia opresi6n ejercida sobre ella El cuento "Cayetana," escrito par Pl
PAGE 66

La actitud de sumisi6n y acatamiento de ordenes cambia cuando Cayetana se resiste a seguir siendo una victima de los abusos hacia su persona y se rebela yendose de Ia casa Desafortunadamente Cayetana muere a los veinticinco afios dejando huerfana a su hija de once, quien es adoptada como criada en Ia misma casa en Ia que abusaron de su madre. La desgracia de Cayetana se repite en Ia historia de su hija, quien se encuentra en peligro de ser violada por su propio media hermano (Cuentos I 10) Sonja Steckbauer observa que en Ia ultima frase del cuento se preve para Cayetana, Ia hija, un futuro semejante al pasado de su madre y a muerta" perpetuando "situaciones como Ia de ella [que] forman parte de Ia sociedad paraguaya" ( "La 'paraguayidad 244). Sisenanda es Ia victima de incontables abusos La voz narrativa cuenta su historia en el cuento titulado Sise," escrito por Phi en 1953 Este personaje femenino no tiene opci6n de escapar con vida de las estructuras opresivas imperantes en el medio que Ia rodea, y sin embargo se resiste a elias Debido a que Ia supervivencia de Ia joven protagonista depende de su sumisi6n, Sise no tiene mas remedio que soportar abusos constantes a lo largo de su corta vida. La voz narrativa de este cuento Ia presenta como temerosa y ansiosa por sobrevivir silenciosa y permanentemente ausente ( Cue ntos 198). Este personaje femenino no parece tener plena conciencia de Ia situaci6n en Ia que se encuentra y, sin embargo huyendo hacia el monte se resiste al trato violento de los que Ia rodean. Como afirma Giovanna Minardi, "Sise nose da cuenta de las tnigicas dimensiones de su explotaci6n ni siquiera cuando esta Ia llevani a Ia muerte" (169). 56

PAGE 67

Debido a que Ia joven no tiene escapatoria porque nunca puede alejarse lo suficiente de sus torturadores, seve atrapada en una repeticion ciclica de conformismo y rebeldia hasta que el recuerdo de los golpes le impiden seguir resistiendose momentaneamente. Sise muere en una ultima huida hacia el maizal en donde da a luz a un nifio, de cuya gestacion no parece haberse percatado Este cuento presenta una situacion de extrema violencia en Ia que el personaje femenino principal es abusado sin limites. A pesar de que solo puede asegurar su supervivencia con una actitud de sumision, este personaje hace lo posible, dentro de sus limitaciones, por resistirse y alejarse del abuso al que la someten en la estancia, ganandose un Iugar entre las mujeres que Josefina Pia llamaria "significativas Hace quince afios que Severina se encuentra confinada a un "rincon de la pieza detras de la reja" que solo abandona para ir a misa ( Cuentos 165). A los once afios pierde una piema en un accidente de carreta lo cual Ia 1\eva a renunciar diariamente a! "royente deseo" de ser una "hija de Maria" (165). Con el pasar del tiempo le resultaba mas y mas dificil suprimir su falta de resignacion. Cuando Severina observa a una mujer con una pierna prostetica en una procesion, decide acudir a la capital con la esperanzada de conseguir la piema que le falta para realizar su suefio. En el cuento "La pierna de Severina" de 1954, la estructura opresiva y mutilante que afecta Ia vida del personaje femenino del cuento procede directamente del anciano cura del pueblo: el Pai Eduardo. Segun el "bueno" del anciano, una mujer sin pierna no puede ser hija de Maria debido a que le es 57

PAGE 68

imposible participar de las procesiones y tampoco es eficaz en el trabajo ( Cuentos 166 ) La incuestionable postura del eclesiastico se prolonga con Ia del nuevo cura que llega a! pueblo para reemplazar a! difunto Pai Eduardo Debido a que Severina no renuncia a Ia idea de convertirse en hija de Maria, el joven Pai Ranulfo le advierte que tenga "cuidado con el pecado de orgullo" ( 167) A pesar de las advertencias de los curas, Ia persistencia de Severina y su falta de resignacion la colocan dentro del grupo de personajes femeninos "significativos." Esta mujer desafia el destino que le ha sido impuesto por los curas debido a sus circunstancias fisicas y decide emprender un viaje rumbo a un mundo totalmente d e sconocido para ella. En Asuncion espera encontrar Ia piema que le falta para reali z ar su sueno. La joven paga violentamente su "pecado de orgullo : vuelve de Ia capital violada y con el alma mutilada. A pesar de que renuncia a convertirse en hija de Maria y se resigna a hacer solo una ofrenda a Ia Virgen Severina no se deja abatir Dentro de las limitaciones que le impone su medio circundante, trabaja afanosamente en una mantel de Nanduti para el altar mayor el cual obsequia a "Nuestra Senora" ( Cuentos 173 ). Segun Javier Bello, el cuento "La corona de Ia Virgen" de 1968 es "una joya verbal del espafiol de Ia conciencia marginal y desquiciada de un asesino, sintacticamente alterada cuya experimentacion con ellenguaje desarrolla imagenes y construcciones vanguardistas" (338). En el cuento Ia voz nanativa pertenece a uno de los protagonistas del cuento: un hombre que ha robado Ia corona de Ia Virgen y que ha matado de un palazo tanto al sacristan que lo descubre como a! unico testigo del crimen Debido a que Crisanto y Ia corona 58

PAGE 69

desaparecen despues del asesinato de Tiburcio, el comisario del pueblo sospecha que el desaparecido es elladron. Con el pretexto de interrogar a Manuela, Ia hermana de quince afios de Crisanto, "le jugaron tres dias seguidos en Ia comisaria ... tres dias dando vuelta con ella como en calesita" ( Cuentos 141 ) El verdadero asesino "recoge" a Manuela y "piadosamente" Ia lleva a vivir con ei. Tras afios de golpes y de abusos, Manuela envenena lentamente a su violento concubino con los yuyos que machaca para el terere. Despues de que el peno que vive con ellos desentiena Ia corona y el cadaver de Crisanto cerca de Ia casa, Manuela huye del rancho dejando al asesino de su hermano a Ia merced de los militares. El personaje femenino de este cuento lleva una vida tortuosa de constantes abusos y violencia. Tras ser violada en Ja comisaria a los quince afios, ella misma asegura que "Yo no sirvo mas para nadie" (Cuentos 142). Acepta irse a vivir con un hombre al que llama "bestia" mientras llora despues de que recibir su primera paliza A pesar de asumir una actitud resignada ante los abusos y Ia violencia, Manuela se defiende de su compafiero envenenandolo lentamente con hierbas cuyo Iento efecto produce mareos y palpitaciones Manuela tem1ina por tomar las riendas de su vida cuando abandona Ia casa y alerta a las autoridades para que apresen al asesino de su hermano uniendose asi a! grupo de mujeres que se rebelan en contra de las estructuras opresivas que buscan someterlas. La mayoria de las protagonistas femeninas de los cuentos de Josefina Pia son mujeres humildes que se mueven dentro de un ambiente de gran pobreza y cuyas vidas giran en tomo a una figura masculina, ya sea como marido, como concubino, como hijo, o como cura. En todos los casos, los personajes femeninos 59

PAGE 70

se encuentran en multiples posiciones de desventaja debido a que las estructuras opresivas que las afectan emergen de diversos sectores. Desde el punto de vista social las "aventureras" se encuentran en desventaja ante las recatadas, las pobres ante las ricas. las solteras ante las casadas, las mujeres sin hombre ante las mujeres con hombre, las mujeres sin hijos ante las madres. Desde el punto de vista cultural se observa una dicotomia entre las dominadas y el dominador, las indigenas y el espafiol o el mestizo, las "barbaras" y los "civilizados," etc. Politicay econ6micamente se contraponen pobres y ricos, desprotegidos y poderosos. En su gran mayoria, los personajes femeninos de los cuentos estudiados en este trabajo pueden clasificarse como mujeres conformadas y significativas. El estado intermedio entre estas actitudes se observa con menor frecuencia. Las conformadas se adaptan a sus circunstancias sin tratar de cambiarlas. Los personajes femeninos "conscientes" de que estan siendo oprimidas demuestran su inconformidad con reclamos para luego volver a asumir su papel de conformismo Los personajes femeninos "significativos," sin embargo, se rebelan a ser sometidas a estructuras opresivas alejandose de situaciones de sometimiento y de abuso a fin de evitar las consecuencias que puede acarrearles su actitud: Ia violencia, Ia denigraci6n, el desprecio, el abuso, Ia discriminaci6n y en algunos casas, Ia muerte. 60

PAGE 71

CAPITULO 4 OBJETOS SIGNIFICA TIVOS EN LOS CUENTOS DE PLA En sus cuentos, y desde el punto de vista narrativo, Josefina Pia muestra un interes especial en los personajes, en el ambiente en el que estos se desenvuelven. Debido a que Ia concentraci6n de su narrativa esta en Ia trama y en el ambiente en el que esta se desarrolla, los pocos objetos que forman parte de Ia obra llaman Ia atenci6n del lector atento. A causa de su aislamiento y de su inserci6n en Ia narraci6n, ciertos objetos tanto animados como inanimados, dejan de percibirse como una simple imagen habitual. Desde Ia narrativa adquieren un significado que va mas alia de su existencia como "cosa." La idea del objeto cuyo significado trasciende [ el comunmente] percibido se asocia con la teoria de Ia "desautomatizaci6n" introducida por Viktor Shklovsky en su ensayo "Art as Technique" de 1917. Seg{m Shklovsky, "Habitualization devours works, clothes, furniture, one's wife, and the fear of war ... art removes objects from the automatism of perception" ( 4 ). Siguiendo esta linea de pensamiento que considera el arte como un medio que transforma el significado habitual de los objetos, encontramos "Ia concepcion de la obra de arte como instrumento de critica social a Ia vez que autoexpresi6n y objeto estetico" (98), segun palabras de Lorraine Roses. En el articulo "La expresi6n dramatica de Ia inconformidad social en cuatro dramaturgas hispanoamericanas" de 1981, 61

PAGE 72

Roses incluye a Josefina Pla entre las dramaturgas que estudia. Roses identifica una "insistencia tematica en la posicion que ocupa la mujer en el esquema de la sociedad" y "una expresi6n de la inconformidad con [ el] marginamiento" en las cuatro obras que estudia. Basandose en las teorias de Robert Sanford Brustein sobre la clasificaci6n de los generos de teatro, tomada de su libro The Theatre of Revolt de 1964, Roses afirma que las obras dramaticas de las autoras que estudia incluida Pia son un instrumento de critica sin llegar a ser "teatro de prote sta" debido a que carecen de rebeldia y de ataques a hechos concretos (1 00). Estas obras estudiadas por Roses estan "moralmente cargadas" y, segun ella, estan escritas con la intenci6n de exponer la decadencia del sistema moral que afecta Ia vida de los personajes (99). No cabe duda de que las caracteristicas identificadas por esta autora en Ia obra dramatica de Pia son directamente aplicables a Ia narrativa de esta misma autora Puede notarse una "disidencia social implicita" y una "conciencia agudizada de Ia condici6n de la mujer" tanto en Ia caracterizaci6n de los personajes femeninos que aparecen en los cuentos de Pla, como en Ia descripci6n del ambiente marginado en el que ellos se desenvuelv e n Segun Roses, esta inconformidad se manifiesta en la obra dramatica de Pia "al nivel de Ia caracterizaci6n de personajes, al nivel semantico y al nivel material (utileria, escenografia)" ( l 00). Una latita de cafe, un poncho de sesenta listas un ladrillo, un ca nasto, una estatuilla dorada, un perro y una piema dejan de ser una forma conocida y pasan a representar una idea especifica inseparable del significado que Pia les at ribuye en sus cuentos. Estos objetos animados e inanimados se tran s forman en un recuerdo 62

PAGE 73

puntual que permanec e indeleble en la memoria del lector, debido a que lle van consigo una gran carga significativa : Bevan condensado s en s u es e ncia una criti c a una denuncia y un grito ahogado de dolor di s frazados de "cosa." El estudio de los objetos Muchos de los cuentos estudiados en los capitulos anteriores pr e sentan objetos animados e inanimados que forman parte d e Ia narra c i6n Algunos d e ellos se identifican exclusivamente con un aspecto de Ia cultura paraguaya mientras que otros, aunque se encuentren insertos en un medio ambiente muy particular, se perciben dentro de un marco mas general. El ladrillo, Ia imagen dorada de un nino, Ia latita de cafe y el perro sacan a Ia luz cuestiones eticas qu e pueden proyectarse hacia diversos temas y que, por lo tanto tienen un caracter mas general. En el caso de Ia piema de Severina y del canasta de Serapio los objetos apuntan a una imagen especifica identificada con personajes ficticios definidos En el ca s o del poncho de s e senta listas, este no puede deslindarse de Ia cultura y de la historia paraguayas. Objeto s d e c ara c ter gen e ral Un ladrillo es un elemento basico de Ia construcci6n. En el caso del cuento titulado "Elladrillo," el conjunto de paralelepipedos donados por individuos bien intencionados es el aporte inicial para Ia construcci6n de un "edificio ... que cubre 63

PAGE 74

y devora el espacio ... inexorable[ mente]" ( Cuentos 30 I). En su a vance, el muro ciego produce un efecto de asfixia y de ahogo en Ia gente: "nos sentimos angustiosamente desheredados de algo que nunca habiamos disfrutado ni reclamado, porque lo creimos inamoviblemente nuestro" (300). Josefina Pia identifica elladrillo con el aporte personal y parad6jico que cada individuo hace a Ia construcci6n y a Ia destrucci6n de su propia civilizaci6n. Como menciona Ia misma autora, "todos, aun inconscientes, ayudaron a Ia monstruosa construcci6n" que lleva a Ia "sacudida brutal de Ia Guerra Mundial II coronada por el estruendo apocaliptico de Hiroshima" (Cuentos 285). Basandose tanto en el contenido del cuento como en sus fechas de creaci6n, entre 1946 y 1968, Javier Bello anota que este cuento encierra un "indudable canicter de advertencia ideol6gica ... ante el avance de sociedades totalitarias" ("A prop6sito" 339). Esta interpretacion esta apoyada porIa propia Pia quien afirrna que "el hombre construye lo que hade destruirlo" ladrillo por ladrillo (Cuentos 285). La estatuilla dorada del Nino Jesus aparece en dos de los cuentos de Josefina Pia: en "Sise" de 1953 yen "Jesus Menihno" de 1965. En el primer cuento el dorado Nino Jesus yace inm6vil en el pesebre navideno de una estancia luciendo grandes galas, bordadas y doradas. AI mismo tiempo, otro nino yace inm6vil en el maizal entre las piemas de su madre, quien desnuda vela por el muerta y con Ia boca hacia abajo. E l "varoncito" de tez mas clara que Ia de Sise esta envuelto en un vestido con manchas oscuras en "un hoyo cubier1o de hojas de maiz Mientras suena "Ia campana de Ia capilla lejana" anunciando "Ia venida del 64

PAGE 75

Nifio Dios," una fila de peones se aleja, abandonando los cadaver es de Ia madre y del nifio ( Cuentos 202). En el segundo cuento, Ia estatuilla dorada es una entre "sendos nifios dorados [que] se enfrentaban, sentados .. a derecha e izquierda ... ant e los espejos de ancho marco dorado" en una hermosa casa en Asuncion (Cu e ntos 350) Un soldado brasilefio recoge una de las estatuillas entre los escombros de Ia casa que habia saqueado horas antes y Ia lleva envuelta en un "sucio trapo" (3 51). Para agregarle valor al botin, decide llamarlo "Jesus Menihno Debido a qu e no tiene dinero para pagar los servicios de Ia prostituta que acaba de contratar, Je ofrece a ella el dorado objeto como pago El "Nifio" termina en los brazos matemale s de I a prostituta entemecida, quien lo envuelve en su manto y sube "nipida, Ia cuesta" apretandolo contra su pecho" (353). En ambos casas, Ia estatuilla dorada, que representa Ia imagen de Jesus nifio, es objeto de veneraci6n. A pesar de que este objeto sea honrado con atuendos lujosos en Navidad y de que sea protegido con trapos y con mantas, no deja de estar inserto en un ambiente de gran pobreza, de gran miseria y de !:,>randes contradicciones. Ademas d e esta oposici6n diametral entre una figura idealizada y Ia tragica realidad, este objeto dorado apunta hacia dos ex tremos sociales radicalmente opuestos : el pueblo sumido en Ia pobreza, por un !ado y las elit es privilegiadas sumidas en Ia abundancia, por otro !ado. Otra paradoja a Ia que alude este objeto dorado es el comportamiento irreligioso de algunos personajes que dicen ser cat6licos : los patrones de Ia estancia y los hijos de estos Despues de matar a Ia madre de Sise de un 65

PAGE 76

escopetazo en el maizal, el bijo de Ia patrona de Ia estancia le presenta a su madre el botin de su caceria: una "!erda aranita torpe" de apenas un ano de edad (Cuentos 195). La misma patrona, que "iba siempre a misa," ve como una perdida de tiempo el alimentar a Ia pequena Sise La nina crece como un animalito, alimentada porIa cocinera con Ia "misma mamadera del cbancbito, lavandola primero, claro" ( 196). La patrona manda a bautizar a Ia nina porque "no quiere berejes en su casa," y cuando queda postrada de "un ataque," deja de pegarle a Sise: "Le pegaban otros por orden suya [de Ia patrona ]" ( 199). La imagen dorada representa una idealizaci6n a modo de antitesis moral con el mundo donde el objeto esta inserto: un mundo en decadencia, plagado de injusticia social, de miseria y de abandono. En el mismo cuento tambien aparece un objeto que no puede dejar de asociarse con Ia tragica vida de Ia protagonista: Sise. El unico objeto que posee Ia joven y que condensaria un sentimiento de temura y de bondad bacia Ia nina es una latita de cafe en la que suavemente suenan unos porotos. La cocinera de Ia estancia que cria a Sise con "Ia mamadera del cbancbito," le pone el improvisado sonajero "entre las manecitas oscuras." La pequefia, "sentada en el suelo de Ia cocina, cbupaba un bueso que Ia cocinera le pasaba de su plato, y de cuando en cuando se llevaba Ia lata al oido" ( Cuentos 196). Este acto generoso bacia Ia pequefia Sise es Ia ultima muestra de afecto que Ia nina recibe basta bien entrada su adolescencia. La latita de cafe permanece en Ia posesi6n de Ia nina mientras esta sobrevive a palizas, a gritos, a abusos y a violaciones perpetradas por el patron de Ia estancia, por los bijos de este y por los peones. Este objeto reaparece 66

PAGE 77

cuando conoce a Rucho, el nieto de diez afios del patron. Ambos jovenes intercambian sonrisas inocentes y comparten sus posesiones mas preciadas : Rucho le muestra "una coleccion de tapas de cajas de cerillas, con caras de actrices"; ella le muestra "su cajita de cafe cuyos porotos hizo sonar." En un acto de amistad y de generosidad, Rucho "sustituyo los porotos por unas municiones, con lo cualla lata sono mucho, si, mucho mejor" (20 1 ). Se suceden meses de arduo trabajo para Sise, quien se encuentra con una molesta "hinchazon incomprensible delante de si" (20 I). Tras ser viol ada por dos peones de Ia estancia el dia antes de Ia vispera de Ia Navidad, Ia joven desaparece. La perrada Ia encuentra en el maizal "de espaldas, inmovil y desnuda ... entre sus piemas .. el bultito .. tan frio como Ia madre" (202). Los peones retoman el bulto al regazo de Ia muerta despues de examinarlo mientras "uno de ellos se inclino a su vez para recoger algo casi oculto bajo el cuello de Sise Era una latita de cafe herrumbrada que al removerla dejo tintinear dentro algo metalico La hizo sonar un poco: luego Ia tiro por encima del hombro, entre los rnaices" (202) Este objeto, convertido en sonajero, que acompafia a Sise en su crecimiento aparece en Ia narracion en dos momentos de Ia vida de Ia joven En esos dos unicos momentos Ia interaccion de Sise con sus semejantes es positiva : en su infancia y en su adolescencia. Josefina Pia incluye perros en varios de sus cuentos Estos animales forman parte del arnbiente y en muchos casos son los pocos seres solidarios que acornpafian a los personajes en su agonia. Con frecuencia los perros reaccionan con mayor sensibilidad y compasion ante la desgracia hurnana que muchos de los 67

PAGE 78

personajes humanos de los cuentos Los perros son los que Horan las desgracia s los que gimen y los que acompafian en su sufrimiento a los personajes desvalidos, abandonados y abusados El desplazamiento de estos sentimientos humanos hacia los perros denunciaria narrativamente Ia insensibilidad de los hombres y el "menosprecio creciente no s61o de Ia vida humana, sino mas todavia del espiritu" ( Cu e ntos 285). En el cuento "Sise," un perro en es el unico ser solidario que acompafia con au1lidos los alaridos de Ia nina abandonada en Ia cocina y e s el unico que comparte con e11a los cintarazos ordenados por el patron molesto por el alboroto ( Cue ntos 198) Son los perros quienes gimen con "angustia casi lastimera" ante el cadaver de la joven y de su hijo, llorando porIa perdida de dos seres inocentes que yacen en el maizal, mientras los peones se miran indiferentes. Son los perros los que Iloran las desgracias de Ia protagonista y son los perros los que Ia acompafian en su soledad y en su sufrimiento. No hay rastro alguno de ninguna persona que muestre mas compasi6n "humana" que estos animales. En "La piema de Severina" de 1954, un perro ladra detras de los cristales de Ia contrapuerta cerrada que separa el vestibula d e l z aguan de una casa capitalina ( Cu e ntos 172). AI pie de la puerta yace el cuerpo de Severina, qui en tras ser violada en Ia galeria de Ia Iglesia de San Roque consigue arrastrar su "cuerpo maltrecho a lo largo de Ia calle hasta encontrar aquel portal abierto a desusadas horas" (172). Los duefios de casa Ia Bevan adentro medio a rastras" mientras que el perrito Ian z a un gemido opaco al seguir el "rastro humedo" que deja en el piso Ia ropa ensangrentada de Severina. Ademas de las persona s que 68

PAGE 79

recogen y curan a Ia maltrecha mujer, no hay otro personaje, mas que el perro, que demuestre compasi6n por Ia desgraciada Severina. En el cuento "El rostro y el perro" publicado en 1960, Ia narradora manifiesta estar cansada de su rostro arbitrariamente unido a "mi ser y a mi nombre como Ia uii.a a Ia came." La mujer ya nose reconoce en el rostro "triste y anti guo" que le causa "miedo .. inquietud .. y un poco de vergiienza" ( Cuentos 441 ). Cansada de caminar en Ia tenebrosa soledad noctuma, observa que esta soledad es interrumpida por una serie de perros "oscuros mansos, identicos, de colgantes orejas" que siguen a su amo mientras pegan "lamentablemente el hocico al suelo," gimen y se desvanecen tras las esquinas (442). La mujer consigue cambiar su rostro por otro, que permanece "impasible" a pesar de que ella, horrorizada, se deshaga en llanto (444). Los unicos que permanecen iguales son sus ojos que parecen "dos inquilinos solitarios, extraviados, que se despiertan a medianoche y se a so man a las ventanas de un edificio nuevo infamiliar" ( 443 ). Un perro "oscuro y humilde" la sigue y se queda a su lado. Con su compaii.ia disminuye la angustia que siente con su nuevo rostro "porque perro es otro nombre de remordimiento" ( 444 ). Unida a sus remordimientos a traves de la compaii.ia del perro, vuelve a encontrarse consigo misma, aunque su rostro ya no sea el mismo. En su articulo "La 'paraguayidad en Ia cuentistica de Josefina Pia" de 1998, Sonja Steckbauer describe este cuento como fantastico u onirico, debido a que se conjugan en el una "irrupci6n de elementos sobrenaturales en un escenario yen un personaje verosimiles ... y ... no se hall an elementos que indiquen que se trata de un sueii.o" ( 164). Un aspecto fundamental en este cuento 69

PAGE 80

que se desarrolla en un ambiente irreal, es Ia idea de los perros como representantes del remordimiento de sus duefios Con su presencia, estos animates se convierten en una denuncia, directa y sin ambigi.iedad, del alejamiento entre el hombre y su conciencia, de sus malas carencias, de Ia creciente insensibilidad del canicter humano, de Ia falta de introspecci6n del hombre y de su falta de autocritica. En el cuento "Jesus Menihno," "un perro flaco aulla y huye, sangrante el anca: un sol dado Ia ha pinchado con su cuchillo" ( Cuentos 34 7). El animal es victima de los ocupantes brasilefios, quienes invaden la capital y se ensanan cruelmente con el. El perro esta tan flaco y tan demacrado como los moradores de la ciudad en minas, tras Ia guerra. Con sus lamentos, el perro parece hacerse eco del funesto ambiente de Ia ciudad desolada. En ese espacio urbano los sobrevivientes de la guerra sufren en silencio. En "La corona de Ia Virgen" de 1968, "el perro esta echado debajo del mango." Se acerca a su duefio "moviendo Ia cola, tan contento, como si hizo algo gracioso" (Cuentos 144). El hombre se ensana con el asi como lo habia hecho con Tibu quien lo habia descubierto tratando de robar Ia corona de Ia Virgen. El perro habia escarbado ellugar donde estaba enterrado el botin descubriendo asi al ladr6n de Ia corona y al asesino de Crisanto. El infeliz paga su "error" recibiendo un palazo fulminante de su duefio, porque "[a]si terminan los soplones" (144). Gracias al descubrimiento que hace el perro, Malena, Ia concubina del asesino, se da cuenta de que su companero es el asesino de Crisanto, su hermano desaparecido. La mujer se libera de afios de abuso y de violencia huyendo del 70

PAGE 81

rancho y entregando al concubino a las autoridades. Estas son las mismas autoridades que aiios antes Ia habian violado en un interrogatorio sobre el paradero de su hermano. Una vez mas, el personaje que hace un aporte positivo a Ia narraci6n es un perro. En "Tortillas de harina" de 1982, Na Diltrudi ama a los perros "y estos parece que lo sabian," porque siempre acudian a ella los que estaban perdidos o eran maltratados. Su penultimo perro, "chiquitito, flaquito" se lo habia matado el yemo pues "ladraba mucho de noche" (Cuentos 364). La anciana de ochenta afios "ha perdido ya Ia mayor parte de las razones para vivir" y encuentra mas carifio y compaiiia en los perros que recoge, que en los pocos familiares que le quedan (364). En Ia soledad de su larga vida, un perro es una compaiiia mas reconfortante que Ia de sus parientes: Los perros, generosos y agradecidos; los parientes, avaros y despreciativos. Objetos de caracter particular En el cuento titulado "El canasta de Serapio," un objeto reline en si denuncias sociales, denuncias morales y denuncias eticas. El objeto en cuesti6n es un canasta. En el cuento, el nanador omnisciente no define claramente el origen del canasta: "la Virgen de Caacupe le puso al paso [a Engracia] aquel enorme canasta. Habria contenido ropas de gente rica, quiza de Ia Lynch. Caido de una caneta, alguien habia recogido el contenido, sea el que fuere; pero habia abandonado el canasta" ( Cuentos 382). 71

PAGE 82

Entre el sufrido pueblo paraguayo sumido en Ia miseria y en el abandono y las elites dirigentes privilegiadas existe un abismo infranqueable. En este cuento el punto de encuentro entre ambos extremos es un canasta en el que se materializan Ia critica y Ia denuncia a! abandono, a Ia miseria, a Ia pobreza y a! exterminio del pueblo en una guerra condenada a la derrota del Paraguay desde su declaraci6n: Ia Guerra de Ia Triple Alianza (1865-1870). La miseria del pueblo casi extinto despues de la guerra es tal, que un soldado que Ia sobrevive cabe en un canasto que Ia clase pudiente usa para guardar su ropa. La Santa Patrona del Paraguay, Ia Virgen de Caacupe, le concede un canasto a Ia mujer a Ia madre paraguaya para facilitarle el arduo trabajo de reconstrucci6n del pais. Engracia lleva el "enorme canasto sabre Ia cabeza" y dentro de el yace el hijo sordomudo y mutilado que "pesaba poquisimo, reducido a huesos en su restante humanidad" (Cuentos 379, 382) Engracia llega a su pueblo de San Onofre "aplastada por el peso del canasto (3 79) Junto con las de mas mujeres que Began de Ia guerra, cae de rodillas En un rezo que es "casi un alarido" agradece a Dios "por tu misericordia" y a San Onofre por permitir "que estemos otra vez aqui" (3 79). "El canasto de Serapio" tambien lleva Ia carga de una denuncia en contra del Mariscal Francisco Solano Lopez Aunque el narrador del cuento no lo mencione directamente, hace alusi6n a! Mariscal a traves de su amante y Ia madre de sus hijos, la irlandesa Maria Elisa Lynch, supuesta dueiia del canasta abandonado. Un objeto que forma parte de la tradicional vestimenta paraguaya desde los tiempos del dictador Francia es el folkl6rico poncho de sesenta listas Segun 72

PAGE 83

afirman sendos colaboradores dellibro Poncho paraguavo publicado por Reina Caceres y Marlene Sosa Lugo en 2003, el poncho forma parte del "acervo cultural paraguayo" y pertenece a "Ia tradici6n de nuestra cultura" (8, 18). En el cuento "Sesenta listas," el poncho es compafiero mudo y fie! de don Celso. El anciano lo lleva sobre las rodillas, lo acaricia "casi amorosamente" y sus listas le recuerdan sus aventuras de juventud. Recuerda Ia noche en que estrena el poncho con Ia nina de "limpios ojos negros y prieto cuerpecito" ( Cuentos 131 ). El poncho de sesenta listas se asoma en todo su "lujo nupcial" debajo de la joven Clitenestra abrazada a su amado quien burlonamente se hace !lamar "Agamen6n." De este modo, Ia prenda de vestir inicia un largo recorrido en el que acompafia a un hombre "avido de vivir .. insaciable de mujer" (130, 132). Don Celso "lo ha traido y llevado sin cesar ... Cuantas cosas ha vista y cubierto este poncho" y, a pesar de verse viejo y ajado, el poncho aun abriga al anciano (130). Despues de morir, una de sus hijas se lo da a! joven carbonero llamado Agamen6n, quien cubre con ellos hombros de Clitenestra, su anciana madre convaleciente quien lo espera montada en una carreta para emprender el camino de vuelta a su pueblo. El "sesenta listas" cierra un circulo completo: Empieza como !echo nupcial para Ia joven Clitenestra y termina cubriendo sus ancianos hombros cincuenta anos despues El nombre de los hombres que despliegan el poncho tambien es el mismo: Agamen6n padre, y Agamen6n hijo. En el pasado, el poncho paraguayo caia sobre los hombros de importantes figuras politicas de Ia historia: el doctor Francia, Carlos Antonio Lopez y Sarmiento, entre otros. Confeccionado por un grupo de mujeres dedicadas durante 73

PAGE 84

semanas al arduo trabajo manual, el poncho representa Ia labor femenina dedicada a confeccionar el simbolo de Ia gallardia y de Ia hombria que luce sobre los hombros el paraguayo. Con el poncho en Ia mano, Ia lealtad y el amor del hijo reivindican el abandono y Ia traici6n del padre en una ir6nica jugada del destino. El poncho regresa a Ia mujer con Ia que se "estren6" cerrando un ciclo de andanzas por Ia vida al volver a su punto de partida. Esta dinamica coincide con dos tesis que Sonja Steckbauer presenta en su articulo "La 'paraguayidad' en Ia cuentistica de Josefina Pia" de 2003. Steckbauer observa que Josefina Pia mantiene una "vision ciclica del mundo" y que "el poncho sirve ... para cerrar una narraci6n ciclica y, a Ia vez, para abrir un nuevo circulo" (241 ) El movimiento circular del cuento le da un repaso a Ia vida del protagonista y este, en su vejez, se convierte en un observador pasivo de Ia renovaci6n que genera el paso del tiempo. Don Celso es espectador de Ia vida que se renueva y de cuya renovaci6n es, en parte, responsable. Con Ia muerte del viejo "Agamen6n" y Ia supervivencia de su hijo, Peir6 Barco afirrna que "Josefina Pia reivindica Ia posibilidad de modificar las historias heredadas de Ia tradici6n" ("Literatura" 354). Esta percepci6n parece confirrnarse en el desenlace del cuento, en raz6n de que las vueltas de Ia vida hacen que el tradicional poncho de sesenta listas terrnine descansando sobre los hombros de una mujer en Ia que gerrnina Ia simiente de Ia renovaci6n. Esta mujer seria capaz de romper Ia ciclica repetici6n del pasado. Poncho y cuento tienden a repetirse con el pasar del tiempo, pero Ia prolongaci6n de las tradiciones heredadas---en este caso, un articulo de vestirtiene Ia posibilidad de renovarse con las nuevas generaciones. 74

PAGE 85

La piema de Severina es altamente significativa, pero por su ausencia. A los once afios Ia protagonista pierde una de sus extremidades en un accidente de carreta. Esta "deficiencia" fisica condiciona su vida a tal punto que se convierte en una condena inapelable que le impide realizar su suefio de convertirse en "hija de Maria" ( Cuentos 165). A de mas de Ia mutilacion fisica de Severina, el cuento presenta Ia mutilacion espiritual perpetrada contra ella por los sacerdotes del pueblo. Estos le hacen creer que, con su falta de resignacion y con su espiritu luchador, esta cometiendo un "pecado de orgullo" y esta desafiando a Ia voluntad divina (167). La piema de Severina apunta hacia una carencia fisica que recuerda Ia mutilaci6n del pueblo como resultado de un sinnumero de guerras en las que ese mismo pueblo se ve obligado a luchar a lo largo de Ia historia. En este cuento tambien se percibe una critica a Ia gran intluencia de Ia Iglesia Catolica sobre Ia actitud de sus feligreses: en primer Iugar, las instituciones eclesiasticas inducen a! pueblo a resignarse y a aceptar llevar su "cruz" con humildad estoica Y, tach
PAGE 86

CONCLUSION Los cuentos de Josefina Phi reflejan una profunda y una atenta observaci6n de su pueblo de adopci6n Sus investigaciones sobre los origenes hist6ricos y Ia cultura del pueblo paraguayo toman forma en su cuentistica presentando criticamente a Paraguay sin complacencias y sin condescendencias. La autora misma se refiere a su obra narrativa como ''rebotes de vivencias local e s" (Cu e ntos 163). En cuanto a Ia variaci6n de temas, Plci incluye en sus cuentos los hechos hist6ricos mas importantes que marcaron el rumbo y el desarrollo de Ia cultura y de la naci6n paraguaya. En algunos casos, las vidas de los personajes se ven directamente afectadas por esos hechos, mientras que en otros casos los sucesos hist6ricos aparecen indirectamente formando parte de Ia ambientaci6n en Ia que se inserta Ia ficcion. Hay cuentos que se desarrollan en Ia epoca de Ia conquista presentando temas como Ia sangrienta colision entre espafioles y guaranies, que causa Ia mutua aculturaci6n, el nacimiento de una nueva cultura y Ia distancia insalvable entre el conquistador y el conquistado Otros cuentos, que se desarrollan en epocas de guerra, presentan temas como el sufrimiento, el hambre y Ia miseria sufridos a consecuencia de muy variados y recurrentes enfrentamientos b e licos. Es significativo notar que los cuentos cuya diegesis refleja Ia actualidad hist6rica vivida por Ia autora, transmiten el profunda efecto que en ella tienen sucesos como Ia Segunda Guerra Mundial y el lanzamiento de Ia bomba atomica, 76

PAGE 87

asi como Ia Revoluci6n de 1947 que intenta derrocar Ia dictadura de Higinio Morinigo (1940-1948) Debido a que en el Paraguay rige una fuerte censura impuesta por Ia dictadura de Alfredo Stroessner ( 1954-1989), Pia tiene cui dado de suprimir criticas sociales y politicas directas Sus denuncias se Jeen en descripciones rea1istas, en Ia caracterizaci6n de los personajes y en los ambientes que presenta en su narrativa. En el caso de los cuentos que presentan celebraciones religiosas que se repiten anualmente, se observan contrastes parad6jicos que revelan grandes contradicciones humanas. Pia denuncia Ia miseria, Ia crueldad, Ia violencia y el abandono presentando estos temas dentro de un marco de celebraci6n y de enaltecimiento de valores espirituales: Ia Navidad y Ia peregrinaci6n a Caacupe. Como afirma Lorraine Roses, Phi utiliza sus obras no solo como "autoexpresi6n y objeto estetico," sino tambien como "instrumento de critica social" (98). En Ia cuentistica de Pia, muchos de los personajes son mujeres pobres, y muy especialmente abusadas, que luchan por sobrevivir en un entomo hostil y opresivo Ese entomo las discrimina y, en gran parte, determina sus vidas. A su vez, temas como Ia pobreza, Ia ignorancia, el abandono y Ia violencia que deben soportar muchos personajes tambien se repiten con frecuencia. Con Ia "insistencia tematica" en cuanto al marginamiento de los personajes femeninos dentro de su sociedad y con su enfasis en los detalles precisos y muy agudos de las injusticias cometidas en su contra, Pia demuestra una postura inconforme con Ia denigrante condici6n de Ia mujer paraguaya (98). A pesar de que Pia denuncia los "valores del organismo social," y de que veal "vacio moral" como cau s a del "desamparo" 77

PAGE 88

del pueblo humilde y de Ia mujer no hace analisis moralistas, no sugiere soluciones "ni sermonea." Como afirma Roses, Josefina Pia no "sugiere solucion alguna: el espectador Ia tiene que buscar en su propia conciencia" ( 1 09). En referencia a Ia postura femenina ante situaciones opresivas, tanto en Ia sociedad patriarcal paraguaya, como en la dinamica de las relaciones entre personajes, Pia construye a sus personajes femeninos bajo tres actitudes humanas distintivas Por un lado, se encuentran las mujeres "conformadas" que se adaptan a su media y se cifien a los patrones de comportamiento femenino impuestos por estructuras opresivas. Por otro lado, ellector encuentra mujeres "significativas" que se oponen directa y abiertamente a ser sometidas a abusos y a limitaciones. Una postura intermedia entre ambos extremos es Ia actitud de Ia mujer "consciente" quien, a pesar de darse cuenta de que se encuentra en una situacion de opresion, no tiene clara conciencia de su postura sumisa y por ella auto suprime sus escasos impulsos de rebeldia. Las denuncias mas fuertes que Josefina Pia desarrolla en sus cuentos estan disfrazadas bajo el muy general concepto de "cosa." La presencia de unos pocos objetos animados e inanimados permanecen en el recuerdo del lector. Ellos transportan como cargas simbolicas denuncias y criticas sociales muy concretas Este recurso literario de "desautomatizar" ciertos objetos recuerda Ia trayectoria dramatica de Ia autora. Segun Lorraine Roses "para Pia, el teatro tiene Ia misi6n de lanzar imagenes mudas sabre Ia pantalla interior del espectador: estas imagenes han de ser mas poderosas que Ia retorica usada antes en el teatro de "ideas" ( 1 09) 78

PAGE 89

La ausencia de Ia piema de Severina denuncia Ia discriminacion perpetrada por parte del pueblo y por parte de las autoridades eclesiasticas, en contra de un individuo debido a una limitaci6n fisica. El canasto de Serapio recuerda a Ia desigualdad entre los hombres, una desigualdad creada y alimentada por una sociedad centrada en Ia producci6n de bienes y el acopio de poder. El canasto tambien recuerda Ia mutilaci6n politica, sangrienta y sucesiva del pueblo y su posterior abandono por parte del gobiemo. La latita de cafe muy seguramente apunta a Ia denigracion de Ia poblaci6n indigena hacia niveles infrahumanos y los perros denunciarian Ia creciente insensibilidad de las personas y su falta de compasi6n y de empatia hacia su pr6jimo. De manera honesta, sencilla y autentica, Ia obra de Josefina Pia presenta innumerables y profundas denuncias morales, eticas, sociales y politicas a traves de sus cuentos Como asegura Ramon Bordoli Dolci Pia "se arma de valor y rescata de Ia podredumbre al desposeido denunciando los constantes atropellos de que es objeto" (Literatura, 48). La pobreza pocas veces tiene voz. Habla con imagenes, con miradas, con objetos o con Ia falta de estos. En un "grito de adentro," Phi diluye, o mas bien retrabaja, su propio dolor por medio de su labor creativa, para hacerlo asi, en cierto modo, "soportable" ( Cuentos 51). Porque Ia pobreza "no da para mas" que lo necesario los narradores de Pia configuran una voz para contar historias que retratan Ia vida del paraguayo humilde ( 159) En "acto de presencia testimonial" y de forma sencilla, humana, violenta, terrible, los cuentos de Phi plasman las impresiones del entomo que Ia rodea (53). Sus voces narrativas denuncian describiendo, crean recreando e 79

PAGE 90

inmortalizan conmoviendo Un particular universo paraguayo queda pla s mado en pinceladas breves yen este dibujo de denuncia esta cultivada Ia simient e de temas humanos universales contrastantes: Ia inocencia, el abuso, Ia bondad, la maldad Ia sumisi6n, Ia resistencia y Ia desigualdad entre los seres humanos, los cuales desaparecen finalmente ante la muerte, cuando nuestra mano "parece querer prender Ia tierra" resistiendose a dejarla (22 ). 80

PAGE 91

OBRAS CIT ADAS Allen, Amy. The Power in Feminist Theory : Domination, Resistance Solidarit y Boulder: Westview, 1999. Impreso. Baruja Romero, Victor E "Larga es Ia noche La historia del Paraguay. Paraguay: el coraz6n de Anu i rica del sur. N.p., n.d. Web 8 Nov. 2010. Bello, Javier. "A propos ito de suefios y de cuentos: Josefina Phi." C)her Humanitatis 18 (2001): 330-40 Web. 31 Aug. 2010. Benitez, Justo Pastor. Formacion social del pueblo paraguayo. Asuncion: El lector, 1996. Impreso Bertoni, Moises Santiago. Descripcion fisica, e conomica y social del Paraguay : La civilizaci6n guarani. Puerto Bertoni: Ex Sylvis, 1922. Impreso Bordoli Dolci, Ramon. Introduccion. Josefina Pia: Canto y cuento. Por Josefina Pia Montevideo: Area, 1993. 5-38. Impreso ---, Literaturaparaguaya 1900-1950. Montevideo: La casa del estudiante 1988. Impreso Britt, Linda. "Josefina Pia (b. 1909) Paraguay." Spanish Ame rican Wome n Writers: A BioBiographical Sourcebook.Ed. Diane E. Marting. New York: Greenwod, 1990. lmpreso. Brustein, Robert Sanford. The Theatr e of Revolt. Boston: Little Brown, 1964. Impreso. Caceres Reina y Marlene Sosa Lugo Poncho paraguayo: Hilos d e tradicion. Asuncion: Servilibro, 2003. Impreso. 81

PAGE 92

Cadogan, Leon. La literatura de los guaranies. Mexico : Joaquin Mortiz, 1965. lmpreso Corral Sanchez-Cabezudo, Francisco. Presentacion. "A proposito de suefto s." Su e1ios para con tar Cuentos para soiia r : Cuent os d e Jo sefl na Pia. Cy ber Humanitati s 18 (2001) : n.pag Web. 2 Set. 2010 ---, "Inagotable tejedora de suefios." C y ber Hwnanitatis 18 (2001): n.pag. Web. 21 Oct. 2010. Diaz Martinez, Manuel. Presentacion. "Suefios y cuentos de Josefina Phi." Su e iios para con tar Cuent o s para soriar : Cu e nto s de Jose.fina Plcl. c, ber Humanitati s 18 (2001) : n.pag. W eb. 2 S et. 2010. Fernand ez, Miguel Angel, editor. Jos efi na Pia: Cuentos co mpletos. Asunci on: El l ec tor 1996 Impre so. Ferrer, Renee. "La liberacion de Ia mujer a traves de la e s critura." A merica sin nonzbre 4 (2002): 28-34. Impreso Foucault Michel. The Histm y of Sexuality: Volum e 1: An Introdu c tion New Y ark: Pantheon Books, 1978. Impreso Guasch Antonio y Diego Ortiz Di cc i o nario c a s t e llan o g u a rani. g uarani cas te/lana. A suncion : CEP AG 1998. Impreso. Lery, Je a n De. Hi s t o ire d'un voyagefai c t en I a t e rre du Bre sil. Pari s : Alph o n se Le merre, 1 880. Impreso. Lopez Austin, Alfredo. La lit e ratura d e los gu a ranies. Introducci 6 n Mexic o : Joaquin Mortis, 1965 Impreso. 82

PAGE 93

Mateo del Pino Maria de los Angeles. "En Ia pie/ d e mujer : w1 r eco rrid o porIa cuentistica d e Josejina Pia Philologica Canariensia 4 (1994 ): 281-99. Impreso --, Introducci6n. Sueiios para con tar Cuentos para smlar: Cu e nt os d e Josefina Pia Cyber Humanitatis 18 (2001): n.pag. Web. 2 Set. 2010. --, "Josefina Pia : La poesia manifesta c i6n d e un espiritu disconfom1e." R evista d e Filologia de Ia Universidad d e Ia La g una 8.9 (1989): 239-248. Impreso ---, "Latido y t o rtura. Presentaci6n ULPGC, Biblioteca Universitaria, 50-4. Web 23 Jun 2009. Melia, Bartolomeu Una nacion dos culturas. Asuncion : CEPAG, 1997 lmpreso. Minardi Giovanna. "Josefina Pia : una voz a recuperar." Letras Femeninas 24 .1-2 (1998) : 157-72 Impreso. Monto ya, Antonio Rui z de La conquista e!)piritu a l d e l Paragua y h e c h a por l os reLigiosos de La Compmlia de JesLi s e n las pro vi ncias d e P arag u ay Parana, U ru g u ay y Tape . Asunci6n: Ellector, 1996 Impr eso Oliva Jorge "La mujer y e1 mito. Bili oteca V irtual Miguel d e Cervantes, 2007. Web. 22 Nov. 2010. Peir6 Barco Jose Vicente. "El cuento femenino paraguayo despues d e Josefina Phi "! cuento en red : R ev ista e l ec tr on i ca d e La teoria d e L a jicci()n br eve 4 (2001): 60-7. Web. 20 Aug. 2010. ---,"En memoria de Josefina Phi (1909-1999 )." Exegesi.'i 39.40 (2001) : 50-3. Web. 7 Apr. 2010. 83

PAGE 94

---, "Literatura y sociedad. La narrativa paraguaya actual ( 1980-1995) ." Tesis doctoral. Universidad Nacional de Educacion a Distancia, 2001. lmpreso Perez Maricevich, Francisco. Prologo Cronicas del Paragua _v. Buenos Aires: Alvares, 1969 Impreso Peron, Eva. La razon de mi vida Buenos Aires: Peuser, 1951. Web. 2 Dec 2010 Pia, Josefina. Algunas mujer es de Ia conquista. Asuncion: Newprint, 1985 Impreso. --, Antologia: Voces femeninas e n Ia poesia paraguaya. Asuncion: Alcandara, 1982 Impreso ---,"Como me veo Alba de America 13.24-5 ( 1995) : 39-46. Impr eso. ---, Cuentos completos Asuncion, Ellector, 2000 Impreso. --,"Inte rpretacion d e mi cuentistica." "La problematica del tie mpo y Ia soledad en Ia obra de Josefina Pia. Tesis doctoral. Ramon A. Bordoli Dolci Madrid : Universidad Complutense, 1983 537-8. lmpreso ---, "Si puede llamarse prologo." Latido y tortura: Selecci6n poe ti ca d e Jo sefina Pla. Por Angeles Mateo del Pino. Puerto del Rosario: Cabildo Insular de Fuerteventura 1995. 25-7 Impreso Rigual Miguel. Lo m ejor de Ia hi s t oria paraguaya Asuncion: Ellec tor 2002. lmpr eso. Roa Bastos, Augusto. "La poesia de Josefina Pia." R evista Hi spa ni ca Moderna 32.1-2 ( 1966) : 56-61. Impreso. ---,"Paraguay : isla rodeada de tierra." The UNESCO Couri e r : a window ope11 on the world. 30 .8.9 (1977) : 51-3,68. Impreso 84

PAGE 95

Rodriguez Alcala Hugo "Josefina Pia, espanola de America, y Ia poesia." Cuadernos americanos 159 (1968): 73-101. Impreso. --, Literatura paragua ya. Asuncion: Comuneros, 1971. Impreso ---, Po e tas y prosistas paraguayos y otros breves ensayos. Asuncion : Mediterraneo, 1988. Impreso Roses, Lorraine. "La expresion dramatica de Ia inconformidad social en cuatro dramaturgas hispanoamericanas Plaza 10.5-6 (1981): 97-114. Impreso. Shklovsky, Viktor. "Art as Technique ." Russian Formalist Criticism: Four Essays Ed. Lee T. Lemon and Marion J Reiss Lincoln: U of Nebraska P 1965. Impreso. Steckbauer, Sonja "La 'paraguayidad' en 1a cuentistica de Josefina Pia." Coloquio internacional Encuentros con Ia literatura paragua ya, 2003. Dos orillas un e ncuentro: Ia literatura paraguaya actual. Alicante: Universidad de Alicante, 2003. 235-47. Impreso. Vasconsellos, Victor Natalicio L ecciones de historia paraguaya. Asuncion: Comuneros, 1974. Impreso. Warren, Harris Gaylord. "Political Aspects of the Paraguayan Revolution, 19361940." The Hi::.}Janic American Historical R eview 30.1 ( 1950) : 2-25. lmpreso. Williamson, Edwin The Penguin History of Latin America. London, Penguin Group, 1992 Impreso. Zavala, Silvio. "Las indias del Paraguay." Revista d e lzistoria de America 84 (1977) : 7-27. lmpreso. 85